¿Qué es el procedimiento Montessori? Descubre las diferencias con respecto a la educación tradicional

Absolutamente nadie duda de que los progenitores siempre y en todo momento procuran lo mejor para sus hijos, sobre todo tratándose de su educación. Es frecuente que desde el nacimiento, las familias comiencen a proponerse de qué forma desean instruir a sus pequeños, a qué centro de educación los apuntarán o bien qué metodología les agradaría proseguir. Hoy día, podemos toparnos múltiples modelos educativos; escoger uno o bien otro va a depender de la filosofía de crianza de la familia. Entre todos , nos agradaría resaltar Montessori, una pedagogía que, a pesar de sus más de cien años de historia, está más viva que jamás y sigue ganando popularidad tanto entre madres y progenitores como profesionales de la educación.

¿Exactamente en qué consiste el procedimiento Montessori?

Creado por la pedagoga italiana María Montessori, este procedimiento ubica a los pequeños en el centro del aprendizaje, siendo estos los que marcan su ritmo en el momento de aprender. El propósito esencial es el desarrollo integral del pequeño, maximizando su capacidad física, sensible y también intelectual.

patrocinador

Para esto, el procedimiento Montessori crea lo que es conocido como entorno preparado, que se identifica por ser un espacio que deja a los pequeños moverse con total libertad. Este entorno cuenta con elementos y moblaje proporcionados a la estatura y a la edad de los niños; con lo que se logra progresar su autonomía y también independencia. Además de esto, en él los pequeños escogen las actividades que más les resultan de interés, favoreciendo un aprendizaje donde son los que marcan el ritmo.

Diferencias con respecto a la educación tradicional

El procedimiento Montessori ofrece esenciales diferencias con respecto al sistema educativo tradicional. Veamos ahora ciertas más esenciales.

Motivación del estudiantado

Uno de los pilares más esenciales en el procedimiento Montessori es buscar la motivación de los pequeños y pequeñas. Para esto, resulta de vital relevancia que las actividades y materiales que se preparen sean de interés para ellos. Solo así se logrará motivar a los pequeños para favorecer su aprendizaje.

Conjuntos de edad

En la escuela tradicional, estamos habituados a que los pequeños sean separados por edades. Esto en el procedimiento Montessori desaparece por completo, dándose organizaciones en las que cohabitarán pupilos con hasta 3 años de diferencia. Con esto lo que se busca es promover la cooperación y la empatía: los más pequeños aprenden de los mayores, de igual forma que ocurre en los hogares donde los hijos pequeños tienden a imitar a sus hermanos mayores. Los mayores, al educar mejoran lo que saben, pues examinan y recomponen sus conocimientos para compartirlos con el resto.

Los pequeños marcan el tiempo

Por todos es conocido el horario que prosiguen los pupilos que asisten a la escuela tradicional, asignando un determinado tiempo a cada materia. En el procedimiento Montessori, este horario desaparece puesto que, el pupilo puede dedicar todo el tiempo que necesite a efectuar una determinada actividad.

Currículo del pupilo

Otra de las importantes diferencias la hallamos en el currículo. En la escuela tradicional, los pupilos efectúan trabajos y exámenes que entonces son calificados con una nota. En el procedimiento Montessori, se valoran los pequeños logros, buscando la cooperación entre los pupilos y dejando a un lado la comparación a través de notas.

Desaparece la figura del profesor

La figura del profesor es otra de las diferencias esenciales que nos marchamos a hallar entre la educación usual y el procedimiento Montessori. En este último, el término tradicional de profesor desaparece: el adulto se hace cargo de guiar y acompañar a los pequeños a fin de que estos desarrollen su potencial.

El papel del adulto en Montessori

Como ya hemos comentado previamente, en la pedagogía Montessori el pequeño es quien marca los ritmos y el adulto pasa a ser una figura de apoyo, que busca promover la autonomía del pequeño, tanto física como de pensamiento.

En las escuelas Montessori es común encontrarse con más de un adulto por ambiente: el guía o bien responsable de sala, acostumbra a estar acompañado por un asistente, para de esta manera poder atender mejor las necesidades del conjunto. Este último tiene una tarea crucial; merced a su ayuda va a ser posible contar siempre y en todo momento con un entorno preparado conveniente, que favorezca el desarrollo, la inventiva y la autonomía de los pequeños.

Para poder respaldar al guía en la preparación del entorno, la preparación de materiales y la observación de los niños; el asistente debe conocer en profundidad los principios, la pedagogía y práctica Montessoriana. Para esto, es esencial que se haya formado anteriormente en un centro especializado Montessori. En este sentido, International Montessori Institute (IMI) ofrece de las mejores opciones del mercado: una capacitación de asistente Montessori tradicional y estricta, basada en las fuentes originales de la doctora Maria Montessori. Esta capacitación está recomendada no solo para aquellos que deseen trabajar como Asistente Montessori, sino asimismo muchos son los enseñantes, familias homeschooolers e inclusive madres y progenitores que la escogen para formarse en el procedimiento Montessori.

Deciros que el próximo curso se empezará el nueve de noviembre de dos mil veintiuno, conque si estás interesado en él, no vaciles en apuntarte cuanto antes.

patrocinador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *