Más confort en casa este invierno con biochimeneas

Frente a la llegada oficial del invierno, el sistema de calefacción de casa debe marchar a máximo rendimiento. Es la estación del año que más tiempo pasamos de puertas adentro y procuramos el máximo confort posible en todos y cada habitación. Hay soluciones complementarias que dejan fortalecer esta sensación, como las biochimeneas. Cuando las conoces, apetece calentar con ellas esos entornos donde más vida hacemos. Te cuento las razones.

Fuente: ArchiExpo

Las biochimeneas, asimismo conocidas como estufas de bioetanol, son parte de las soluciones de calefacción ecológica. Y esta denominación indudablemente es ya un punto de inicio muy conveniente si cada vez practicamos más un consumo familiar limpio, eficaz y no exageradamente costoso. Mas evidentemente existen más motivos para detenerse en ellas cuando precisamos una forma de incorporar más calor a nuestro sistema de calefacción primordial.

Biochimeneas: un plus de calor ecológico

Fuente: climatizacion10

La primordial razón para apostar por las biochimeneas es el calor limpio que dan a través de su fuente de energía renovable: el bioetanol. Es un comburente logrado del maíz, la caña de azúcar, el sorgo, la patata y el trigo. Lo idóneo es meditar en ellas como un apoyo a nuestro sistema de calefacción general. Si bien su poder calorífico es alto cuando se quema, estos aparatos no guardan el calor de forma residual siendo apagados, puesto que no están fabricados en materiales refractarios.

Concretamente, son idóneas para sentir más confort en un salón que no sea un espacio abierto, o bien una residencia de planta abierta. Asimismo van bien en habitaciones de estudio o bien en zonas de lectura. A fin de que resulten eficientes deben ponerse en interiores que no superen los veinte metros cuadrados.

Las biochimeneas son una elección cómoda para acrecentar el calor de las estancias sin olores intensos ni indicio de restos merced a su comburente, que además de esto garantiza bajas emisiones de C02. Otro motivo más para apostar por ellas. El hecho de que su funcionamiento sea bastante fácil las transforma en preferidas tratándose de buscar soluciones complementarias sin obras, por mínimas que sean.

Fuente: Leroy Merlin

Estos aparatos, que pueden ser exentos o bien de pared, llevan una estructura con una cámara para el comburente. Si son modelos para encajar en un frente, como por servirnos de un ejemplo la pared primordial del salón, no precisan conexión al salir de humos. Va a ser suficiente con asegurarnos de que la estancia tenga una aireación normal y la ventilemos conforme lo recomendado: unos diez minutos al día a fin de que el interior se llene de aire nuevo.

Y además de esto súper ornamentales

Fuente: Chimeneas del Aljarafe

Las biochimeneas nos dejan gozar de la calidez de las llamas de cualquier fuego encendido sin el humo de las chimeneas de leña tradicionales. Y a quien no le agrada contemplarlo y quedar hipnotizado bajo su visión y una buena música de fondo.
Estos aparatos son hogares abiertos que llaman la atención por lo ornamentales que resultan. Al ver sus diseños descubriremos su belleza estética, otro valor añadido. Son elementos refinados, limpios en sus formas y modernos en sus acabados.

Acostumbran a estar fabricados en materiales actuales, como el acero, el vidrio y la piedra. Y merced a ello es verdaderamente simple integrarlas en interiores familiares de el día de hoy sin importar lo más mínimo su estilo. Eso desea decir que encajan bien en salones muy contemporáneos, en zonas de estar funcionales… o bien aun como un factor para nuestra terraza. Las versiones portátiles pueden ser en especial útiles en los exteriores de casa que precisan algún sistema de calefacción al caer la noche. Las biochimeneas nos van a dar el calor justo para proseguir gozando de ellos y sentirnos a gusto.

Exentas, de mesa o bien de pared

Fuente: ecokominek

Al meditar en las biochimeneas acostumbramos a imaginar un hogar encajado en una muy elegante pared de piedra, ¿me confundo? No obstante, hay otras opciones alternativas por el hecho de que estos aparatos pretenden incorporar confort en las estancias de una manera polivalente y también renovador. Lo mejor es dejarnos asombrar, ver qué opciones existen y cuál es la que más nos va. Por una parte los modelos de sobremesa, concebidos para situar sobre una mesa socorrer o bien encabezando rincones con su llama encendida. Aportarán grandes dosis de calidez y sabor de hogar con el beneficio de ocupar el mínimo espacio.

Juntos a estas biochimeneas se hallan los modelos de suelo. En un caso así la amplitud de la estancia ha de ser notable pues son aparatos de mayor tamaño, con una llama más grande y verdaderamente vistosos en su diseño. De forma que merece la pena lucirlos como elementos ornamentales al unísono que se transforman en una nueva fuente de calor de la estancia.

Fuente: ArchiExpo

Por último, las versiones de pared cumplirán nuestro sueño de gozar del calor de un fuego vibrante mas limpio. En abundantes tamaños y estilos, es posible decantarse por modelos que no hurtan demasiado espacio una vez amoldados a la pared. O bien todo lo opuesto. Diseños que han sido concebidos para encabezar murales y tabiques y que estéticamente van a cobrar un enorme estrellato.

Seguras y simples de manipular

Este sistema de calefacción ecológico es bastante seguro cuando decidimos introducirlo en casa. Una más de sus ventajas. Sin leña por el medio, en las biochimeneas no hay peligro de que los leños encendidos generen chispas susceptibles de ocasionar un pequeño incendio. Y además de esto, los últimos modelos incorporan elementos de seguridad que son una garantía añadida. Entre ellos, apagado automático, depósitos con sistemas antiderrame del comburente y detectores de niveles de monóxido de carbono.

Fuente: ArchiExpo

La puesta en funcionamiento de las biochimeneas tampoco es nada compleja. Lo esencial es rellenar el quemador apropiadamente con bioetanol, tal como indique el fabricante. Y efectuar esta acción con él siempre y en toda circunstancia apagado y frío. Después, solo va a quedar encenderlas, en general con un mechero, y empezar a gozar de ellas.

¿Te apetece tener una en casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *