Nuevos hábitos que la pandemia ha traído y que van a quedar por siempre

La pandemia ocasionada por el Covid-diecinueve ha traído consigo nuevos hábitos a nuestra vida. El distanciamiento social, el empleo de mascarilla o bien la higiene de manos han pasado a ser parte de nuestra rutina diaria, y muchas de ellas, se van a quedar por siempre.

Calidad del aire

La transmisión del virus por sprays, ha generado una esencial preocupación por la calidad del aire que respiramos dentro de las construcciones. El empleo de medidores de CO2 se ha disparado, como el empleo de purificadores de aire, dispositivos que hasta hace unos meses no eran conocidos por la mayor parte de las personas. Conforme AireHogar, el incremento de estos dispositivos ha crecido sensiblemente desde el principio de la pandemia.

Gimnasios, cafeterías, tiendas, hoteles y todo género de negocios han instalado purificadores de aire y generadores de ozono para acrecentar la seguridad ante contagios por vía aérea. Una vez comprobada la eficiencia de estas medidas contra la Covid-diecinueve, es enormemente probable que se prosigan usando. Cabe aguardar que, fruto de estos nuevos hábitos, la incidencia de enfermedades infecciosas como la gripe común se reducirá de forma notable en el futuro próximo.

Otro caso de empleo resaltable es el de las ambulancias y los vehículos patrulla de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que han comenzado a emplear generadores portátiles de ozono para desinficionar los automóviles compartidos a lo largo de un mismo día por múltiples personas en sus diferentes turnos de trabajo.

Aun a falta de una regulación concreta, abundantes centros de educación a nivel nacional han comenzado también a instalar medidores de COdos para determinar en qué momento es preciso ventilar las salas. Se estima que un entorno con más de mil ppm (partes por millón) de CO2 está muy “cargado” y el peligro de transmisión de virus por vía aérea es elevado.

Muchos usuarios de todos y cada uno de los dispositivos mentados se han dado cuenta de que, alén de la pandemia, respiran un aire de mejor calidad en sus residencias y lugares de trabajo. De esta manera, observan una mejora en sus afecciones de tipo alérgico, un aire más limpio si viven cerca de fuentes de polución como el tráfico, una reducción de partículas aéreas si viven con animales o bien una substancial reducción de los olores generados por el tabaco o bien el alimento. Por motivos como éstos, se calcula que la tecnología para el tratamiento de la calidad del aire se marcha a transformar en un complemento básico y frecuente en todo género de ambientes cerrados, tanto de campo familiar como profesional o bien de ocio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *