seis ejercicios para eludir la ciática

La ciática es un conjunto de síntomas que deben ver con el nervio ciático. O sea, no es un diagnóstico como tal. Por lo general, son las molestias producidas cuando hay inconvenientes en uno o múltiples de los nervios que salen de la parte inferior de la columna vertebral. Si bien pueda parecer que el reposo es lo mejor, es más recomendable hacer ejercicios para eludir la ciática.

En general, las molestias empiezan en la parte inferior de la espalda, pasan por los glúteos y llegan a la pierna. Hay que hacer una advertencia sumamente importante: los ejercicios oportunos van a depender de lo que haya ocasionado la ciática. Hacer otros puede ser perjudicial. Por eso, en un caso así más que jamás, es totalmente indispensable (completamente) preguntar a un profesional. Por favor, que los autodidactas dejen de lado su impulso durante un momento y piensen en su salud.

Los ejercicios para eludir la ciática que se comentan ahora se dividen por las causas, mas es un médico (y solo ) quien debe determinarla.

Ciática por hernia de disco

1. Extensión de espalda

Boca abajo, codos apoyados en el suelo y se empuja cara arriba con ellos para elevar la parte superior del cuerpo. Hay que hacerlo de forma lenta, progresiva y cautelosa.

dos. Más extensión de la espalda

Es exactamente el mismo ejercicio que ya antes, mas, esta vez sí, se eleva más la parte superior del cuerpo y, para esto, hay que empujarse apoyando las manos.

Extensión de la espalda apoyándote en las manos (iStock)

Ciática por estenosis vertebral

tres. Flexión de la espalda

Ahora, ejercicios para eludir la ciática por estenosis vertebral. Esta vez boca arriba (decúbito supino), se doblan las rodillas y se llevan al pecho hasta apreciar que se estira.

Flexión de espalda (iStock)

cuatro. Flexión de espalda II

De rodillas, se baja la parte superior del cuerpo y se estiran los brazos. Los glúteos se apoyan en los talones.

Flexión de espalda II (iStock)

Ciática por discartrosis

cinco. Marcha supina

Finalmente, ejercicios para eludir la ciática cuando esta viene de inconvenientes degenerantes del disco. El primero es la marcha supina: boca arriba, rodillas flexionadas, brazos estirados a los lados del cuerpo, se eleva una pierna (no más de diez o quince centímetros) y después la otra. Como en la imagen, mas con la cabeza apoyada en el suelo y elevando sutilmente las piernas.

La marcha supina una parte de una situación muy afín a la de los ejercicios de abdominales tradicionales (iStock)

seis. Puente

Exactamente la misma situación que en el ejercicio precedente, mas ahora hay que levantar las nalgas, haciendo que el cuerpo forme un puente.

Puente. Si a la vez juegas con tu hijo, mucho mejor (iStock)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.