Salud

Todo sobre implantes dentales: la revolución de la sonrisa perfecta

Un implante dental es un dispositivo médico utilizado para sustituir dientes ausentes que se coloca quirúrgicamente en el hueso mandibular o maxilar durante un sencillo procedimiento. Están construidos con titanio biocompatible, lo que evita cualquier reacción de rechazo del organismo y garantiza su adhesión al hueso.

La longitud y el diámetro de los implantes dentales se eligen en función de la cantidad y el calibre del hueso. Tienen forma cilíndrica roscada. Sirven de corona protésica que restaura el aspecto final de un diente natural y de raíz artificial en la que se coloca un pilar.

El dentista en Córdoba es quien debe realizar unas pruebas de imagen (radiografía panorámica y tomografía computarizada, o CBCT) para planificar la intervención. Estas pruebas permiten al odontólogo estudiar cada caso individualmente, evaluando la cantidad y calidad del hueso para personalizar la longitud, grosor y dirección del implante dental ideal para cada caso único.

Sin embargo, si el paciente desea que la experiencia sea lo menos dolorosa posible, la sedación consciente es una opción.

El tratamiento es completamente indoloro y es realizado bajo el efecto de la anestesia local. Dependiendo del protocolo elegido, puede haber un período de espera de hasta seis meses antes de que los dientes puedan ser corregidos, pero es una cirugía rápida y sencilla.

Entre los procedimientos estándares para usar implantes dentales, puede entrar una evaluación completa de varios odontólogos. En el caso de que haya algún problema con las encías entra en juego el departamento de periodoncia Córdoba de la clínica dental que conversará con el ortodoncista tratante y entre ambos dictarán el protocolo a seguir.

¿Cuándo recurrir a los implantes dentales?

Cuando se pierde el diente natural, se debe recurrir a los implantes dentales. Para ello, se inserta una estructura de titanio en el hueso maxilar y se coloca sobre ella un componente que se asemeja a nuestro diente.

Si se cuida adecuadamente, esta solución puede durar muchos años. Es una opción a la que recurren muchas personas debido a esto y a los continuos avances de los últimos años.

Perder un diente, ya sea de forma espontánea o por extracción, es algo extremadamente común. Es erróneo creer que se puede dejar la boca con el espacio del diente vacío, por lo que siempre es importante hablar con el dentista de confianza para una evaluación profesional antes de considerar los implantes dentales.

¿Qué sucede si no se usa un implante dental?

Desplazamiento de los dientes vecinos

El espacio creado por la falta de un diente puede hacer que las piezas adyacentes se desplacen, se separen o desarrollen una acumulación de partículas de alimentos.

Reducción del tamaño del hueso maxilar.

Se produce una disminución del hueso maxilar cuando se pierde la raíz del diente. A largo plazo, esto empeora el aspecto de la cara y favorece el envejecimiento facial y la aparición de arrugas.

Disminución del atractivo

El aspecto de la boca se ve muy afectado por la ausencia de un componente dental, sobre todo cuando se trata de los dientes frontales. Degrada nuestra imagen estética, lo que repercute negativamente en nuestra autoestima.

¿Cómo se coloca un implante dental?

Es fundamental que se comprenda que la colocación de un implante dental consta de tres fases principales.

Diagnóstico específico

Un especialista cualificado debe evaluar cuidadosamente cada caso con el fin de sugerir el mejor curso de acción para mantener la salud oral de cada persona.

Colocación del implante

El hueso recibe un implante de titanio, la intervención es indolora y se realiza con anestesia local. El cirujano puede aconsejar tanto un antibiótico como un analgésico o antiinflamatorio para aliviar el dolor, dependiendo de la situación.

Es probable que el dentista aconseje esperar de tres a cuatro meses (estos plazos varían en función de cada caso) antes de pasar a la siguiente fase, ya que el hueso necesita cierto tiempo para regenerarse.

Construcción de la corona

Una vez que el implante está bien fijado al hueso (actuando como una raíz), se crea una corona sobre él para que se asemeje a los otros dientes originales en términos de apariencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *