La reincorporación de las personas en ERTE se ralentiza mientras que el Gobierno apuesta por su capacitación

En el mes de septiembre se sostuvo la tendencia de mejora en el mercado de trabajo de España, con una caída del paro registrado de setenta y seis y ciento trece (-dos con veintiocho por ciento ) personas y un incremento de la afiliación de cincuenta y siete y trescientos ochenta y siete trabajadores, conforme los datos difundidos el día de hoy por los Ministerios de Trabajo y de Seguridad Social. id:setenta y seis mil cuatrocientos sesenta y cuatro

Son buenos datos en la serie histórica y respaldan las previsiones optimistas del Gobierno. Mas la últimamente aprobada prórroga de los ERTE prueba que esta herramienta prosigue siendo precisa y que la restauración del empleo tiene aún deberes pendientes.

Un total de doscientos treinta y nueve mil doscientos personas seguían en el mes de septiembre en expediente de regulación temporal de empleo, que toca nuevos mínimos. En lo peor de la crisis del COVID en el mes de abril de dos mil veinte, hasta tres con seis millones de personas se llegaron a acoger a este régimen de ayudas. Hoy en día setenta y seis y seiscientos treinta y nueve personas están suspendidas a tiempo parcial y ciento sesenta y dos mil quinientos noventa y uno en suspensión total, conforme los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Son múltiples las voces que han expresado preocupación con lo que ya aceptan como una bastante difícil restauración de una tercera parte de los trabajadores que siguen acogidos a este mecanismo. Desde mayo, el ritmo de reincorporación de personas en ERTE a su puesto ha sido ambiente al quince por ciento -veinte por ciento mensual, si bien las cantidades tienden a moderarse: en el mes de septiembre la cantidad de personas en ERTE se redujo solo un doce por ciento respecto a agosto.

En un escenario optimista, suponiendo que se sostiene esa evolución, cuando en el mes de febrero de dos mil veintidos concluya la última prórroga acordada todavía proseguirían en ERTE más de setenta trabajadores, de los que preocupan en especial aquellos acogidos a la modalidad de suspensión completa.

En lo que se refiere a las actividades económicas más perjudicadas, todavía quedaban en el mes de septiembre más de cincuenta y cinco trabajadores suspendidos en el campo de Servicios de Comidas y Bebidas y más de treinta y dos en el de Servicios de Alojamiento, conforme el Ministerio de Seguridad Social.

Con la última prórroga, los nuevos expedientes de regulación van a estar vinculados con la promoción de la capacitación de los empleados. Desde el 1 de noviembre se subvencionará el costo de la capacitación y se van a aplicar exoneraciones a las compañías que formen a sus trabajadores en ERTE.

Tanto Gobierno como agentes sociales consideran la capacitación como un paso esencial para recapitalizar trabajadores y prosperar su empleabilidad, teniendo presente que muchos de ellos pertenecen a empresas que mostraban debilidad ya antes de la crisis o bien que se hallan en modalidades que no se favorecen de ningún género de exoneración de la Seguridad Social.

La formación laboral, la formación continuada, el reciclaje profesional y, en suma, toda inversión en prosperar las habilidades y conocimientos de los trabajadores durante su vida laboral es siempre y en todo momento bienvenida. Introducir esta variable en el programa, era ya una necesidad. Pues, los que retornen a su puesto lo van a hacer más preparados. Y los que no, empezarán su busca de empleo con mejores perspectivas de éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *