Sociedad

La metáfora del pez y la pecera ¡Atrévete a tomar resoluciones!

A veces recurrimos a utilizar metáforas, para poder explicar el planeta que nos circunda. En esta ocasión usaremos la metáfora del pez y la pecera para describir situaciones dónde, si bien no estemos verdaderamente cómodos, no deseamos o bien nos atemoriza salir de nuestros espacios de confort.

En el presente artículo sobre la metáfora del pez y la pecera, aguardamos crear un estado de conciencia, que deje al lector, sentar bases para atreverse a tomar resoluciones.


¿De qué trata la metáfora del pez y la pecera?

Una de las varias formas de interpretar la metáfora del pez y la pecera es esta: El pez está encerrado en un ambiente del que no puede salir, si alguien no lo ayuda a salir de ahí, va a estar para siempre atrapado.

Veremos, de que trata la metáfora del pez y la pecera bajo determinados criterios.

En múltiples artículos, especialistas de la conducta nos han expresado su forma de conceptuar la metáfora del pez y la pecera, de la próxima manera:

“Cuando nacemos somos como un pez en una pecera, nos cuidan, nos nutren y vamos medrando progresivamente.”

Llega el instante en el que el pez medra y la pecera le queda pequeña.

Entonces empiezan múltiples cuestionamientos, sobre diferentes situaciones que pueden acontecer, como:

  • El pez que no se da cuenta que la pecera le ha quedado pequeña.
  • El pez que se ha dado cuenta, mas por temor o bien comodidad, prefiera proseguirse en ella.
  • El pez que se da cuenta y examinando sus opciones, opta por mudar a otra pecera más grande, que cubra sus necesidades actuales.
  • El pez que se sienta atrapado en la pequeña pecera y decide mudar a un ambiente de libertad y sin límites, decidiendo irse al mar.

Toda esta idea se ha elaborado, para hacer una comparación o bien metáfora con ciertas situaciones que pueden tener las vidas de los humanos.

Esta metáfora trata sobre que hay cosas que nos suceden, que les pasa a los peces encerrados en la pecera. Con lo que nuestra vida, transcurre conforme las resoluciones que vamos tomando durante nuestro camino.

La metáfora del pez y la pecera asimismo sirve para instruir a los pequeños a tomar resoluciones.


Conductas que influyen en la toma de resoluciones

Ahora, se presentan ciertos casos hipotéticos que van a ayudar a determinar, ciertas conductas que influyen en la toma de resoluciones.

Se elabora la pregunta: ¿Qué género de pez eres?

De acá, vamos a especificar ciertos casos dónde vamos a poder observar qué género de vida lleva cada uno de ellos de estos peces:

  • Pez número 1:Este pez por circunstancias de la vida, no es consciente que es grande y que su pecera le ha quedado pequeña.

Este pez vive con determinado sufrimiento, pudiendo decir que este pez vive “resignado”.

  • Pez número dos:Este pez es consciente que choca continuamente con las paredes de la pecera y siempre y en todo momento queja y se protesta por su mala suerte.

Se siente enfadado y frustrado, pues le ha tocado vivir en un sitio que odia, mas del que no se atreve a salir por los motivos que sean.

Este pez, afirmaríamos que vive en incesante juicio, como una “víctima”.

  • Pez número tres:Este tercer pez, está consciente que su pecera se le ha quedado pequeña y examina sus opciones y sus necesidades, para localizar una solución que se adapte al instante presente.

Este pez, siente ciertas dudas de si acertará o bien no con su elección, mas se va a atrever a dar el paso para lograr lo que precisa.

Con lo que podemos delimitar, que este pez “toma resoluciones, analizadas y meditadas”.

  • Pez número cuatro: Este último pez, como se halla estresado y tiene unas ganas enormes de sentirse libre; decide mudar la pecera por un espacio sin ningún género de límite.

Este pez es siendo consciente de su malestar, se protesta mas actúa, si bien sin meditar en las consecuencias.

Podríamos decir que este pez vive de forma “impulsiva” y toma resoluciones, solo con la intención de huir del aburrimiento de su vida.

Ahora que hemos visto estos cuatro casos metafóricos, nos vamos a hacer ciertas preguntas:

  • ¿Te reconoces en ciertos cuatro peces?

Caso de que te reconozcas y no hayas tomado ninguna resolución al respecto…

  • ¿Te atreves a dar el salto?

Si eres de qué forma el pez número 4…

  • ¿Has aprendido algo sobre las resoluciones que has tomado durante tu vida?

Y si no es así…

  • ¿Piensas que podrías parar para examinar la situación y tomar resoluciones de forma menos impetuosa?

Aprender a tomar resoluciones para mudar

La capacidad de cuestionar las cosas y ver si estas donde deseas estar, te puede permitir a atreverte a dar saltos y a tomar resoluciones para mudar.

Hay gente que halla una zona de confort, en la que se siente a salvo. En esa zona de confort, la gente puede hacer lo que le plazca sin que ello represente demasiada molestia; mas cuando se aventura a salir fuera de esos muros, aparece el temor.

Dejar la zona de Confort

Es esencial que te veas como un pez en una pecera, en tanto que los peces de colores solo medran con relación a el tamaño de la pecera en que los meten.

Si pones a un pez de colores en una pecera pequeña, medrará poquísimo, mas si lo pones en una pecera grande medrará mucho más; lo bastante para amoldarse a ella y si lo pones en un estanque, medrará todavía más.

En el caso de esta metáfora, la zona de confort es la pecera; esto es, que para medrar deberíamos ampliar de manera continua las dimensiones de la pecera.

Si bien al comienzo resulte incómodo, o bien intimidante, es la única forma que hay de hacerlo.

Es natural que a la pecera más grande vaya unida una mayor responsabilidad, puesto que esto es una condición inherente a todo proceso de expansión.

Si extensas tu zona de confort vas a dar más interés y más perspectiva a tu vida.

Al salir de tu zona de confort no la pierdes, por contra, la remplazas por una nueva y más extensa. Cuando esta se rompa, va a ser remplazada por otra y de esta manera consecutivamente.

Está fue la metáfora del pez y la pecera, que te orienta a tomar resoluciones para tu desarrollo personal.

Asimismo te puede interesar: Juego educativo para aprender a tomar resoluciones

La metáfora del pez y la pecera ¡Atrévete a tomar resoluciones! #educacion Click para twittear


© dos mil veintiuno ▷ Educapeques ➡➤ [ La metáfora del pez y la pecera ¡Atrévete a tomar decisiones! ] Escuela de progenitores Ángel Sánchez Fuentes @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *