Factores críticos de éxito. Los diez puntos esenciales

Si me solicitaran que afirmara diez claves, diez principios críticos de éxito, o sea diez puntos en los que creo hay que enfocarse para lograr el éxito, afirmaría los próximos.

Por si acaso no me he explicado, lo que haré es contestar a el interrogante de: Agustín, por norma general, ¿qué cosas debería hacer yo para lograr el éxito? O sea, ¿exactamente en qué debo enfocarme, qué debo cultivar, qué debo hacer, exactamente en qué me debo centrar?

El día de hoy trato esos diez factores críticos de éxito. Si bien ya antes debo decirte algo…

Anteriormente a centrarte en esos factores críticos de éxito…

Una pregunta que creo que es fundamental para todo es ¿porqué?

¿Porqué haces algo, porqué deseas algo, porqué vas algún sitio, porqué te comportas así…?

Si en el momento en que consigues la contestación prosigues preguntándote porqué, y porqué, y porqué… puedes llegar a un sitio ignoto que te sorprenderá.

Por ejemplo: ¿porqué deseo una pareja? Para no estar solo. ¿Porqué no deseo estar solo? Por el hecho de que me asusta. ¿Porqué me asusta? Y de este modo hasta el momento en que te aburras…

Hay cosas que todo el planeta da por sentado, cosas que todo el planeta quiere: éxito, exuberancia, salud, amor, libertad, alegría…

Mas en alguna de ellas te puedes llevar una sorpresa en el momento en que te preguntes sinceramente si verdaderamente la quieres o bien no.

Si realmente a ti el éxito te da lo mismo, a niveles francos y profundos, no tienes por qué razón hacer caso a ningún principio ni a ninguna clave.

Si has llegado a la conclusión de que sí, de que lo quieres, entonces seguimos…

diez principios críticos de éxito

# 1 Pasión

Toda vez que alguien me pregunta (esta tarde, por servirnos de un ejemplo), de qué forma comienzo le digo que determinando lo que le guste, escogiendo lo que le guste. Ese es el paso inicial.

Sin pasión no vale la pena hacer nada pues lo pasarás mal y tarde o bien temprano, o bien lo vas a dejar si no marcha, o bien seguirás si marcha transformándote en un persona con dinero mas infeliz.

Si no te agradan las cosas, no las hagas. Este es un principio que tengo muy arraigado en mi vida. Es muy simple. No te agrada, no lo hagas. No tengo más que decir.

Y si eres de natural trágico y estimas que no existe nada que en especial te apasione en la vida, bueno, podemos conformarnos con algo que te guste, que te divierta. Tampoco es preciso que experimentes clímax continuos en cuanto hagas, con que te genere unas admisibles dosis de bienestar y alegría está bien.

Acá puedes aprender más sobre la pasión por el trabajo…

# dos Autoestima

La autoestima es otro requisito esencial y tiene mucho que ver con la autoconfianza.

Debes comprender y admitir que eres capaz de hacer cosas.

Todos, obviamente, no somos buenos para todo, mas sí para ciertas o bien muchas cosas. Céntrate en esas y da gracias por tener destrezas, valores o bien capacidades determinadas.

Insisto en que todos tenemos cosas buenas en las que enfocarnos. Hacerlo en ellas y no las que nos faltan es un síntoma de sabiduría aparte de algo muy práctico.

# tres Enfoque

Lo he dicho muy frecuentemente y es un principio harto repetido en la física cuántica y en un montón de sitios: aquello en lo que te enfocas se expande.

Estoy seguro aun de que te ha pasado: decides, si bien solo sea fantaseando, que deseas comenzar un negocio de algo, y empiezan a aparecerte imágenes, libros, personas, frases… con relación a ello.

Yo toda vez que deseo comenzar algo me enfoque en ello y empieza a aparecer la información a mi alrededor. Es muy mágico. Todo cuanto precisas ya existe y empieza a desplegarse frente a ti. ¡Es tan desprendida la vida! Desea que alguien desee empezar a hacer algo para ayudarle…

¿Y sabes porqué? Por el hecho de que el cosmos te precisa para proseguir. Y no prosigo por acá pues parecería Paulo Coelho en El alquimista… 😃.

Mas en serio: cuando te enfocas en las cosas empieza a aparecer lo que precisas.

# cuatro Capacitación

Otro tradicional.

Creo que absolutamente nadie vacilaría de la relevancia de la capacitación. Lo esencial en la actualidad es saber distinguirla, filtrarla.

Para mí es parcialmente sencillo: determino meridianamente lo que deseo lograr y aprendo o bien investigo de aquello que me conduce de forma directa a ese fin.

Sin duda en el momento en que te pongas a buscar cosas aparecerá una cantidad ingente de información. El interrogante que debes hacerte ya antes de zampártela toda es: ¿me lleva esto de manera directa a donde deseo?, ¿me sirve precisamente para lo que deseo lograr?, ¿está en relación directa con lo mío?

No es suficiente con que la información sea esencial, por el hecho de que cosas esenciales existen muchas. Debe ser esencial, de manera directa conducente a tu fin.

# cinco Dedicación

Esto es a lo que ciertos llaman esmero.

La gente afirma con la boca grande: hay que esmerarse mucho para llegar a donde quieres…

Bueno, sencillamente creo que hay que dedicarse a ello.

Obviamente, si deseas algo debes ponerte a ello, mas eso no quiere decir que debas matarte ni que deba transformarse en un sinvivir. Significa sencillamente que debes prestarle tu tiempo y tu energía a aquello que deseas.

Dedicarte a algo, ser incesante en ese algo con dulzura, calma y fluidez, acariciando las cosas y no encarándote con ellas, te aseguro que da mucho mejores resultados que estresarte y enfocarte en lo que te cuesta, lo que te falta o bien lo que no sabes.

Sin calma, para mí, no hay posibilidad de hacer nada.

Si deseas saber porqué estoy contra el esmero, acá tienes mi manifiesto >>>

# seis Toma de resoluciones

Con tus elucubraciones hechas, tus estrategias formadas, tus fines ciertos, llega el instante de tomar resoluciones.

La toma de resoluciones se transforma en un bloqueo esencial para muchos, y lo hace por algo que está siempre y en todo momento presente en la vida: no hay nada absolutamente bueno ni malo (si no, sería muy simple). Las cosas tienen aspectos negativos y aspectos positivos y hay que calibrar, hay que utilizar la balanza.

Puesto que, en el momento de decidir, te hallarás con que ninguna resolución es la inmejorable, por el hecho de que siempre y en todo momento va a haber cosas o bien aspectos que no te agraden, la solución para mí es muy sencilla: adopta la resolución menos mala, la que menos inconvenientes te presente.

Haría esto, mas es que…

Ya, de ahí que te he dicho que no hay nada perfecto, elige lo que menos inconvenientes te plantee…

# siete Acción

Paso siguiente sin el que no lograrás ni éxito ni nada: pasar a la acción.

Otra tradicional ocasión para bloquearte.

Es que tengo miedo…

Bueno, puesto que lo haces con temor y ya se te pasará…

Yo a veces me digo que debo procurar lograr que las cosas se generen por arte de birlibirloque, sin moverme del sofá de casa, sería tan cómodo… Mas todavía no lo he logrado 😃.

# ocho Congruencia

Me semeja fundamental ser congruente en todo y no creo que pueda alcanzarse el éxito sin este requisito.

Siempre y en toda circunstancia he dicho ser congruente es presentar una concordancia entre lo que afirmas, lo que sientes, lo que piensas y lo que haces. Siento algo, lo pienso, lo digo y lo hago.

En el caso específico que tratamos en el presente artículo creo que debe haber una enorme concordancia entre lo que persigues, lo que decides, lo que haces… Esencialmente que debe haber una enorme correspondencia entre los diez principios que tratamos en el artículo. Todo debe estar con perfección alineado y deslizarse fluidamente para lograr un todo homogéneo.

# nueve Responsabilidad

Imagino que no vas a ser de esos que le echan la culpa al mundo entero.

Los ricos le echan la culpa a los pobres, los pobres le echan la culpa a los ricos… y todo el planeta le echa la culpa al gobierno (cuando al gobierno lo han escogido ).

Creo que no vale la pena dedicar un buen tiempo a esto. Las personas deben ser responsables y aceptar las consecuencias de lo que hacen. El único causante de todo es uno mismo.

Cuando algo me ha salido mal, francamente, no se me ha ocurrido echarle la culpa a absolutamente nadie. Me ha salido mal, por algo va a ser, algo habré hecho mal.

Una de las cosas más patéticas es cuando los emprendedores fracasan clamorosamente con un producto y le echan la culpa al mercado, que según parece no está preparado, o bien a la gente, que es tonta… Yo me muero de la risa y digo: pobrecito, el planeta no te entiende, no está listo para percibir la verdad de un mesías como… Y me parto.

# diez Aceptación

La aceptación es corolario de lo precedente.

Hay que admitir la realidad, las consecuencias, los resultados… Hay que admitir que el planeta es como es y no enmarañarnos en luchas mentales.

Como ya he escrito sobre esto, no me extiendo considerablemente más.

Acá puedes aprender más sobre la aceptación de la realidad >>>

Y ya antes de terminar, habrás visto que no he hablado del talento como uno de los principios claves.

Para mí no es esencial. Puedes no ser bueno en algo y aprenderlo. Hoy día las posibilidades de capacitación y aprendizaje son infinitas. Y muy frecuentemente sin costo. No creo que debas ser un lince en algo para triunfar. Si bien no seas bueno en algo, si te agrada, te enfocas y te formas puedes triunfar del mismo modo.

Y bien, ¿te agradó el artículo? ¿Agregarías algún principio o bien clave más?, ¿piensas que falta algo?

Y por favor, ¿lo compartirías en tus redes? Desde ahora te doy un millón de gracias… 🙏

Asimismo puede interesarte

The following two tabs change content below.

Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, desarrollo personal, talento y conocimiento. Me encantaría asistirte a llegar a ese sitio en el que eres verdaderamente y puedes producir riqueza. Mi lema: somos autores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no deseas perderte nada, te recomiendo ser parte de la comunidad acá).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *