Los secretos de una fiesta de San Valentín exitosa

¿Regalos San Valentin? ¿Sorpresas para el día de los enamorados? Si quieres que el próximo 14 de febrero se convierta en una fecha inolvidable para los dos, toma nota de los consejos que aquí te damos. ¡Vuestra fiesta será un auténtico éxito, sea cual sea el momento por el que atraviese vuestra relación!

El factor sorpresa

Cualquier detalle, si llega sin esperarlo, resulta más especial. Por supuesto, la fiesta en sí misma puede ser una sorpresa. Pero también lo pueden ser todos los elementos de la velada. Por ejemplo, si optas por un formato de juego a base de preguntas o pruebas, cada recompensa puede ser una pequeña gran sorpresa. O si organizas una cena, cada momento puede dejar con la boca abierta a tu pareja, desde los entrantes hasta los postres… y más allá.

La diversión, que no falte

La fiesta de San Valentín perfecta es aquella en la que la sonrisa nunca se borra de la boca. Muchas son las ideas que puedes pensar. Por ejemplo, una cena con mucho picante, en todos los sentidos: picardías, juguetes y otros muchos objetos, pero siempre desde un punto de vista divertido. La opción opuesta también puede ser de lo más gracioso: una fiesta de pijamas, con batamantas, pantuflas… y cualquier otra excusa para estar bien arrimados. O incluso una cena-fiesta tematizada, por ejemplo, a lo ‘First Dates’, como si de este famoso programa de televisión se tratara.

La personalización para hacerlo más especial

Todo puede ser gracioso y sorprendente, pero con un punto de personalización se convertirá en algo mucho más especial. En este sentido, las fotografías son las mejores aliadas, especialmente para evocar momentos felices de la pareja. Los nombres grabados o serigrafiados también son recursos sencillos y efectivos para personalizar la fiesta de San Valentín. Y las frases que conecten con sentimientos y recuerdos personales darán igualmente en el clavo.

Que se note esfuerzo por agradar

En la actualidad hay tiendas y profesionales que se dedican a organizar fiestas y preparar regalos de San Valentín. Y lo ponen todo en bandeja, nunca mejor dicho: cenas y desayunos ya servidos, decoración a medida, etc. Pero para conquistar de verdad a la otra persona, ésta debe notar que ha habido un gran esfuerzo detrás de la organización. Un esfuerzo que se puede notar en muchos aspectos: por ejemplo, en recabar información sobre los gustos de la otra persona (si aún estáis en fase inicial) o en reunir detalles fuera de lo común, como el menú de vuestra primera vez.

Que perdure en el tiempo

Por desgracia, vuestra fiesta de los enamorados se os hará corta, aunque eso es una buena señal. Pero a través de unos buenos regalos San Valentin será eterno en vuestros corazones, en vuestra memoria… y en vuestro día a día. Existe una gran cantidad de artículos que os pueden hacer recordar esta mágica fiesta a diario. Desde pequeños detalles como las clásicas tazas de desayuno a cuadros que inmortalicen la velada, procedentes por ejemplo de un photocall original. ¡La lista de regalos es enorme y el límite lo pone vuestra imaginación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *