Vida minimalista, estilo minimalista y libertad financiera

La vida minimalista y el estilo minimalista pueden ser esenciales para tu libertad financiera hasta determinado punto. Mas solo hasta “cierto”.

En esta, como en tantas otras cuestiones, no todo es blanco o bien negro, no se puede contestar con un sí o bien un no. Depende de la persona, de las circunstancias de cada uno de ellos, de su género de personalidad, etcétera

Generalmente, , sí, soy bastante minimalista. Tiendo a la sencillez, a la simplicidad, y huyo del barroquismo y la complicación. Lo que debo decir lo digo en una oración y lo que debo hacer lo hago en un instante. Para mí prácticamente no hay métodos ni procedimientos. Hay, sencillamente, hacer, ser, actuar, ponerse, comenzar. ¿De qué manera se hacen las cosas? Haciéndolas.

Eso, ¿exactamente en qué se manifiesta en mis gastos, por servirnos de un ejemplo? En que prácticamente no tengo gastos. Y la enorme mayoría de ellos son los imprescindibles; por poner un ejemplo, si tengo propiedades debo sostenerlas (impuestos fijos, comunidades de dueños, reparaciones…).

Y me hace gracia haber descubierto que, cuanto más libre financieramente soy, menos necesito el dinero y menos necesito las cosas. Emulando a alguien, me hacen falta poquísimas cosas y las pocas que me hacen falta me hacen falta poquísimo.

Ahora bien, en el momento en que me debo gastar el dinero, me lo gasto y punto. Y tan a gusto. Y no me duele. Porque…

La vida minimalista no debe ver con la cicatería, la mezquindad o bien la racanería

Hay personas (y esto no es una crítica, es una descripción de la realidad), que van anotando cada café que se toman y que recorren dos quilómetros para localizar un lugar en el que las copias cuestan dos céntimos menos.

(Recuerdo un viaje en el que me hicieron recorrer medio pueblo por el hecho de que había un lugar con el menú 2 euros más económico)

Repito que no estoy juzgando, mas para mí eso no debe ver con ningún estilo minimalista. Debe ver más bien con una (para mí) incorrecta consideración de la riqueza, de la exuberancia.

Si tienes pánico a gastar un euro y medio en un café, no estás ahorrando, estás anclándote en una conciencia de escasez, por el hecho de que en el planeta hay dinero suficiente para tomarte todos y cada uno de los cafés que desees y pues tu libertad no va a venir de los cafés que ahorres, sino más bien de los ingresos (pasivos, automatizados) que seas capaz de producir, y con los que puedas tomarte los cafés que desees.

¿Significa eso que no hay que ahorrar? No, quiere decir que hay que ahorrar en lo que valga la pena (en lo que gastes sin hacerte falta o bien en lo que sea exagerado), mas teniendo claro que:

→ En el planeta hay dinero de más (en verdad se puede imprimir todo el que se quiera, no está apoyado por nada).

→ Puedes gastar cuanto quieras, teniendo sencillamente en cuenta que aparte de gastar hay que ingresar, que producir.

→ La clave está no en privarte de algo que desees (escasez, sufrimiento, sacrificio, restricción) sino más bien en distinguir con conciencia (¡conciencia!) lo que deseas (tu decreto, tu voluntad) y lo que no deseas, mas cuya adquiere es consecuencia de motivos varios: publicidad, consumismo, relleno de vacíos sensibles, tedio general en tu existencia …

El estilo minimalista tiene algo que ver con el movimiento fire

Últimamente se habla por los codos de este movimiento.

Nació en Estados Unidos, es un acrónimo de financial Independence retire early, y últimamente leí en algún lugar que aseguraban poder jubilarte super pronto si cambiabas tu modo de vida.

Bueno… perfecto… es una opción… mudar el modo de vida siempre y cuando desees. Tampoco es que sea preciso, hay otros enfoques. Con veinticinco o veintiseis años empecé a ser libre financieramente pues los ingresos generados en sencillamente 2 o bien 3 años de mi primer trabajo me permitieron:

→ Delegar exactamente el mismo y automatizarlo para percibir un porcentaje, y también

→ Invertir lo ahorrado en otro negocio como asociado sigiloso.

Es otro enfoque: ser libre financieramente no pues cambies tu vida o bien por el hecho de que te prives de las cosas, sino más bien pues percibes los ingresos suficientes para hacer cuanto quieras (si bien entonces descubras que realmente tampoco es que desees hacer mucho ?).

Sin embargo lo que, el estilo minimalista y el movimiento fire tienen, naturalmente, sus cosas positivas, y prefiero ser minimalista ya antes que un siervo ordinario dando vueltas todos los sábados por la tarde en los centros comerciales al lado de cientos y cientos de siervos más.

Como afirmaba, cosas positivas que tienen:

→ No son consumistas.

→ Practican un modo de vida frugal.

→ Ahorran una gran parte de lo que ganan.

→ Invierten lo que ahorran.

→ Y son un tanto antisistema (creo que prácticamente todos lo somos, si bien no todos lo saben y no todos y cada uno de los que lo saben lo manifiestan).

Y ahora, como conclusión:

Mis principios, el minimalismo, la vida frugal y la libertad financiera

Estos son mis principios, si bien, como afirmaría Groucho Marx, me reservo el derecho a mudarlos cuando lo considere recomendable (mi libertad ante todo).

Por esa razón no pretendo, evidentemente, faltaría más, sentar cátedra, pontificar, estimar mi verdad como la suprema o bien pretender que te postres frente a mí y me adores. En lo más mínimo, solo soy un simple mortal.

Mas a lo que iba, mis principios:

♦ Ante todo, conciencia. Saber en todos y cada instante qué haces (qué gastas, qué ingresas), porqué y si lo quieres.

♦ No es más rico quien más tiene, sino más bien quien menos precisa. Puedes ganar millones de euros y tener como gastos otros tantos millones, o bien puedes ganar ochocientos euros y precisar tan solo trescientos.

♦ En el planeta existen muchas cosas preciosas. Ciertas son sin costo, mas para otras precisas dinero. Para estas últimas, precisas producir ingresos.

♦ Dinero en el planeta hay más que de más. Por activa, por pasiva, con crisis, sin crisis, lo mires como lo mires, dinero hay y para todos. El que no te lleves se lo lleva otro.

♦ Trabajar (activa, sudorosa, esmeradamente) no dignifica. Eso es un mito, una historia que nos contamos por el hecho de que otros nos afirmaron que nos la contásemos. Lo que dignifica es hacer las cosas simples, con la mayor inteligencia posible (pasivas, automatizadas, encargadas … lo que viene a ser con la mayor productividad) y llevar la vida que te agrada. Eso es libertad y eso es dicha.

♦ Vivir angustiado por que se te termina el dinero (por si acaso cobras la jubilación) es mentalidad pueblerina y de escasez. Si se te termina, produce más. O bien mejor aún: no des sitio a ello, anticípate, mas no te quejes.

♦ El sistema es lo que es. No lo vas a mudar, no te engañes. Con mudarte , si deseas o bien es que puedes, es ya suficiente.

♦ Por último, no hay disculpa, no hay inconvenientes, no hay inconvenientes, no existen límites, no hay obligaciones, no hay reglas. La vida es preciosa. Gasta cuanto quieras y produce ingresos para esto.

Y ahora sí, ya, puedes decirme de todo ?. Tras compartirme el artículo, claro ?!

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *