La herencia o bien qué sucede con las propiedades al fallecer

En el artículo veremos qué sucede con tus recursos cuando mueres, dicho de otra forma: el esencial y en ocasiones alarmante tema de la herencia. A fin de que te resulte sencillísimo, acá tienes las claves.

Este es un artículo convidado de Juana Jordán (– ver mini bio al final del blog post -)

¿Has pensado en el destino de tus propiedades para cuando NO ESTÉS? Llevas años amontonando de todo: cosas, ropa, libros, muebles, te adquiriste una casa, tienes un vehículo, has montado tu negocio, las cosas no te van mal y… ¿qué va a pasar cuando no estés? Claro, sabes que lo que dejas va a ser una herencia, tu herencia, lo que dejas a tus herederos, mas ¿de qué manera organizar eso?

Hay que tomar conciencia de que un día vamos a morir y va a haber una herencia que encarar

Sabemos que moriremos. Nada es tan cierto como que eso ocurrirá. Y no obstante, vivimos en una suerte de negación de esa certidumbre. Es esencial, sin embargo, que ya antes de nuestra muerte nos hayamos preocupado por dejar un tanto de orden en nuestras posesiones, en los recursos tanto muebles como inmuebles que hayamos podido amontonar durante la vida.  Es muy recomendable que dejemos preparado el reparto y destino de nuestras cosas para cuando ya no estemos.

Efectivamente, a la gente le asquea charlar, planear y organizar su herencia. A muchos les entra una sensación de malestar, les intranquiliza, pareciese que les estás anunciando la muerte. Y solamente lejos de la realidad: cuando charlamos de planear la herencia no hay que verlo como un inconveniente, sino más bien como una previsión de actuación que repercutirá en un buen entorno familiar y en no deteriorar las relaciones de todos y cada uno de los favorecidos por exactamente la misma.

Lo primero, la ley

Todo el proceso de la herencia (de la sucesión normalmente) se encuentra regulado por las leyes y a ellas nos deberemos someter en el instante que proceda. En España esto aplica tanto a nivel estatal como autonómico, con lo que hay que tomar en consideración las peculiaridades legisladas en la Comunidad Autónoma en la que estemos residenciados, al unísono que la legislación estatal.

¿Qué es la herencia?

La herencia, conforme la definición de la Real Academia Española es el “Conjunto de recursos, derechos y obligaciones que, al fallecer alguien, son transmisibles a sus herederos o bien a sus legatarios”.

Recursos y derechos y obligaciones (deudas) que componen la herencia

La herencia se compone de:

  • Bienes raíces
  • Recursos muebles
  • Derechos de autor
  • Patentes – marcas – otros derechos
  • Obligaciones (las deudas que pueda tener el autor)

Todo ello viene a formar lo que tiene por nombre la masa hereditaria, desde la como conseguiremos el valor de los recursos de la herencia y confeccionaremos el inventario descontando las deudas. Se puede manifestar de ahí que que admitimos la herencia a beneficio de inventario, o sea si los recursos son superiores a las deudas. Caso de que el saldo sea positivo, lo normal es que admitamos la herencia. Y si las deudas son superiores a los recursos, podemos rechazar la herencia.

Preguntas usuales referidas a las herencias

La lícita

Hay una parte que viene regulada por la ley, y es la existencia de la lícita. Se trata de la porción de recursos de los que el testador no puede contar con por haberla reservado la ley a ciertos herederos, llamados por este motivo herederos forzosos.

Con carácter general, la herencia se divide en 3 partes: la lícita, la mejora y la una parte de libre predisposición.

La cuantía de la lícita cambia si es Derecho Común o bien Derecho Foral.

En el Derecho Común tenemos la próxima distribución:

Los hijos están en su derecho a la lícita de las 2 terceras unas partes de la herencia, siendo el primer tercio repartido por igual y el segundo en partes dispares, si se quiere, entre esos hijos,

A falta de hijos, heredan los progenitores y ascendentes, siendo su lícita de la mitad del haber hereditario de los hijos y descendientes.

Si concurren los progenitores con el cónyuge viudo no separado va a ser un tercio de la herencia.

La lícita en Cataluña es un cuarto del caudal hereditario para los hijos y descendientes.

Para no confundirnos, lo mejor es tener siempre y en todo momento un buen letrado especialista en estas cuestiones.

¿De qué forma y en qué momento se puede abandonar a una herencia?

Si nos tememos que las deudas puedan superar a los recursos, se puede abandonar a la herencia una vez fallecido el autor, como hemos dicho previamente. En Cataluña, además de esto, cabe la posibilidad de convenir entre progenitores y también hijos una renuncia a la lícita futura en ciertas condiciones y siempre y cuando se haga en escritura pública.

¿Qué es el testamento y la sucesión intestada?

Un testamento es el documento que hace una persona en cualquier instante de su vida (desde los catorce años), en el que detalla a quién y de qué forma quiere que se repartan sus recursos al instante de su fallecimiento.

Hacer un testamento notariado es la mejor forma de proceder. Si no lo tenemos hecho al fallecer, tendríamos la figura de la sucesión intestada, regulada por el Código Civil y las peculiaridades de las C.C.A.A., que regulan la sucesión lícita a los familiares determinada por el grado de parentesco conforme las líneas, ascendentes y descendientes.

Consejos para efectuar donaciones

Adelantadamente podemos efectuar donaciones de nuestros recursos, esto es obsequiar o bien dar algo nuestro a cambio de nada. Hay que cumplir, sin embargo, una serie de requisitos a fin de que surtan el efecto deseado y no se vean implicadas en la masa de la herencia.

Tratamiento fiscal de los recursos y sus valoraciones conforme la Comunidad Autónoma

Las herencias están gravadas por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Cada Autonomía tiene su escala de impuesto, con reducciones conforme el conjunto en el que se encuadre el parentesco familiar. En la práctica estamos ante grandes desigualdades conforme la autonomía que sea.  Tanto es conque hay personas que cambian su domicilio de Comunidad Autónoma, huyendo de aquellas que tienen los impuestos más elevados.

Opinión sobre el tratamiento fiscal de las herencias en España y el principio de igualdad

Tenemos una situación bien chocante en comparación con Impuesto de Sucesiones en este país. Si leemos el artículo catorce de la Constitución De España, la que rige para TODOS, hallamos lo siguiente:

Los españoles son iguales frente a la ley, sin que pueda predominar discriminación alguna con motivo de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o bien cualquier otra condición o bien circunstancia personal o bien social.

El artículo es muy claro. Mas vemos que si bien la Constitución afirma que todos y cada uno de los españoles son iguales frente a la Ley, en la realidad las Autonomías discriminan a los españoles, provocando unas desigualdades tremendas. A esas desigualdades hay que incorporar las distintas exenciones y tipos en el Impuesto sobre la Renta que aplican las distintas Comunidades Autónomas. De esta manera, el derecho esencial consagrado por el artículo catorce de la Constitución queda transformado en una ficción, cuando no en una completa impostura.

Si se consiguiese la unificación del Impuesto de Sucesiones a nivel estatal, estaríamos eludiendo el elevado número de renuncias de herencias, provocadas por la imposibilidad de muchos herederos de hacer frente al Impuesto de Sucesiones. Esto es grave, en tanto que absolutamente nadie debería tener que abandonar a una herencia por no tener suficiente efectivo para abonar el impuesto.

En cualquier caso, este Impuesto de Sucesiones habría de ser por lo menos unificado a nivel nacional, suprimiendo la capacitad de acrecentarlo o bien reducirlo que tienen ahora las Comunidades Autónomas.  Por otro lado, se debería rebajar a niveles mínimos para de esta manera promover y premiar el ahínco de ahorro de las familias y facilitar que los progenitores les dejen recursos a sus hijos.  Sería la manera de eludir el elevado número de renuncias de herencias que hay ahora.

Por último decir que con una buena planificación y la consultoría conveniente, puedes tener la certidumbre de que tus recursos, adquiridos con tanto esmero y trabajo durante tu vida, llegan a manos de tus descendientes o bien de las personas que de forma libre designes, y no van a ir a parar a manos de la Administración Central o bien de la Comunidad Autónoma en la que radicas, como ha pasado con tantas herencias.

Juana Jordán es diplomada en Derecho y Máster de Comercio Exterior y Finanzas Internacionales por la Universidad de Barna. Tras un corto periodo dedicada a la abogacía, su vida se ha desarrollado en el campo de la compañía y el comercio, siempre y en toda circunstancia en empresas propias, así como su esposo.

¿Qué hace ahora? “En estos instantes, reordenando mi vida y lo que tengo ya antes de efectuar el tránsito definitivo”.

https://www.masde60.es

https://www.facebook.com/masde60.es/

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *