Qué es un tarjeta de crédito, tipos y porqué no deberías emplear ninguna

En el presente artículo vas a aprender qué es una tarjeta de crédito, los modelos que hay, las condiciones y requisitos y, por último, y tras toda esa información, porqué no deberías tener ninguna ?.

(Este artículo ha sido escrito por el equipo de redacción de 2×3 – Ver info al final del artículo – )

Lo precedente tiene una justificación: un crédito puede ser plenamente catastrófico cuando se maneja mal. La comodidad, la protección y las recompensas que ofrecen las tarjetas de crédito, aparentemente, pueden hacer de ellas una herramienta financiera útil, mas hay que tomar en consideración los peligros ya antes de tomar una resolución.

Para comenzar,

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito, físicamente, es una delgada lámina de plástico cuadrangular que emite una compañía financiera y que deja a las personas solicitar prestados fondos (dinero) para abonar recursos y servicios.

Las tarjetas de crédito imponen la condición a sus titulares de abonar el dinero prestado, más los  intereses, más cualquier cobro auxiliar acordado anteriormente.

En ciertos casos, las empresa crediticias distribuidoras pueden asimismo conceder una línea de crédito a los titulares de las tarjetas que les deje solicitar prestado dinero en forma de avance de efectivo.

Los transmisores, obviamente, acostumbran a preestablecer los límites de financiamiento, en dependencia de la evaluación crediticia de cada persona.

Actualmente, la enorme mayoría de negocios ofrecen la posibilidad de adquirir con tarjeta de crédito, lo que ha transformado a estos instrumentos en métodos de pago muy populares para abonar recursos y servicios.

Géneros de tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito más relevantes son Visa, MasterCard, Discover y American Exprés.

Todas y cada una son emitidas por bancos, cooperativas de crédito o bien otras instituciones financieras.

En ciertos casos, los transmisores atraen a los clientes del servicio ofertando incentivos como acumulación de millas aéreas, alojamiento en hoteles, tarjetas de regalo para adquirir productos en grandes cadenas, etcétera

Además de esto, para producir fidelidad en los usuarios, ciertos establecimientos ofrecen estas tarjetas con el nombre de la tienda o bien la marca estampados en exactamente la misma. Para el cliente del servicio tal vez sea más simple decantarse por una tarjeta de crédito de esta clase, si bien exactamente las mismas solo puedan usarse para hacer compras en la tienda que las emite. Del mismo modo pueden ofrecer beneficios como descuentos, ofertas singulares y promociones.

Una sub modalidad son las tarjetas de crédito aseguradas, que son aquellas en que el titular asegura la tarjeta con un depósito. Estas tarjetas ofrecen líneas de crédito limitadas que son iguales en valor a los depósitos de seguridad, los que son devueltos una vez que el titular haya probado un empleo repetido y responsable de la tarjeta. Son tarjetas asimismo conocidas con los adjetivos de “prepagas” y “semiseguras”, y acostumbran a procurarlas personas con un historial crediticio deficiente con la intención de mejorarlo.

Y dicho esto, el interrogante es:

¿Debería pedir una tarjeta de crédito? Requisitos y consideraciones

A este respecto hay que tomar en consideración lo siguiente:

  • Tus deudas existentes: si ya tienes deudas, seguramente desees abonar lo máximo que puedas de exactamente las mismas ya antes de pedir la tarjeta de crédito. Esto es pues la deuda existente puede apuntar a los prestamistas que tus finanzas están ajustadas, o bien no van exageradamente bien, lo que podría dañarte al mostrarte como un demandante de alto peligro.
  • Tu solicitud: que cuentes con todos y cada uno de los requisitos que demanda la entidad transmisora. Un pequeño fallo puede llevar a que te rechacen. Si eso ocurre, es mejor que aguardes algo de tiempo ya antes de pedir nuevamente la tarjeta. Hacer muchas peticiones en un corto período temporal puede hacerte ver como un usuario de alto peligro.
  • Tu historial crediticio: el factor más esencial, por el hecho de que muestra qué tan fiable eres con el crédito y qué probabilidades tienes de hacer los pagos completos y a tiempo.

Y por otra parte, para valorar si pides o bien no una tarjeta de crédito asimismo debes tomar en consideración los costos.

¿Qué coste tiene utilizar una tarjeta de crédito? Los costos si te propones sacar, y de qué forma sacar, una tarjeta de crédito

El costo de utilizar una tarjeta de crédito va a depender de la tarjeta que tengas, como del empleo que le des. Grosso modo se pueden separar los costos potenciales de la próxima forma:

Tasa de interés

La tasa de interés de la tarjeta te afirma cuánto va a costar solicitar prestado dinero del prestamista, o sea, esencialmente cuánto vas a pagar sobre la cantidad que consumas.

Asimismo es verdad que ciertas tarjetas de crédito ofrecen interés cero en compras, como que podrías eludir abonar intereses si abonas el saldo completo de la tarjeta cada mes.

Cargos auxiliares

Aparte de los intereses, probablemente haya cargos auxiliares, por poner un ejemplo cargos por pagos restantes o bien tardíos, cargos por sobrepasar tu límite de crédito, comisiones por retiro de efectivo y cargos por utilizar la tarjeta en el extranjero.

Y dicho lo cual:

8 razones para no utilizar tu tarjeta de crédito

Ahora que tienes claro qué es una tarjeta de crédito y de qué forma marcha, llegó la hora de contarte algo del mismo modo importante: las razones por las cuales desearás pensarlo un par de veces ya antes de endeudarte comprando a crédito.

Vamos allí.

# 1 No trabajas tu autocontrol si financias tus gastos

En el mejor caso, la carencia de voluntad para autocontrolarte tratándose de dinero puede quitarte tu seguridad financiera. En el peor caso, una actitud apremiante cara la adquisición puede afectar otras áreas de tu vida, como la autoestima o bien las relaciones interpersonales.

Es verdad que limitarnos puede ser bastante difícil y desganado, mas asimismo ofrece muchas recompensas y ventajas, como la posibilidad de ahorrar y también invertir.

# dos Financiar gastos significa salirse del presupuesto

¿No tienes un presupuesto? Bueno, no te desesperes por el hecho de que es más simple de lo que piensas, y para bastantes personas el presupuesto es una enorme herramienta para sostener los gastos bajo control.

Una gran idea es planear tus gastos y redactar todo. Hacer un presupuesto puede ser tan simple como elaborar una lista que muestre cuánto dinero ganas en un mes, seguido de una lista total de gastos. El saldo sobrante te afirmará cuánto puedes gastar.

# tres Las tasas de interés son costosas

La razón por la que el autocontrol es tan esencial en las finanzas no es algo de tipo ética o bien espiritual; es una cuestión práctica.

Las tasas de interés son altas, lo que hace que tus compras sean más costosas. Si no tienes el dinero para abonar algo por completo, seguramente no desees hacerlo más costoso añadiéndole intereses al costo. Si compras un artículo por euros 1.000 utilizando una tarjeta de crédito con una tasa de interés de dieciocho por ciento , por poner un ejemplo, y haces el pago mínimo cada mes, acabarás pagando euros 175 de interés tras un año y aún vas a deber euros 946 de tu adquiere. Tal vez no sea buen negocio…

# cuatro Un mal historial crediticio puede afectarte en el momento de adquirir una residencia

Si dejas de abonar el saldo de tu tarjeta de crédito, tu historial crediticio comenzará a decaer. Esto puede producir otros inconvenientes, puesto que el historial es fundamental al adquirir o bien refinanciar una casa, por servirnos de un ejemplo, pues puede determinar, entre otras muchas cosas, la tasa de interés de la hipoteca, como tu elegibilidad  la hora de concederte el préstamo.

# cinco Los hábitos perjudiciales financieros afectan las relaciones

Las parejas y familiares pelean por dinero más que por cualquier otra cosa, y puede ser un tema singularmente sensible cuando no hay suficiente. Por esta razón, es conveniente que parejas y familias trabajen juntas para hacer un presupuesto y progresar la autodisciplina financiera dentro de lo posible.

# seis Financiar tus gastos puede hacer que estos aumenten

Bastantes personas gastan más dinero comprando artículos que no precisan o bien que resultan demasiado costosos cuando lo pagan con la tarjeta de crédito en lugar de hacerlo al contado.

El gastar de este modo, realmente, es algo sicológico, por el hecho de que adquirir un computador o bien un móvil de mil euros no es una cosa que cambiará tu vida, si bien puedas estimar hacerlo si solo debes firmar un recibo con el aliciente de pasar un mes sin meditar en que lo debes abonar ?.

Por otro lado, si pagas en efectivo puedes sentir físicamente los billetes que salen de tu mano, lo que te da una mejor idea de qué coste tienen esos artículos y cuánto dinero has dejado en una cartera que ahora está más ligera. En menor medida, esto asimismo puede aplicarse si pagas con talón y también de manera inmediata registras la adquisición en una chequera que muestra el impacto en el saldo de tu cuenta.

# siete Si se vuelve un hábito, financiar tus gastos te puede llevar a la ruina

Si gastas demasiado sin tener un plan para saldar tus deudas o bien si tu plan sale mal por el hecho de que pierdes tu trabajo, o bien tienes facturas médicas imprevistas…, es posible que acabes con el agua al cuello. Declararte en ruina puede dañar tu historial crediticio en un largo plazo y después te va a costar mucho reconstruirlo, ¡con lo que ten cuidado!

# ocho No adquirir deudas te da paz

Si no debes dinero, no deberás preocuparte por cargos por pagos retrasados, intereses, tarifas anuales o bien tarifas por exceder el límite. La mejor forma de gozar de algo agradable es ahorrar y adquirirlo cuando verdaderamente puedas costearlo. La calma que acompaña no financiar esa adquiere va a ser como permitirte un par de veces.

En resumen

El crédito puede marchar bien cuando se pagan los saldos mes a mes y se usa el dinero para adquirir cosas precisas o bien que te reporten una rentabilidad (por servirnos de un ejemplo, crear activos), mas puede ser catastrófico si no hay un control conveniente. La protección y recompensas que ofrecen las tarjetas de crédito puede transformarlas en instrumentos financieros útiles, mas recuerda estimar los peligros para no terminar en una situación que no consigas manejar.

Este artículo ha sido redactado por el equipo de redacción de 2×3.

2×3 es una plataforma web que desde hace más de un par de años conecta en Chile, de forma eficiente y también renovadora, a profesionales que ofrecen más de quinientos géneros de servicios y a personas que los precisan. En el campo de las finanzas, 2×3  ofrece, entre otros muchos, servicios de consultoría financiera personal y consultoría tributaria.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *