Ley de Parkinson – Administración del tiempo, ejemplos

La Ley de Parkinson es bien conocida, por establecer principios esenciales del aprovechamiento del tiempo, los recursos y las habilidades.

Esta ley, se ha transformado en una herramienta de enorme utilidad para los emprendedores y puede ser aplicada en diferentes campos de la vida; como en el aprendizaje y todo género de negocios, para asistirlos a ser más productivos y conseguir mejores resultados.

Los principios que se desarrollaron para establecer la Ley de Parkinson, son a la perfección aplicables a las compañías, en tanto que dejan comprender los mecanismos que pueden afectar el desempeño del tiempo, que se emplea para efectuar una labor.

La ley de Parkinson es realmente útil y simple de aplicar, ofertando consejos para aprovechar más el tiempo, que resultan en el éxito organizacional.

Quédate con nosotros y vas a conocer todo cuanto precisas saber sobre de qué manera marcha la Ley de Parkinson y las mejores formas de aplicarla en tu vida diaria.


Orígenes de la ley de Parkinson

Veremos qué es la ley de Parkinson y sus orígenes, para poder tener una visión más extensa de los objetivos que busca lograr.

Los orígenes de la ley de Parkinson datan del año mil novecientos cincuenta y cinco, en el momento en que un historiador naval británico y autor de una extensa pluralidad de libros, de nombre CyrilNorthcote Parkinson; escribió un artículo en la gaceta The Economist, basado en observaciones efectuadas a la institucionalidad británica.

Allá definió, que halló diferentes inconvenientes en el funcionamiento de las instituciones de su país. Merced a sus observaciones, desarrolló ciertas hipótesis sobre la excesiva burocratización, en las que estaba incurriendo el Gobierno Británico.

Parkinson pudo determinar, que en la G. Bretaña había una baja demanda de trabajo, debido a la crisis que encaraba el país. No obstante, existía un sinnúmero de personas que trabajaban en la administración pública.

Su estricto estudio científico, señaló que la Oficina Colonial Británica tenía poco a poco más empleados, pese a que el Imperio Británico tenía un crisis financiera.

El resto del ensayo original, examina de qué forma las etnias burocráticas, promueven la creación de subordinados y de trabajo de forma superflua.

En sus análisis pudo acabar, que una administración que tiene una tasa de desarrollo del seis por ciento o bien más, está destinada a fallar, pues su desempeño va a ser bajo.

Después de esto, el maestro de ciencias de sistemas complejos de la Universidad Médica de Viena, Stefan Thurner; transformó los principios de Parkinson en un modelo matemático.

Este modelo matemático, dejó confirmar que el tamaño de una administración es inversamente proporcional a su eficiencia.

Esa es la definición de Ley de Parkinson, que se usa en el campo del desarrollo personal. Se conecta con nuestra tendencia a diferir y a complejizar una labor cuando tenemos más tiempo para hacerlo.


¿Qué es la Ley de Parkinson?

En mil novecientos cincuenta y siete, Parkinson usó la próxima oración como apertura de uno de sus discursos: “El trabajo se expande hasta atestar el tiempo libre a fin de que se termine”. Esa aseveración, es la que conocemos como la primera Ley de Parkinson.

Primera Ley de Parkinson

En la primera ley de Parkinson, se examina que una labor puede retardarse todo el tiempo que tengamos para hacerla.

Parkinson pudo comprender en sus investigaciones sobre las instituciones británicas, que se contrataba un funcionario para cada actividad, y su tarea resultaba ser más larga de lo que se pensaba, puesto que el empleado solo estaba destinado a una labor concreta.

Partiendo de estas observaciones, Parkinson puso la piedra angular para las 3 leyes que enseñan a regentar correctamente el tiempo y la productividad.


Las tres leyes de Parkinson

En el término de la Ley de Parkinson, establece la base para el resto de sus leyes.

Cada una de las tres leyes de Parkinson, asisten a enfocar factores del desempeño que son de suma importancia para cualquier empresario:

  • El tiempo
  • Los recursos
  • La relevancia de cada tarea

Ahora vamos a examinar cada una de las leyes de Parkinson:

  1. Ley de Parkinson sobre el buen aprovechamiento del tiempo

Como lo mentamos previamente, la ley de Parkinson una parte del siguiente enunciado:

“El trabajo se expande, hasta el momento en que llene por completo el tiempo de que se tiene para su realización”

Esto se refiere, a que cuando tienes algo por hacer y no tienes un tiempo determinado para esto, esa labor acostumbra a dilatarse tanto, que puede llegar a no tener fin.

Esto quiere decir que, si tienes un conjunto de personas a tu cargo a las que debes asignarle una labor, estas van a tomar todo el tiempo que tengan para desarrollarla.

Conforme la Ley de Parkinson, si se restringe el tiempo de una actividad o bien función concreta, va a haber una mayor eficiencia del equipo de trabajo o bien de las personas que están implicadas en esa labor.

Una de las cualidades más esenciales de los emprendedores triunfantes, es la organización. Es fundamental desarrollar cronogramas de trabajo con tiempos concretos, para promover la productividad eficaz en las personas.

Es preciso tener en cuenta que, si hay demasiado tiempo asignado las personas lo emplearán por completo en el trabajo que se requiere; no obstante, no van a aprovechar este tiempo apropiadamente.

Si al contrario el tiempo que se asigna es poquísimo, probablemente se cumplirá con la labor, mas presentará inconvenientes de calidad y eficiencia.

Por consiguiente, se debe calcular bien el tiempo para cada tarea, de esta forma se va a poder acrecentar el desempeño del equipo de trabajo.

  1. Ley de Parkinson sobre el buen aprovechamiento de los recursos

La segunda ley de Parkinson, trata sobre el buen aprovechamiento de los recursos y deriva del siguiente enunciado:

“Los gastos van a aumentar hasta cubrir la totalidad de los ingresos”

En un proceso mal administrado, normalmente cuantos más ingresos hay, más gastos se ejecutan.

En esta Ley de Parkinson, se observa que la mayor parte de las compañías o bien personas adquieren un mayor nivel de compromisos económicos, cuando van acrecentando los ingresos libres. En consecuencia, aconseja que es preciso calcular mejor los gastos y también invertir bien los recursos.

En esta ley, podemos comprender por qué razón bastantes personas no consiguen llegar a final de mes, con el dinero que generan; en tanto que consiguen gastar lo que tienen y más.

Las claves para enfrentar los efectos negativos de este principio básico son, las activas de ahorro, la inversión, la protección del capital y la restricción de los recursos.

Es esencial, poner un límite económico a cada gasto o bien inversión, por el hecho de que así, se pueden efectuar presupuestos más inteligentes y tener mayor éxito financiero.

  1. Ley de Parkinson sobre la trivialidad

La tercera ley de Parkinson sobre la trivialidad, enuncia lo siguiente:

“El tiempo que se dedica a cualquier tema de la agenda, es inversamente proporcional a la relevancia de este”

Cuando se tiene una labor esencial, se acostumbra a efectuar velozmente y sin dilatar el tiempo.

Por tanto, esta 3ra Ley de Parkinson se refiere a que cuando cuanto más tiempo se tome para una tarea, quiere decir que es menos esencial, puesto que se acostumbra a dejar pasar los días sin acabarla.

Esto podemos observarlo, cuando hay empresas que le dan un elevado nivel de prioridad a labores que resultan poco esenciales y dejan en segundo plano, a aquellas que tienen mayor relevancia para su desempeño.

Estas empresas o bien entes de los gobiernos, acostumbran a organizar equipos de trabajo y agendar asambleas, que gastan recursos superfluos y tiempo valioso.

Se ha comprobado que, si no se le da la debida relevancia a cada labor, se reduce la eficiencia al interior de la compañía. Por esto, es esencial tomar resoluciones inteligentes y oportunas, que produzcan resultados veloces, oportunos, eficaces y que tiendan a la optimización.

Utilizando la Ley de Parkinson como guía, se puede crear un ciclo de productividad efectivo.

administración del tiempo


Ejemplos de la Ley de Parkinson

Probablemente, se te ha presentado desarrollar algún proyecto o bien labor de la que no se te ha asignado un tiempo límite para acabarlo. De este modo, pasan los días y has ido procrastinando su finalización.

Ahora veremos ciertos ejemplos de la ley de Parkinson, dónde para ponernos en contexto, hagamos el próximo ejercicio mental:

  • Se te ha asignado una labor, para desarrollarla y dar resultados, tienes un tiempo límite de cuatro días.
  • Los primeros un par de días, te dedicas con mucha calma a organizar la información libre y piensas pacientemente que más puedes precisar.
  • En el tercer día, suprimes ciertos datos que no te sirven y ya, para el 4to y último día efectúas la labor.

Aplicación de la ley de Parkinson

Probablemente si tuvieses un plazo más corto para efectuar exactamente la misma labor, por servirnos de un ejemplo, en lugar de cuatro días, te dan seis horas; deberás amoldarte al mismo tiempo.

  • En las 2 primeras horas te dedicarías a hallar la información libre.
  • Las 2 horas siguientes, te dedicarías a quitar datos y organizar la información precisa.
  • A lo largo de las últimas 2 horas, completarás y entregarás los resultados de la labor que te asignaron.

Más ejemplos de la Ley de Parkinson

Tu empresa está desarrollando un nuevo producto.

Para efectuar la producción, venta y distribución de tu nuevo producto, cuentas con un equipo de trabajo que desarrollará diferentes actividades: una persona se dedica a la parte funcional, otra a lo estético y otra más a lo comercial.

Si dejas que dada cada una de las personas implicadas, desarrolle su labor sin un tiempo límite, probablemente va a pasar un mes y ninguno va a tener resultados terminantes.

Si lo aplicamos este caso en tu vida personal, va a suceder igual.

Si tienes un proyecto, como estudiar una nueva carrera, usando la regla de las cinco horas o bien otro procedimiento, mas no te planteas metas concretas en tiempos determinados; probablemente te vas a tardar considerablemente más de lo que es preciso (primera Ley de Parkinson).

No obstante, el tiempo que te tardes no es el único inconveniente.

Conforme la Ley de Parkinson, la relevancia que le das a esta meta es bajísima, puesto que entre más se extienda la preparación de esta labor, menos valiosa es para ti.

Por último, este término se traslada a los recursos,sin importar cómo te encuentras financiando tus estudios y vas a perder tiempo haciendo que la inversión tenga menos eficiencia; en tanto que, al invertir más tiempo vas a tener un mayor nivel de gastos.

Así, si conoces a fondo los principios de la Ley de Parkinson, puedes dar una solución eficaz a estas situaciones, mejorando en tus negocios y en tus metas personales.


Conclusiones sobre la ley de Parkinson

De alguna o bien otra forma, todos hemos sufrido los efectos de la Ley de Parkinson en nuestro trabajo y en nuestros desafíos personales. No obstante, si efectuamos una buena programación del tiempo que invertimos en nuestras actividades, vamos a tener 3 resultados importantes:

  • Vamos a ser más productivos
  • Reduciremos gastos
  • Vamos a ver mejor nuestras prioridades

Si procrastinamos nuestras metas personales, nos va a llevar a desamparar propósitos esenciales.

Esto puede ocurrir tanto en la vida personal como en la laboral y en nuestros emprendimientos y negocios.

A fin de que esto no nos afecte, es preciso tomar el control de cada uno de ellos de los factores de la ley de Parkinson.

Si nos planteamos a organizar mejor, la manera como desarrollamos nuestras actividades, vamos a tener tiempo preciso, el que vamos a poder sacarle mejor provecho.

De este modo, te explicamos más meridianamente la Ley de Parkinson.

Asimismo te puede interesar: La línea del tiempo


© dos mil veintiuno ▷ Educapeques ➡➤ [ Ley de Parkinson – Administración del tiempo, ejemplos ] Escuela de progenitores Ángel Sánchez Fuentes @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *