Trucos para sostener la casa ordenada en tiempo récord

Desde el instante en que Marie Kondo, la líder del orden de este siglo, entró en nuestra vida familiar sus principios han calado tan hondo que hemos declarado la guerra al caos espacial. Nos chifla sostener la casa ordenada, practicar una decoración que favorece el sereno. Unas cuantas rutinas rutinarias es todo cuanto se precisa.

Fuente: Leroy Merlin

Sostener la casa ordenada no siempre y en toda circunstancia requiere un progresivo y pormenorizado trabajo de organización en las habitaciones y las zonas comunes del hogar. Agotador y poco viable de llevar a la práctica toda vez que la presencia del caos empieza a invadir los entornos. Es cuestión de practicar día a día determinados hábitos con objeto de tener a raya ese desorden tan frecuente y también incómodo para sentirnos como deseamos.

Sostener la casa ordenada con el mínimo esmero

A quien no le agrada la idea de sostener la casa ordenada sin apenas esmero. Solo con prestar atención a los focos primordiales que producen desorden en todas y cada una de las habitaciones por el mero hecho de hacer vida en ellas. No todo cuanto poseen produce exactamente el mismo grado de desorganización espacial y estruendos visual. ¿Lo habías pensado? Hay infinidad de complementos, accesorios y objetos que movemos y utilizamos a diario cuando continuamos en sus entornos. Por servirnos de un ejemplo los cojines sobre el sofá, los almohadones al lado del cabecero de nuestra cama y cientos y cientos de papeles encima de la mesa del comedor.

La fácil acción de recogerlos, liberar las superficies de los muebles de su presencia y dejar a la vista solo lo que verdaderamente hace falta es un éxito asegurado. Pequeños ademanes para la organización familiar que dejan sostener la casa ordenada de forma fácil y en tiempo récord. La mayor parte de ellos resultan cómodos de hacer al acabar el día, en el instante que acabamos una actividad específica, como ver la tele. O ya antes de irnos a trabajar por la mañana si nos reservamos unos minutos para recobrar nuestro orden. Cualquier habitación va a poder beneficiarse.

El salón, libre del caos

Fuente: Kenayhome

El salón es una de las estancias que más atención precisa cuando deseamos sostener la casa ordenada. La razón es sencillísima: acostumbramos a pasarnos la vida en él, especialmente si disponemos de una zona de comedor de diario. Es el espacio preferido de la residencia, y no afirmemos si lo hemos abierto a la cocina para gozar de un entorno abierto a la última en tendencias ornamentales. O bien hemos instalado unas paredes móviles para abrirlo y cerrarlo a nuestro antojo. Atención a una serie de focos clarísimos donde siempre y en todo momento finaliza brotando el caos. El sofá es el primero de ellos, y más concretamente los cojines que nos agrada coger y abrazar mientras que vemos la tele, leemos un libro o bien hablamos en un instante de tertulia. Nada de dejarlos de cualquier forma, mal puestos y aplastados. Seguro que al mirarlos nos van a dar sensación de determinada dejadez hogareña.

Tan fácil como regresar a ponerlos en su situación inicial, golpeándolos suavemente a fin de que quede bien su relleno. Tampoco es cuestión de invadir los asientos con estos complementos textiles: 2 cojines por cada plaza son suficientes para estar cómodos al sentarnos y al unísono vestir la tapicería del sofá. Lo mejor es que guarden una cierta congruencia en el tamaño, o bien entremezclar un máximo de 2 formatos.

Sostener la casa ordenada en el salón asimismo implica cuidar la organización de determinados muebles: la librería, la mesa comedor y la de centro. En especial en estas 2 se acostumbran a amontonar durante la semana abundantes papeles, cartas, llaves, publicidad, etcétera Revísalo y guarda solo lo que vayas a usar. Recuerda que aprender a tirar es esencial.

Una cocina y un baño sin agobios

Uno de los secretos para sostener la casa ordenada de forma fácil es que exista un sitio para cada objeto. Y en las cocinas pequeñas esa máxima es sagrada si procuramos eludir un interior recargado por el hecho de que precisamos un sentido del orden singular en ella. La clave puede consistir en poner en práctica una serie de trucos que nos dejarán gozar de zonas lo más despejadas posibles. Desde dejar solo en la encimera aquello que verdaderamente empleamos día a día, a organizar con inteligencia el interior de gavetas y cajoneras a través de separadores verticales. De esta manera no se transformarán en cajones de sastre. Y para finalizar, nada como dedicar a nuestra cocina unos minutos al terminar la jornada para recoger y devolver a su lugar todos y cada uno de los aparejos que incordian.

Fuente: Roca

Sostener la casa ordenada en el baño no es nada bastante difícil con ciertas ideas muy eficaces. Lo verdaderamente esencial es pertrecharlo de forma que todos y cada uno de los que lo utilizan cuenten con un sitio donde guardar sus cosas personales, por muy pequeño que sea. En el guardarropa bajolavabo a través de cajas y organizadores, o bien en las paredes si hay estanterías colgadas, un mueble de pared o bien un espéculo que asimismo sirve para guardar. Y finalmente, suprimir todo aquello superfluo. Tal vez esas muestras de cremas y jabones que realmente no hemos llegado a emplear jamás.

El recibidor de tu vida

Fuente: Archiexpo

La entrada primordial es el espacio clave donde poner a prueba nuestra habilidad para sostener la casa ordenada. Además de esto, si lo logramos entre sus 4 paredes va a ser más simple reiterar esas pautas organizativas en el resto de las habitaciones y triunfar. El mejor consejo ornamental es cuidar que sus muebles auxiliares y accesorios no queden sobrecargados. El perchero es un básico indispensable, mas puede dar un aspecto muy anárquico si lo invadimos de prendas y complementos sin orden ni concierto. Unos minutos van a bastar para redistribuirlos y dejarlos puestos equilibradamente. Lo mismo sucede con los muebles zapateros y las consolas, indudablemente soluciones comodísimas para descalzarse, dejar llaves, monedas, etcétera Y si además de esto guardan cierta armonía visual, mejor que mejor. Tu recibidor transmitirá una imagen hogareña llena de calmo y paz.

¿Te animas con alguno de estos trucos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *