ocho de cada diez jóvenes españoles demandan más capacitación digital

La digitalización se está transformando en algo clave en el ámbito educativo, en tanto que los estudiantes emplean la tecnología continuamente. De media, los jóvenes españoles invierten poco más de seis horas en frente de una pantalla conforme una investigación elaborado por la Universidad de Zaragoza. 4 veces más de lo recomendado por los especialistas.

Dada esta realidad, el papel de las escuelas es clave para asegurar un empleo responsable y consciente. Sin ir más allá, conforme datos de Google España, ocho de cada diez españoles de entre catorce y dieciseis años demandan capacitación concreta de los riesgos sobre Internet en sus centros de educación. “La tecnología es una enorme ocasión para los jóvenes, puesto que ofrece muchas ventajas, mas asimismo riesgos”, explica Emma Overton, organizadora del programa de Estrategia Digital de The British School of Barna. “Se trata de dar a los pupilos las herramientas precisas a fin de que mismos puedan hacer un empleo responsable de forma autónoma”.

En esta línea, The British School of Barna, últimamente acreditado como de los mejores institutos británicos del planeta por el gobierno británico, lleva años trabajando con sus pupilos en el desarrollo de competencias digitales y su aplicación en el sala para prosperar la experiencia de aprendizaje de las distintas materias. Overton explica que la capacitación digital es esencial en todas y cada una de las etapas, comenzando por los más pequeños, y que es esencial meditar de manera conjunta sobre las ventajas que aporta y los retos que implica. “Antes de arrancar nuestro programa de Estrategia Digital en todo el instituto examinamos meticulosamente el enfoque más conveniente y contamos con el consejo de especialistas como Mark Anderson, líder de las TIC aplicadas a la educación, para desarrollar el plan de acción a medio y largo plazo”.

¿De qué forma lograr que los pequeños hagan un empleo responsable de la tecnología?

The British School of Barna en cooperación con Anderson plantean ciertas claves para instruir a pequeños y jóvenes a desarrollar un sentido crítico en el momento de hacer empleo de las herramientas digitales:

Añadir la tecnología solamente en las áreas donde aporten valor.

El hecho de que se pueda hacer una actividad utilizando la tecnología, no quiere decir que necesariamente se deba usar. Desde BSB recomiendan no transformar la tecnología en el centro de todo, sino más bien valorar primero exactamente en qué áreas deja fortalecer el aprendizaje, de qué manera agrega valor a ciertas labores, y de qué forma favorece a los pupilos para progresar sus habilidades futuras. La clave no es otra que usar las herramientas digitales moderadamente y equilibrada.

Instruir a los jóvenes a ser ciudadanos digitales responsables y liderar su aprendizaje

Los jóvenes deben conocer las consecuencias de su presencia en Internet y del empleo que hacen de las redes sociales, y debemos enseñarles a administrar una huella digital responsable. También, es vital asistirles a desarrollar el pensamiento crítico que les deje advertir las noticias falsas y los contenidos potencialmente peligrosos. “Debemos inculcar unos valores y habilidades que vayan alén de la tecnología y que les preparen para liderar proyectos genuinos y reales, listos para el futuro, de manera segura y profesionalidad”, explica Overton.

Admitir que la digitalización es un proceso largo y que preparar a los jóvenes lleva tiempo.

Tan esencial como conocer el potencial de la tecnología es saber dedicar tiempo al proceso de integración de los recursos libres. Anderson resalta que es indispensable hacer un acompañamiento gradual en el aprendizaje del buen empleo de internet de manera que los pequeños descubran sus posibilidades poquito a poco y de forma edificante. “Es como aprender a montar en bici. Les enseñamos, les acompañamos, y no les quitamos los ruedines hasta el momento en que vemos que están preparados, y todavía de esta manera les proseguimos ayudando a fin de que no se caigan. Con la tecnología pasa algo similar: aunque debemos crear ocasiones a fin de que los pupilos se familiaricen con ellas, estas han de ser convenientes a cada situación y apropiadas para la edad de cada pequeño.”

Implicar a todo el ambiente del pequeño.

BSB y Anderson coinciden en que no es posible implantar una estrategia digital en el instituto de forma apartada. “Además de los pupilos, es indispensable contar con la participación del profesorado y de las familias, y en este sentido la capacitación de todos es una prioridad en BSB”, resalta Overton. Así, exactamente los mismos principios de ciberseguridad, filtrado, tiempo de exposición y ciudadanía digital que se enseñan en el instituto deben regir en el hogar. Y para esto es esencial ofrecer orientación a las familias de manera regular. “En BSB esto lo hacemos por medio de talleres prácticos y conversas con especialistas en tecnología y educación.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *