Tecnología

Qué es hotspot y qué tipos hay

El término Hotspot es una cosa que lleva ya muchos años con nosotros, es una cosa que vemos en muchos sitios públicos donde es posible conectarse a Internet desde nuestros dispositivos. Aunque para bastantes personas no está totalmente claro lo que es este término o para qué vale. Por eso, ahora os contaremos todo sobre el Hotspot, qué es y las clases que hay libres.

De esta manera podréis comprender qué es un Hotspot, aparte de ver que hay diferentes tipos libres. Esto es otro elemento de relevancia a tener en consideración, por el hecho de que hay diferencias entre estos diferentes tipos. De este modo tendréis toda la información que se precisa sobre este término, su funcionamiento y utilidad.

Qué es un hotspot


WiFi

El hotspot es un punto de acceso a Internet a través una red inalámbrica. Se torna posible la conexión a este punto desde cualquiera de nuestros dispositivos, como el teléfono, la tablet o el computador. Esta es una tecnología que nos hallamos en muchos lugares públicos, como universidades, cafeterías, bibliotecas, estaciones y hoteles, entre otros muchos. De esta manera, en todos estos lugares tendremos acceso a Internet si es preciso o si así deseamos.

A esta clase de puntos de acceso se podrán conectar muchos dispositivos al tiempo, cuando menos esta es la idea. Aunque alcance y la potencia de uno de estos hotspots es variable dependiendo del sitio en el que se hallen. Si bien en todo instante estos puntos de acceso marchan como una red familiar, de tal modo que los usuarios que se conecten la van a poder utilizar tal y como si se tratase de la conexión de sus casas o de su trabajo.

El funcionamiento de estos puntos de acceso es exactamente el mismo que el del enrutador en nuestras casas. Una duda frecuente al charlar sobre qué es un hotspot es saber más sobre el funcionamiento, mas no hay nada extraño o nuevo en un caso así. Se ofrece una conexión inalámbrica, como la que tenemos en casa o en el trabajo, por poner un ejemplo. Esta conexión tiene la capacidad de dar soporte a un sinnúmero de dispositivos, aunque esto va a depender del sitio, ya que una universidad o biblioteca no van a tener exactamente la misma capacidad que una tienda.

Géneros de Hotspot


De qué forma trasferir ficheros y aplicaciones con Xender

Ahora que ya sabemos qué es el hotspot el próximo paso es saber qué tipos hay en nuestros días. Ya que hay múltiples tipos diferentes. Aunque el funcionamiento es idéntico en todos y cada uno de los casos, crear y tener ese punto de acceso a Internet, el origen del punto de acceso es algo variable o las condiciones de uso lo son. Es por este motivo que tenemos múltiples tipos libres a día de hoy. Seguro que todos estos tipos os resultan conocidos.

Hotspots WiFi públicos

Un hotspot WiFi público ya nos deja claro su funcionamiento con su nombre. Lo común es que estos sean gratis, si bien se pueden dar casos en los que se debe abonar dinero por hacer uso del mismo. Este es el género de conexión a Internet que se ofrece a los clientes del servicio de bares, restoranes y cafeterías, como en en bibliotecas públicas y otros sitios públicos, como estaciones o aeropuertos.

En las urbes es frecuente que los municipios o los distribuidores de servicios de Internet ofrezcan una conexión gratis en ciertas áreas. Lo normal es que no debamos abonar dinero por hacer uso de esta conexión, mas se puede dar el en el caso de que en ciertos sitios se deba abonar, sobre todo por emplearla un tiempo más prolongado. Por poner un ejemplo, en muchos aeropuertos se puede utilizar ese WiFi sin coste una hora, mas si se quiere pasar más tiempo hay que abonar dinero entonces.

Hotspots WiFi Móviles

El segundo género de hotspot es una cosa que podemos hacer con cualquier móvil, tanto aquellos con Android como otro sistema operativo como un iPhone. Se puede transformar nuestro teléfono en un hotspot portátil que puedes llevar en tu bolsillo a cualquier parte. Cuando activas esta función, puedes conectar cualquier dispositivo que soporte las redes inalámbricas a tu teléfono y ofrecerles servicio de acceso a Internet. O sea, tus datos móviles pasan a ser ese WiFi que otros emplean para poder navegar.

Esto es una cosa que se puede utilizar en casos en los que el WiFi no marcha en casa, mas debemos trabajar. Podemos utilizar el teléfono como ese hotspot, de tal modo que el computador se conecte a esta red y así tenga acceso a Internet. Hay que tener precaución con esta alternativa, por el hecho de que se pueden consumir muchos datos móviles al emplearla, por lo que es mejor utilizarla si tienes una tarifa ilimitada o utilizarla en instantes puntuales en los que es verdaderamente preciso.

Hotspots WiFi prepagados

Este tercer género de hotspot son muy afines a los hotspots móviles, mas limitan la cantidad de datos que puedes consumir o utilizar con esa conexión. Para poder hacer uso de esta clase de conexión hay que abonar de antemano una determinada cantidad de datos y, cuando la consumes, el pago por más datos se renueva de manera automática. Así que es una cosa que nos costará dinero. Es una cosa que podemos hallar en numerosos países, frecuente en sitios como navíos, aeropuertos o estaciones, aun en ciertos hoteles.

¿Es seguro utilizar un hotspot?


WiFi seguridad

Una de las primordiales dudas que muchos usuarios tienen es si es seguro emplear un Hotspot WiFi. Singularmente en el caso del tipo público es normal albergar dudas sobre la seguridad o la privacidad que da una red de este género. Sobre todo pues la mayor parte de los puntos de acceso que nos hallamos son del tipo público, lo que deja que cualquiera se vaya a conectar a esta red cuando esté en la zona de exactamente la misma. Algo que preocupa a muchos.

Un hotspot WiFi público es una cosa que no habría de ser peligroso como tal, mas que puede ser frágil a ataques o a que se extraigan datos de los usuarios conectados. Es por esta razón que se acostumbra a aconsejar que no hagamos nada que deba ver con datos sensibles. Esto es, no hagáis compras on-line o accedáis al banco on line o a un lugar donde se tengan datos personales a través de esta conexión. Hay que eludir que otros puedan tener acceso a nuestra información personal. Además de esto, existen algunas recomendaciones cuando se usa un hotspot público:

  • Usa una conexión VPN. Esto te va a permitir esconder o disfrazar la dirección IP de tu dispositivo.
  • Si estás utilizando un computador portátil con Windows, marca la conexión como pública la primera vez que establezcas un vínculo con el hotspot. Windows nos ofrece varias salvaguardias de seguridad en la configuración de red cuando la red es pública.
  • Accede a servicios web que cifren tus datos. Todos comienzan con las letras “HTTPS” en el encabezado de la dirección de el sitio web. Esto quiere decir que cuando entremos en esas direcciones, nuestros datos van a quedar codificados.

Lo idóneo es que nos conectemos a esta red y no vayamos a hacer algo que supone el uso de datos personales o sensibles. O sea, sencillamente deseamos leer las noticias, jugar on line o navegar sin buscar o hacer nada esencial. Aunque si se prosiguen consejos como los precedentes, sobre todo el uso de una VPN, son algo que asisten a utilizar esta red de una manera segura sin demasiadas dificultades.

De qué manera emplear el móvil como hotspot


Android WiFi

Uno de los modelos de hotspot que hemos mentado ya antes es el hotspot móvil. A través de exactamente el mismo nuestro teléfono va a ser este punto de acceso a Internet, al que otros dispositivos se van a conectar. Podremos hacer uso de esta alternativa cuando deseemos, si deseamos darle a otra persona o a otro de nuestros dispositivos acceso a Internet. Esto es una cosa que podemos hacer con nuestros teléfonos en Android sencillamente. Los pasos que se deben proseguir son los siguientes:

  1. Abre los ajustes de tu teléfono Android.
  2. Asiste al apartado de conexiones.
  3. Busca la opción llamada Conexión compartida o Hotspot (el nombre depende dependiendo de la marca de tu teléfono).
  4. Activa la opción de Conexión compartida.
  5. Entra en este apartado para poder ver el nombre de la red y su clave.
  6. En tu otro dispositivo, escoge esta red en el listado de redes.
  7. Introduce la contraseña para esta red.
  8. La conexión se ha establecido.

Tu móvil pasa a ser así un hostpot, que va a dotar a ese otro dispositivo de conexión a Internet. Obviamente debes tener tus datos móviles activos en todo instante, por el hecho de que esto es lo que se va a utilizar para realizar esta conexión a Internet. Si tienes una tarifa de datos ilimitada, el otro dispositivo podrá navegar o emplear Internet sin preocupación alguna. Aquellos usuarios que no tengan una conexión ilimitada deben llevar cuidado, pues permitir a otro dispositivo conectarse a la red es una cosa que puede consumir muchos datos sin que nos demos cuenta. Vamos a poder conectar más de un dispositivo al tiempo, todos deberán tener la contraseña a esta red, que sale en nuestro móvil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *