Todo lo que necesitas saber a la hora de comprar una ducha empotrada

Existen muchos tipos de duchas diferentes disponibles en el mercado, siendo las duchas empotradas una de las últimas tendencias que más están eligiendo los consumidores. Son una opción más estética, resistente al paso del tiempo del cal, así como más fácil de limpiar que una ducha tradicional. Vamos a conocer un poco más sobre ellas y sobre todas las ventajas de instalar una en casa.

Cada vez son más las personas que se deciden por poner una ducha en casa, debido a todas las ventajas que estas ofrecen frente a una bañera tradicional. Pero a la hora de elegir qué ducha instalar, son muchas las variables que hay que tener en cuenta para hacer la mejor elección posible. 

Existen muchos tipos de duchas diferentes actualmente en el mercado, en función de las necesidades y gustos de los consumidores, pero hay un tipo en concreto que está arrasando. Estamos hablando de las duchas empotradas, una nueva tendencia de decoración que es una de las más elegidas por aquellas personas que se deciden a hacer una reforma en el cuarto de baño y darle un toque diferente e innovador a este espacio

Las ventajas de tener una ducha empotrada en casa 

Además de que se trata de un artículo muy estético a nivel visual, instalar una ducha empotrada en casa tiene asociadas también otras grandes ventajas que conviene conocer. En primer lugar, una ducha empotrada es mucho más sencilla que limpiar que una ducha tradicional gracias a su diseño más minimalista, lo que puede ahorrar mucho tiempo y esfuerzo en la realización de esta tarea. Además, proporciona una mayor sensación de amplitud en el espacio, lo que es muy importante si no disponemos de un baño demasiado grande, y mejorará en gran medida la estética de la zona. Por no hablar de la mayor resistencia que tienen las duchas empotradas al paso del tiempo y sobre todo de la cal, lo que hace que duren muchísimo más que las duchas tradicionales. 

Otra de sus ventajas es que no son nada difíciles de instalar, ya que solo es necesario una tener una tubería en la pared donde se quiere conectar el grifo, al igual que ocurre cuando queremos instalar cualquier tipo de grifo tradicional. Por lo que ninguno de estos factores es un impedimento para tener la ducha empotrada deseada en casa con facilidad, de la mano de un profesional en la materia y en un corto periodo de tiempo. ¡Así de sencillo es empezar a disfrutar de sus ventajas! 

Las duchas termostáticas

Una vez que ya nos hemos decantado por las ventajas de instalar este tipo de ducha en casa, existen otras variables que también tenemos que tener en cuenta como el tipo de grifería. Una de las mejores opciones disponibles en este sentido es elegir una ducha termostatica negra, un tipo de grifo que cuenta con dos mandos; uno para regular la potencia del agua y otro para variar la temperatura. Lo que aporta al usuario es la posibilidad de controlar a la perfección todos los factores de los que depende la ducha para ajustarlos con toda comodidad a sus gustos. Se trata de conseguir un confort en casa que merece mucho la pena probar y disfrutar de darse un baño siempre con una temperatura constante y al nivel que cada persona quiera. 

En las duchas empotradas y en los grifos termostáticos, también hay otro factor importante que hay que elegir como es el color. En este sentido, la griferia negra es la opción que triunfa entre todos los consumidores para decorar sus duchas. Tiene la ventaja de que combina con todos los otros elementos que pueda haber en el baño, siendo muy fácil hacer que estos estén en armonía. Ya sea en acabado mate o en brillo, elegir el color negro en grifería es siempre una solución segura. 

Gracias a todas las ventajas para el día a día que supone tener en casa una ducha empotrada, son muchas la personas que ya no pueden vivir sin ellas. Una gran elección en materia de decoración y confort en el hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *