Enfermedades en las encías: importancia de un correcto tratamiento

La gingivitis y la periodontitis representan las dos enfermedades que se producen en las encías y su aparición se ocasiona por orígenes tan diversos como la mala higiene bucal o como síntoma evidente de una enfermedad cardiovascular.

Las enfermedades en las encías pueden aparecer en cualquier momento y su origen siempre suele ser el mismo: la placa bacteriana. La placa bacteriana y el sarro representan una película de color blanco o amarillento que recubre las piezas dentales cuando las bacterias que quedan en la boca tras las comidas, tras una mala higiene bucal o producto de un trauma, de manera que se reproducen y se alojan en la zona de las encías y los dientes.

En una primera etapa, cuando el sarro y la acumulación de placa desemboca en la gingivitis, la enfermedad puede ser invisible e incluso indolora para la persona, aunque la mayoría de las veces se manifiesta con encías rojas o sangrado al cepillarse los dientes. Cuando es grave -periodontitis o periodontitis avanzada-, la raíz del diente queda expuesta, se produce pérdida ósea y el dolor se convierte en insoportable. En ambos casos, y sobre todo una vez al año por revisión, es necesario acudir a especialistas como la Clínica Meddicus en Toledo, cuyos servicios orientados al tratamiento periodontal -de enfermedades de las encías, ligamentos periodontales y raíces de piezas dentales- son de los mejores que podrás encontrar.

La prevención es la mejor forma de cuidarse

Como se ha indicado antes, se ha observado la aparición de gingivitis en personas que tienen patologías crónicas o graves aunque su higiene bucal sea correcta. Sucede así con algunas enfermedades cardiovasculares y del corazón, algunos tipos de cáncer y enfermedades óseas.

Sin embargo, la mayor parte de las veces, las enfermedades en las encías se producen por malos hábitos o cuidados insuficientes. Así, fumar, beber alcohol o bebidas oscuras, no cepillarse los dientes al menos 3 veces por día, no usar el hilo dental, y sobre todo, no acudir con la frecuencia debida al dentista, son las razones de que se produzca la gingivitis y la posterior periodontitis, ya que una boca con buena higiene rara vez tendrá bacterias, y un profesional dental aplicará correctivos antes de que el mal pueda ser mayor, a través de tratamientos de periodoncia como los que se realizan en la Clínica Meddicus, que se realizan mediante un procedimiento por ultrasonidos indoloro, rápido y con resultados envidiables.

Principales síntomas de enfermedades de las encías

Las enfermedades de las encías pueden ser totalmente indoloras, lo que puede representar un factor de riesgo, ya que una persona puede estar padecimiento de gingivitis o hasta de periodontitis, y no ser consciente de ello hasta que ya es demasiado tarde y aparecen algunos de los síntomas más graves -caída de los dientes, rotura de las encías, infección de las raíces dentales, dolor insoportable al masticar o sensibilidad a las temperaturas- y su tratamiento es más difícil.

No obstante, en la gran mayoría de los casos, la gingivitis se manifiesta por encías hinchadas, enrojecidas o con un aspecto traslúcido, así como también con encías que parece que se alejan de los dientes, dejándolos aún más al descubierto. En el caso de la periodontitis, además de los signos anteriores, es frecuente advertir que los dientes pueden estar flojos, existe la aparición del mal aliento o incluso las encías pueden volverse blancas -como signo de una evidente infección con pus visible-.En cualquier caso, como se ha indicado antes, las enfermedades de las encías, una vez aparecen sólo tienen un modo de ser erradicadas sin que generen estragos en la persona: yendo al dentista. Sólo los tratamientos periodontales son capaces de corregir estas patologías que pueden ser muy graves en sus efectos, aunque en los casos en que las enfermedades periodontales sean sólo una consecuencia de una patología aún más grave, será conveniente acudir a diversos profesionales para determinar el origen real y realizar el tratamiento adecuado y a tiempo, antes de que pueda -el padecimiento originario- repercutir en otras partes del cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *