¿Por qué son mejores las persianas que las cortinas para una oficina?

Las ventanas son un elemento bastante esencial en una habitación u oficina en concreto. Sin embargo, siempre es necesario tapar un poco la incidencia de los rayos solares, así como también que esta protección sea decorativa.

¿Cómo se hace? Es por eso que son colocadas las cortinas o persianas en estas estructuras. La decisión a tomar es un poco difícil a la hora de elegir alguna de estas opciones. Te explicaremos por qué será mejor que tu opción sean las persianas.

Algunas razones de por qué escoger las persianas

Muchos expertos en decoraciones de interiores han determinado que para las oficinas es mucho mejor utilizar persianas que cortinas, debido a diferentes razones como son las siguientes:

Mejor manejo

Algo muy característico que tienen las cortinas es que son algo complicadas de manejar a la hora de acomodarlas cuando se desea que entre la luz solar y cuando se quiere evitar esta.

Sin embargo, es con las persianas que esto se vuelve mucho más sencillo y automático. En tan solo segundos y con jalar del cordón que acompaña a estas, se logra abrir y cerrar cuando quieras y cuantas veces lo desees.

Aunado a esto, es importante destacar que estas permitirán un ambiente mucho más limpio, debido a que tienen la capacidad de impedir el paso de grandes cantidades de polvo a la oficina.

Y no solo eso, sino que también son bastante sencillas de limpiar cuando ha sido mucho el polvo que se ve acumulado en estas. Esto es algo que beneficia mucho más que las cortinas, debido a que estas últimas deben ser lavadas constantemente por absorber las partículas de polvo del ambiente.

Montones de estilos

Las persianas son bastante decorativas, debido a que posee una gran variedad de diseños que harán que la oficina tenga un estilo muy moderno y elegante. Además, entre las variedades que se pueden encontrar tenemos:

· Black out.

· Romanas.

· Venecianas.

· Enrollables.

· Entre otras.

Esto es algo bastante ventajoso, a diferencia de las cortinas que, a pesar de poseer una gran variedad de diseños de telas, no logra el efecto deseado en las oficinas.

Mejor precio

Una de las cosas que también caracterizan a las persianas a la hora de compararlas con las cortinas es el precio que tienen. Estas, en su mayoría, suelen ser mucho más económicas que las cortinas.

Esto es debido al material con el que son fabricadas, mayormente de plástico, que suele ser mucho más barato que la tela de cortina.

Mayor iluminación

Además de poder abrir y cerrar las persianas, también es posible graduar la intensidad o la cantidad con la que entrarán los rayos solares, dependiendo de las exigencias que se tengan en la oficina.

Esto es bastante útil para cuando se desea tener determinada cantidad de iluminación, sin la necesidad de cerrar por completo las persianas. Algo que es muy difícil también a la hora de tener una cortina en la ventana.

Seguridad y protección

Para finalizar, otra de las ventajas que trae consigo el tener unas persianas en la oficina es que garantizan una mayor protección. Esto es porque permiten el aislamiento de cualquier condición climática que se encuentre en el ambiente externo.

Y no solo eso, sino que, debido a la poca acumulación de polvo que tiene a diferencia de las cortinas, estas promueven a una mejor protección de la salud de todas las personas que se encuentran en la oficina; así como también evitar la incidencia directa de los rayos solares.

Todas estas son solo algunas de las razones por las que las persianas son una mejor opción a la hora de decorar y proteger una ventana en una oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *