Higiene bucal en pequeños

Una buena higiene bucal o bien bucal debe ser parte de la rutina de los pequeños y para esto es preciso que se establezca la adopción de hábitos como el cepillado, la limpieza con hilo bucal, el enjuague y la visita periódica al dentista o bien higienista bucal.

Es esencial destacar que los inconvenientes y enfermedades de tipo odonto-estomatologicas más usuales se deben a una incorrecta o bien deficiente higiene bucal o bien bucal como la aparición de la placa bacteriana, el sarro, la caries, entre otras muchas. En el presente artículo te vamos a hablar sobre la higiene bucal en pequeños y te indicaremos cuales la manera adecuada en la que debe hacerse el cepillado bucal.

¿De qué manera ha de ser la higiene de los dientes?


La buena higiene bucal debe empezar por el cepillado de los dientes de forma conveniente, el que debe efectuarse tras cada comida, de la ingesta de bebidas, gominolas y piscolabis o bien cualquier otro alimento; el cepillado que no puede faltar, es el de tras la cena o bien de la última comida ya antes de dormir. No obstante, el cepillado en demasía puede repercutir en un desgaste temprano del esmalte bucal, con lo que se aconseja que se efectúen entre 2 y 3 cepillados diariamente.

Aparte de asegurar el cepillado bucal por lo menos tras cada comida, y en especial por las noches, para lograr una conveniente higiene bucal es esencial habituarse a utilizar de forma rutinaria el hilo bucal tras cada cepillado. Recuerda que por muy eficiente que pueda ser el cepillo bucal empleado, siempre y en toda circunstancia quedan ciertos restos de comestibles en los dientes que al acumularse forman la placa bacteriana.

Otra de las cosas que deben hacerse es quitar hábitos que puedan dañar la dentición, en el caso de los pequeños, por poner un ejemplo, el consumo excesivo de gominolas por ser los primeros responsables de la aparición de la caries y de la erosión del esmalte de los dientes.

Asimismo es esencial que se vigile que los pequeños lleven una dieta equilibrada que incluya calcio, fósforo, magnesio y vitamina C y D, nutrientes esenciales que asisten a sostener la higiene bucodental, y visitar al dentista cuando menos una vez por año.

Técnica adecuada de cepillado bucal

El cepillado bucal es imprescindible en el mantenimiento de una buena higiene bucal, con lo que se aconseja hacerlo tras cada comida y que de preferencia se use un cepillo mediano de cerdas y mango recto, lógicamente acompañado de una buena crema bucal que de ser posible contenga triclosan.

Los próximos son los pasos convenientes para poner en práctica la técnica adecuada de cepillado dental:

  • Pone las cerdas del cepillo sobre la encía con un ángulo de cuarenta y cinco grados, las cerdas deben tomar contacto con la superficie bucal y la encía.
  • Debe cepillarse suavemente la superficie externa de los dientes con un movimiento de barrido de adelante cara atrás. Este proceso debe hacerse por conjuntos de cada 2 o bien 3 dientes.
  • Trata de sostener un ángulo de cuarenta y cinco grados con las cerdas en contacto con la superficie bucal y la encía. Cepilla suavemente utilizando un movimiento de barrido y efectuando al tiempo un movimiento de adelante cara atrás sobre la superficie interna.
  • Inclina el cepillo verticalmente tras los dientes frontales. Efectúa múltiples movimientos de arriba cara abajo usando la parte delantera del cepillo.
  • Pone el cepillo sobre la superficie masticadora y efectúa un movimiento suave de adelante cara atrás. No olvides cepillar también la lengua para quitar las bacterias causantes del mal aliento.
  • Para aplicar los pasos mentados solo precisarás 2 minutos.

Relevancia de la higiene bucal en los pequeños


Cuidar la higiene bucal en los pequeños es igual o bien más esencial que en el caso de los adultos, pues a lo largo de los primeros años de vida es que se adquiere el hábito de su mantenimiento que garantizará que se sostenga el cuidado de los dientes cuando los pequeños medren.

Por tal razón, no debe obviarse la relevancia de la higiene bucal y los progenitores deben trabajar este proceso a fin de que los más pequeños también consideren esencial la limpieza bucal. Si se logra que los pequeños aprendan esto, los progenitores estarían garantizando que sus hijos puedan llevar una vida sana y limpia, y además de esto que se eviten diferentes enfermedades relacionadas con los dientes y la boca.

Pon en práctica estos pasos a fin de que los pequeños aprendan la relevancia de la limpieza dental:

  • Explica a los pequeños la necesidad de realizar el hábito del cepillado bucal a diario y para esto debes hacer que prosigan tu ejemplo.
  • No hagas que tu hijo sienta que el cepillado bucal es un castigo, si prefieres puedes enseñarlo a verlo como un hábito normal empleando juegos cuando llegue la hora del cepillado.
  • Trata de que cuando le llegue la hora de cepillarse el pequeño este contento y relajado, a fin de que no sienta que esta es una actividad un tanto latosa.

Consecuencias de una mala higiene bucal


Las consecuencias directas de una mala higiene bucodental están de manera estrecha relacionadas con la cavidad bucal y ocasionan en general trastornos periodontales. No obstante, el hecho de desatender la limpieza bucal también puede provocar enfermedades más graves, como las cardiovasculares.

La problemática radica en que exactamente las mismas bacterias que tenemos presentes en la boca, cuando aparece algún cuadro infeccioso o bien inflamatorio pueden generar enfermedades. Una de las primordiales afecciones que causa la mala higiene bucodental es la cardiovascular, tanto por la propia invasión de las bacterias que llegan al corazón, como por la mediación de factores que actúan cuando hay un cuadro inflamatorio y que por sí mismos pueden lesionar otras unas partes del cuerpo.

La mala higiene bucal también puede desarrollar exceso de placa bacteriana, la capacitación de sarro, halitosis, caries, periodontitis y piorrea. Otro inconveniente recurrente que afecta a los pequeños, es la famosa gingivoestomatitis hermética, que se trata de una manera de manifestación del contagio por el virus del herpes simplex, que entonces vuelve a manifestarse en forma de herpes labial. Para sostener boca saludable debes:

  • Sostener una higiene bucal conveniente, que incluya el cepillado 3 veces al día, enjuague oral y también hilo bucal para adecentar las zonas donde el cepillo no llega.
  • Visitar al dentista cada 6 meses.
  • Sostener una alimentación sana.
  • Enseñar a los pequeños en lo que se refiere a los hábitos higienico-dieteticos a fin de que sostengan su boca sana.

Otros artículos que te pueden interesar sobre la higiene bucal y salud normalmente en los pequeños


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *