La relevancia de la lectura para el aprendizaje

Aprender a leer, aparte de ser algo que está reflejado en el currículo escolar, es asimismo una forma de que los más pequeños vayan aprendiendo léxico y nuevos conceptos, aparte de desarrollar su imaginación. La lectura les va a ayudar a estudiar mejor, a redactar sin faltas de ortografía y prosperar su expresión oral y escrita. Ahora bien, ¿de qué manera lograr que los pequeños lean?

Pilu Hernández Dopico, profesora, formadora de formadores y CEO de El Pupitre de Pilu, tiene claro qué es lo que mejor marcha a fin de que los pequeños se habitúen a tener un libro en sus manos y se sientan atraídos por la lectura: “Si deseamos que nuestros menores se apasionen por la lectura, lo mejor que podemos hacer es sentarnos a leer con ellos”.

A fin de que los pequeños puedan sacar partido de todas y cada una de las virtudes que les aportará la lectura conforme vayan medrando es preciso que exista una angosta relación con los libros desde la infancia “y que los progenitores den ejemplo. El ejemplo es la herramienta más poderosa de la educación. Si un padre lee, su hijo terminará haciéndolo asimismo”, confirma la profesora. Pilu Hernández Dopico destaca que “si bien hoy en día las nuevas tecnologías nos ofrecen muchas formas de leer, desde libros digitales a audiolibros, es bueno que los pequeños se comiencen con los libros en papel”.

La extensa oferta literaria existente facilita amoldar la lectura a cada edad e inclusive gustos o aficiones de los más pequeños, lo que va a ser de mucha ayuda para captar su atención. Pilu Hernández Dopico comenta que “la lectura que escojamos para nuestros pequeños ha de estar amoldada a su edad. Hoy en día contamos con múltiples formatos, desde libros con solapas, en 3D, pop-up, aquellos que se leen a oscuras… que van a hacer que los más pequeños se sientan atraídos por la enorme pluralidad y utilidad con la que cuenta la literatura. Los progenitores hemos de ser su guía y asistirles a descubrir este planeta tan interesante y extenso”.

La especialista aporta cinco claves para promover la lectura en las familias

  1. Crear una rutina desde pequeños. Al irse a la cama es buen instante para leer un cuento, acompañándolos cuando son más pequeños a fin de que cuando ya sepan leer lo puedan hacer solos.
  2. Crear el hábito de ir a librerías, si son de distrito mucho mejor. Enseñarles a ver los libros, ojearlos y que adquieran el que más les guste.
  3. Es esencial que vean leer a los progenitores, predicar con el ejemplo. Si los pequeños ven que los progenitores dedican un tiempo de su día a la lectura, va a ser más simple que lo incorporen asimismo a sus rutinas.
  4. Llevarlos a las bibliotecas, son espacios fantásticos a fin de que descubran que los libros asimismo se pueden prestar, aprendan a tratarlos bien por el hecho de que es un libro compartido y vean que no solamente se pueden adquirir.
  5. Tratar los libros como un regalo singular, obsequiárselos a ellos y a los amigos en sus aniversario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.