Xiaomi Mi diez T Pro, marcando el principio de la gama alta [Análisis]

Las gamas en la telefonía móvil están cada vez pero difusas, aunque, tenemos claro que hay 2 campos polarizados que cada vez son menos frecuentes entre los intereses de los usuarios más frecuentes, las gamas bajas y las gamas altas. La gama media penetró para ofrecer peculiaridades técnicas razonables a costos bajos, y ahí es donde Xiaomi acostumbra a relucir.

Descubre con nosotros todas y cada una de las capacidades del nuevo Xiaomi Mi diez T Pro.

Materiales y diseño

Comenzamos con el unboxing de este Xiaomi Mi diez T Pro, que a propósito, se halla a un costo bien interesante bajo los cincuenta euros en Amazon ahora. Esta vez Xiaomi ha vuelto a apostar por un cristal refulgente para la parte posterior, y lo cierto es que pese a las numerosas huellas que produce, nos agrada bastante. En esta parte posterior, encorvada por sus 4 partes, resalta el módulo de cámaras de la parte superior izquierda, quizá uno de los más sobresalientes del mercado. Esto puede suponer un inconveniente si ponemos el móvil en la mesa con la pantalla cara arriba.


Este dispositivo es de los más grandes y pesados de los equivalentes, recordamos que tenemos 1sesenta y cinco * setenta y seis con cuatro * nueve,3 milímetros en lo que se refiere a dimensiones para nada menos que doscientos dieciocho gramos. No resalta por ser singularmente grande su pantalla, de seis,67 pulgadas, no obstante, sí que tenemos una batería algo más espesa que en opciones alternativas de otras marcas. A pesar de todo, en la mano es cómodo, se siente robusto mas asimismo da sensación de estar a la perfección construido. En la parte delantera con su cristal 2,5D resalta la peca de la zona superior izquierda donde se ubica la cámara selfie.

Peculiaridades técnicas

No semeja que a nivel técnico nos vaya a faltar gran cosa en este Xiaomi Mi diez T Pro que como hemos dicho desea sentar las bases de una gama alta «barata». Por esta razón escoge a Qualcomm con su muy conocido Snapdragon ochocientos sesenta y cinco que viene acompañado de un módem 5G. En lo que se refiere a RAM tampoco escatima, escogen ocho GB de memoria LPDDR5X de la más «top» del mercado, como de este modo sucede con el almacenaje general, donde apuestan por ciento veintiocho o bien doscientos cincuenta y seis GB en suma mas con tecnología UFS treinta y uno de la más veloz del mercado.

Especificaciones técnicas Xiaomi Mi diez T Pro
Marca Xiaomi
Modelo Mi diez T Pro
Sistema Operativo Android + MIUI doce
Pantalla LCD IPS seis.67 pulgadas FHD+ a ciento cuarenta y cuatro Hz y seiscientos cincuenta nits – HDR10 – Ratio 20:9
Procesador Qualcomm Snapdragon ochocientos sesenta y cinco
RAM ocho GB LPDDR5X
Almacenaje Interno 128/256 UFS treinta y uno
Cámara Trasera ciento ocho MP f/1.69 + Gran Angular trece MP f/2.4 + Macro 5MP f/2.4 + Sensor entorno
Cámara Delantera veinte MP f/2.2
Conectividad Bluetooth cincuenta – 5G – WiFi seis – NFC – IR
Batería cinco mil mAh con Carga Veloz 33W

Como hemos dicho, sus peculiaridades técnicas y capacidades semejan no estimar dejar nada atrás, contamos con memorias ultrarápidas y un procesador de reconocida solvencia.

Pantalla y experiencia multimedia

En lo que se refiere al panel, comenzamos con el primer sabor agridulce. Tenemos un tamaño notable de seis,67 pulgadas que no está nada mal, mas el hecho de tener el lector de huellas en el lateral ya nos advierte de que tenemos un panel LCD IPS. Pese a ello, tenemos una resolución más que suficiente FullHD+, así como una tasa de refresco de ciento cuarenta y cuatro Hz regulable que nos ofrece una experiencia inusual. No obstante, tenemos defectos propios de un panel de esta clase como ciertas sombras en los bordes o bien al lado de la cámara selfie, como un brillo en exteriores que pese a ser de seiscientos cincuenta nits, nos semeja deficiente.


  • Buen contraste y elección de colores
  • Defectos propios de pantallas LCD IPS
  • Densidad de trescientos noventa y cinco pixeles por pulgada

Por su lado, disponemos de 2 altífonos estéreo, sin compatibilidad Dolby Atmos confirmada. Se escuchan suficientemente fuerte y claro para gozar del contenido pese a que se echa en falta un realce de los bajos más conocidos y resalta un ligero sonido envasado. Sin embargo, se agradece que apuesten por el sonido estéreo, algo cada vez menos presente en Xiaomi.

Autonomía y cámara

La cámara es el primer apartado donde nos percatamos de que estamos frente a un dispositivo que apunta y dispara a la gama alta, sin ser de pleno derecho un terminal de estas peculiaridades. Resalta por su utilidad merced a los sensores por los que apuesta la firma y que analizamos:

  • Primordiales de ciento ocho megapíxeles (1/1,33 pulgadas, pixeles de uno con seis μm) con apertura f/1.69 y un campo de visión de 82º. Dispone de estabilización óptica de imagen para la grabación de imagen. Este sensor en ocasiones padece con la fotografía a contraluz y nos ofrece buenos resultados generales. El HDR entra con bastante fuerza si bien recomiendo activarlo para salvar los cielos quemados.
  • Ultra Gran Angular de trece megapíxeles (pixeles de uno con doce μm) con apertura f/2.4 y campo de visión de 123º, ofrece un buen resultado general, su cómputo de blancos es estable, pese a ello no conseguimos el detalle propio de una lente de trece MP y con falta de iluminación va a mostrar bastante estruendos.
  • Macro de 5MP con apertura f/2.4
  • Selfie de 20MP con apertura f/2.2 que ofrece un resultado bien contrastado, con la tradicional excesiva incidencia del modo belleza aun en sus rangos mínimos.

En lo que se refiere a la grabación de vídeo conseguimos una estabilización parcialmente buena en la cámara primordial, nos olvidamos de la estabilización y volvemos al pasado con el resto de sensores. Tenemos resultados parcialmente buenos en el Modo Noche automático con la lente primordial, optamos por mucho estruendos cuando charlamos del resto de cámaras, en verdad, aun la selfie consigue mejores resultados con baja iluminación que con la lente Ultra Gran Angular.

En lo que se refiere a la autonomía, la aguardada con una enorme batería de cinco mil mAh. Nos deja gozar de los ciento cuarenta y cuatro Hz de la pantalla de forma plena, conseguimos entre siete y ocho horas de pantalla dependiendo del género de empleo que le demos al terminal, cuando menos de esta manera se ha reflejado en nuestras pruebas. La autonomía se ve de manera notable favorecida si pasamos de los ciento cuarenta y cuatro Hz a los noventa Hz de tasa de refresco, algo que entra en la lógica.


La carga veloz nos ofrece la posibilidad de llegar a más del sesenta por ciento de la batería en tan solo media hora a través del cargador de 30W USB-C que viene incluido en el bulto. Para cargar el terminal completo necesitaremos algo más de una hora.

Experiencia de empleo

El terminal ha ofrecido un desempeño genial en el procesamiento de contenido, juegos para videoconsolas y como es natural el resto de labores rutinarias. La velocidad de su memoria como sus peculiaridades técnicas nos ofrecen una experiencia de alta gama. Tenemos en consideración que disponemos de un chip 5G si bien no hemos podido revisar el resultado de su funcionamiento al carecer de este género de conectividad la mayoría del tiempo, con lo que ver el logotipo del «5G» asomar en ocasiones por la barra superior no basta para ofreceros un juicio de valor con respecto de su desempeño, no de esta manera con el WiFi seis, que ofrece un desempeño muy, muy alto, como cabía aguardar.


Tenemos por otra parte algún recordatorio de que estamos un peldaño bajo la gama más alta, como por servirnos de un ejemplo sucede con la calidad del sonido, que no acaba de ofrecernos una experiencia demasiado enriquecedor, como con las cámaras, a poco que le demandas condiciones menos convenientes comienzan a tener inconvenientes para ofrecer resultados a la altura. Pese a ello, nos ofrece un plus de utilidad bastante interesante teniendo presente la tipología de sus sensores y la muy conocida aplicación de cámara de Xiaomi, que favorecen mucho la experiencia general en estos términos.

Por su lado, el panel LCD IPS me ha dejado asimismo una sensación agridulce, ofertando una tasa de refresco automática brutal, lo mismo sucede con la resolución y el ajuste de los colores, totalmente atinados desde mi opinión. La cosa cambia cuando vemos esas incesantes sombras en los ángulos de la pantalla y cerca de la peca superior, algo indigno de un terminal cuyo costo de lanzamiento superaba los seiscientos euros. Esto puede empañar la experiencia «premium», pese a que en todo lo demás el panel es envidiable. La experiencia con la bromearía ha sido buena, tanto con el sensor de huellas digitales ubicado en el lateral como con el reconocimiento facial.

El terminal está bien construido y nos hace dudar de si verdaderamente nos hallamos en la más alta gama o bien no, no obstante, son los pequeños detalles los que te recuerdan si estás frente a un terminal de mil euros o bien ante uno de seiscientos euros. Es verdad que quizá la diferencia de coste no compense esos detalles, mas esa será y va a ser siempre y en todo momento la diferencia entre la gama alta y una gama media realmente bien conseguida, que por otra parte, no dejas de abonar teniendo presente el coste de este Xiaomi Mi diez T Pro, en el que sin embargo, no te faltará totalmente de nada.

Pros y Contras

Pros

  • Buena construcción y comodidad
  • Buena tasa de refresco y ajuste de pantalla
  • Tiene de todo en hardware y potencia

Contras

  • Pantalla LCD con sombras y sonido mediocre
  • Las cámaras se alejan de la gama alta
  • MIUI prosigue teniendo anuncios y bloatware

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *