la regla de las tres R para un modo de vida sustentable

Si hay algo que todos tenemos que tener claro hoy día es la relevancia de cuidar el medioambiente. Y eso significa ahorrar, reducir y consumir de forma inteligente. En el siglo veintiuno no podemos dejarnos el lujo de derrochar los recursos, con lo que te planteamos hacer tuya la regla de las tres R. ¿Sabes exactamente en qué consiste?

Fuente: Pinterest

Seguro que si te preocupa el futuro del planeta ya habrás oído charlar de la regla de las tres R. Se trata de una regla, formulada por la organización Greenpeace, que se fundamenta en 3 palabras mágicas, desde la perspectiva de la sostenibilidad: reutilizar, reciclar y reducir. La meta no es otro que intentar reducir al límite los restos del medioambiente para intentar eludir que el planeta se llene de basura.

Y, si bien esta regla ecológica y sustentable debe ser implantada en la sociedad desde determinado punto de vista colectivo, existen muchas cosas que puedes hacer para intentar llevarla a la práctica en casa. Descubre de qué manera puedes hacerla tuya para conseguir un modo de vida más sustentable.

Reusar: uno de los puntos de la regla de las tres R

regla de las tres R
Fuente: Pixabay

Es la primera clave de la regla de las tres R y, tal y como señala la propia palabra, consiste en darle una nueva vida a los objetos utilizados cuando ya nos da la sensación de que han perdido la función para la que fueron fabricados. Si, en vez de tirarlos a la basura, pensamos de qué manera podemos continuar empleándolos, seguro que somos capaces de prolongar su vida útil.

No tires tus cosas sin más ni más y piensa de qué manera reutilizarlas. Puedes meditar en nuevas aplicaciones para los tarros de plástico o bien para las cajas de cartón. Aprovecha al límite las hojas de papel escribiendo por las dos caras, y dale nuevos usos a esos útiles que piensas en descartar de tu vida. Los muebles, por servirnos de un ejemplo, tienen una larga vida por delante. Si tu mesa socorrer ya no te persuade, igual puedes utilizarla como mesita por la noche, ¿qué te semeja?

Otra idea para reutilizar brota cuando llega el instante de hacer el cambio de ropa en el guardarropa. No tires la ropa que ya no usas; mejor dónala a alguna O.N.G. a fin de que pueda proseguir sirviendo a alguien.

Como ves, siempre y en toda circunstancia es posible reutilizar las cosas que no estén estropeadas, si bien en ocasiones nos cueste ver de qué forma podemos hacerlo. Esta labor es un aliciente para desarrollar la inventiva.

Reciclar: una transformación sustentable

regla de las tres R
Fuente: Ecoembes

Consiste en tratar los restos que producimos de la forma conveniente para lograr convertirlos (cuando menos ciertos de ellos) en objetos o bien materiales nuevos, con considerablemente más vida útil. De este modo, lo que en un comienzo era únicamente basura se transforma en nuevos objetos listos para emplear. Es el caso de los envases, del papel utilizado o bien de las botellas de cristal.

Reciclar es una de esas labores en las que es precisa la cooperación de todos. Es verdad que se precisan plantas de reciclaje que conviertan los restos en nuevas cosas, mas asimismo puedes poner de parte tuya, apartando la basura familiar en función de si es orgánica o bien no, si se trata de envases o bien botellas de cristal, etcétera

Una gran idea consiste en organizar bien la zona de reciclaje. De este modo la labor rutinaria de separar la basura te va a costar mucho menos, y observarás mejor la regla de las tres R. Busca la esquina conveniente y también instala contenedores. Si el espacio escasea, mejor escoge cubos pequeños y opta por un modelo con tapa (para sostener la zona más ordenada). Bien sabes que precisarás un cubo para la basura orgánica, un contenedor amarillo para envases, uno verde para el vidrio y otro azul para papel y cartón.

regla de las tres R
Fuente: Leroy Merlin

Otra idea para reciclar es transformar los restos orgánicos en compost o bien abono para el jardín y las plantas de la terraza. Para esto precisas un compostador, que no es otra cosa que una caja en la que los restos orgánicos se descomponen hasta transformarse en abono.

Reducir: la tercera clave

Fuente: Leroy Merlin

Es la tercera pata en la que se apoya la regla de las tres R, si bien no por esta razón la menos esencial. En verdad, afirmaría que encierra uno de los secretos de la sostenibilidad del ecosistema. Y es lógico: si bien está realmente bien reutilizar las cosas y reciclar los restos, lo mejor es reducir el consumo de todo cuanto no nos hace falta de veras.

Reducir es el propósito de la regla de las tres R: que todos tengamos la necesidad de adquirir menos cosas, menos productos superfluos que verdaderamente no nos aportan nada esencial.

Fuente: Pinterest

No obstante, no voy a negar que esto es difícil, en la sociedad en la que vivimos, dominada por el consumismo. Mas siempre y en todo momento es buen idea procurarlo en la medida de cada uno de ellos.

Otras formas de reducir son intentar apostar por el comercio de cercanía y adquirir productos hechos cerca de tu casa para quitar al límite los gastos de transporte. Olvídate de los productos de un uso, reduce en casa el consumo energético y también procura ahorrar agua.

Si todos nos unimos y proseguimos la regla de las tres R, vamos a estar trabajando por un planeta mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *