Habilidades sensibles ▷ cuatro juegos para desarrollarlas en pequeños

Mucho sabemos ya sobre la relevancia de desarrollar las habilidades sensibles en los pequeños desde la que son pequeños, si bien es preciso que aprendamos a transmitirlas a fin de que las aprendan.

Pensamos que, si el lenguaje de los pequeños es el juego (tal y como mantienen muchos pedagogos y en verdad, compartimos esta teoría) entonces lo mejor que podemos hacer es enseñarles a través de el juego. Ahora, vamos a ver juegos y actividades para desarrollar, de forma amena y práctica, las habilidades sensibles en los pequeños.


cuatro Juegos para desarrollar habilidades sensibles

Estos juegos de cara al desarrollo de las habilidades sensibles se pueden hacer tanto en el hogar como en el sala.

Aprendemos a reconocer y nombrar nuestras emociones

Materiales: fotografías de diferentes personas (pequeños y adultos) que estén expresando diferentes emociones: tristeza, alegría, amor, dicha, enfurezco, etcétera

Ten presente que los pequeños menores de cuatro o bien cinco años no van a reconocer muchas emociones, conque si los pequeños son menores a estas edades, elige fotografías bien diferentes: tristeza, alegría y enfurezco.

Opción: asimismo puedes decantarse por buscar dibujos de semblantes expresando diferentes emociones o bien emoticones (con los que los pequeños actuales se sienten muy familiarizados) para poder reconocer las diferentes emociones.

Activa del juego: El juego consiste en presentarles todas y cada una de las fotografías (emoticones o bien dibujos de los semblantes) y después contar historias breves. Por ejemplo: juan iba caminando por la calle, se tropezó y se cayó al piso. Al levantarse sentía un enorme dolor en su rodilla izquierda con lo que se sintió muy…. (Deja que los pequeños respondan con la fotografía, dibujo o bien emoticón adecuado).

Como actividad extra, puedes solicitarles a los pequeños que lleven gacetas o bien periódicos con fotografías de personas expresando diferentes emociones y que mismos las juntes de manera que queden todas y cada una de las fotografías agrupadas conforme las emociones expresadas: un conjunto de emociones de tristeza, otro  de ira, otro de alegría, etcétera Queja las fotografías sobre una cartulina y deja exactamente la misma en el salón a fin de que los pequeños puedan mirar la actividad toda vez que precisen reconocer un sentimiento en ellos mismos.

El espéculo de las emociones

Materiales: Este juego es sencillísimo y entretenido. Solo necesitaremos un espéculo mediano (donde los pequeños puedan verse), hojas para dibujar y lapiceros.

Edades de los pequeños: desde los cuatro años de ahora en adelante

El juego tiene 2 formas de poder hacerse: con emociones reales de los pequeños o con situaciones simuladas. Muchos pequeños no desean dibujar o bien pintar cuando están enojados por algo. De ahí que, la segunda opción, nos semeja más conveniente. No obstante, la primera es considerablemente más representativa para ellos y les deja reconocer cien por ciento sus emociones.

Activa del juego: Pone el espéculo frente al pequeño. Si decides expresar las propias emociones del pequeño, entonces sencillamente deberá reconocer qué emoción se refleja (de él mismo) en el espéculo. Entonces va a deber dibujarla en la hoja de papel.

En el caso de que decidas simular las emociones; debes meditar en diferentes situaciones (similares a la del juego precedente). Por ejemplo:

Te hallas a puntito de ver una película con mamá y papá. Es una película que has aguardado bastante tiempo verla junto a ellos. De repente suena el timbre de la casa. Mamá se levanta. Tú te (enojas, alegras, etcétera Deja que el pequeño reconozca su emoción). Entonces intercambia algo con quien está al otro lado de la puerta. Cierra la puerta y se aproxima al sillón con un bulto ¡Ha comprado algo para comer mientras que miramos la película! Tú te siente (feliz, desconcertado, alegre, triste, etcétera.

El juego de la memoria con las emociones

Este juego consiste en conseguir 2 fotografías (puede ser de exactamente los mismos pequeños) de cada emoción:

  • dos fotografías del pequeño alegre
  • dos fotografías del pequeño triste
  • dos fotografías del pequeño enojado
  • dos fotografías del pequeño con temor
  • dos fotografías del pequeño con calma

Corta las fotografías más o menos de cuatro cm x cuatro cm y pone en la parte inferior de cada fotografía, la emoción que representa.

Entonces voltea todas y cada una de las fotografías y mézclalas. Acomódalas a fin de que los pequeños empiecen (por turnos) a dar vuelta las fotografías hasta localizar cada par.

Jugamos y pintamos con nuestras emociones

Esta actividad se puede hacer en cualquier sitio, si bien es conveniente que los pequeños cuenten con un espacio abierto.

Materiales: cartulinas, témperas, pinceles, música variada.

Activa del juego: el juego consiste en que cada pequeño elija una cartulina (la que ha de estar pegada a la pizarra o bien sosten a algo vertical). Se pueden utilizar caballetes de pintor para pequeños.

Se dispone, a su alcance, témperas, crayones, agua, pinceles, etcétera Es recomendable que los pequeños cubran su ropa con algún protector para eludir mancharse mucho. Entonces se pone la música. Precisamos seleccionar música muy, muy diferente y variada a fin de que los pequeños puedan expresar lo que esa música les genera. Ahora, se les solicita que pinten algo de forma libre mas que, al hacerlo, expresen lo que esa música les representa.

Pasados diez o bien cinco minutos, podemos mudar la música a fin de que los pequeños expresen (en otra cartulina) aquello que esa otra música les inspira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *