Un adecuado mantenimiento de la caldera, clave para eludir gastos extras

A lo largo de los meses que dura el frío, el empleo de la calefacción supone uno de los mayores gastos para cualquier familia. Este gasto puede ser todavía mayor en dependencia del género de calefacción que se utilice, por poner un ejemplo las de luz o bien las de gas, que en dependencia de la demanda, el coste puede fluctuar sensiblemente. Todo el planeta ha leído o bien le han comentado ciertos consejos para reducir ese consumo y ahorrar en la factura, si bien uno de los más esenciales es efectuar un adecuado mantenimiento de la caldera, algo que no todo el planeta efectúa.

Averías por lo menos se aguardan

No hacer caso a la caldera puede derivar en la aparición de averías en los instantes menos aguardados. Estas averías acostumbran a suceder por un mantenimiento ineficiente, de ahí la relevancia de una revisión periódica para asegurarnos de que todo está adecuado. En un contexto de necesidad de ahorro como el presente, lo mejor es eludir cualquier gasto imprevisible y continuar ciertos pequeños consejos que van a ayudar a sostener el calor, asegurar el adecuado funcionamiento de la caldera y reducir la factura, como lograr que el hogar sea más sustentable y eficaz.

Incidencias más frecuentes

No es suficiente con las inspecciones obligatorias. Se precisa realizar un mantenimiento periódico anual. El mantenimiento básico de cualquier sistema de calefacción requiere una limpieza anual de los quemadores y la realización de pruebas de monóxido. El monóxido de carbono es un gas incoloro y también inodoro, con lo que no es de forma fácil identificable y esto aumenta su peligrosidad puesto que puede provocar disfunciones cardiacas, cefaleas, mareos y fatigas, entre otros muchos síntomas.

Otros inconvenientes comunes en las calderas son la obstrucción de salidas de humos, la bajada de presión, el bloqueo en la bomba de recirculación, la ruptura de la válvula de seguridad o bien inconvenientes con la sonda de la temperatura.

Un adecuado mantenimiento de las instalaciones evitará que las pequeñas incidencias se transformen en dificultades de mayor gravedad y costo. Por esta razón, es conveniente asistir a un profesional especializado para realizar la revisión técnica de la caldera o bien contar con servicios como Home Mantenimiento Gas que por nueve con cincuenta euros por mes incluye la revisión anual de las instalaciones y cubre los imprevisibles, con un servicio de urgencia las veinticuatro horas al día y un año de garantía en las reparaciones.

cinco Consejos prácticos para reducir el gasto en calefacción

  • Asegurar que la presión está entre uno con dos y uno con cinco bares como máximo.
  • Establecer una temperatura de confort conveniente, diecinueve grados cuando no hay ninguna persona en casa o bien de noche, y no exceder los veintidos grados cuando la casa esté ocupada.
  • Revisar que los radiadores calientan bien. Par ello, es conveniente no cubrirlos y purgarlos una vez por año para quitar el aire amontonado en el circuito de calefacción. Purgar los radiadores puede suponer un ahorro de energía del diez por ciento anual, lo que supone cerca de unos ochenta euros por año.
  • Efectuar un buen aislamiento. Revisar que no existen entradas de frío y, si las hay, instalar burletes y cintas de material aislante.
  • Reducir la temperatura de la caldera: si la caldera no tiene un diferenciador de agua que deje establecer una temperatura para la calefacción y otra para agua corriente, la temperatura ha de estar entre cincuenta – cincuenta y cinco grados. Si hay diferenciador, entonces el agua corriente habrá de estar a cuarenta y cinco grados, y la de calefacción a cincuenta y cinco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *