¿En qué momento dar el paso de autónomo a empresa?

Cuando uno apuesta por crear su negocio, lo normal es registrarse como autónomo. Esta elección fiscal presenta numerosas ventajas, mas asimismo demasiados inconvenientes. De esta forma, llega un instante en el que ser autónomo supone enfrentarse a abundantes inconvenientes, con trámites impresionantemente largos y, sobre todo, una fiscalidad inabarcable.

(Este artículo NO ha sido escrito por mí, sino es una cooperación externa)

Si asimismo has experimentado esta frustración, tal vez ha llegado el instante de barajar transformarse en una compañía, así sea como sociedad limitada o bien como sociedad anónima. Mas, si ignoras exactamente en qué consiste esta trayectoria, acá te lo contamos.

Diferencias básicas entre los autónomos y las compañías

Si bien pienses que es un cambio profundo para tu negocio, la transición de autónomo a empresa va a tener efectos en fiscalidad o bien responsabilidad, mas tu forma de trabajo proseguirá siendo exactamente la misma o bien, aun, más simple de ejecutar.

1. Impuestos

Como vas a saber, los autónomos presentan el impuesto de IRPF, un impuesto progresivo que aumenta conforme los ingresos se disparan. Por su lado, las compañías cuentan con el impuesto de sociedades (IS) que, si bien supone un impuesto del veinticinco por ciento , es un tipo fijo. Esto causa que muy frecuentemente sea preferible la constitución de una sociedad, en especial en el caso de contar con ingresos elevados.

dos. Administración y servicios complementarios de los bancos

Al paso que los trámites a los que un autónomo está obligado pueden ser calculados y presentados por él mismo (IRPF, Impuesto sobre el Valor Añadido o bien cuota de autónomo), las sociedades precisan de ayuda externa para múltiples labores, desde la propia constitución empresarial hasta la presentación de cuentas en el Registro Mercantil.

Mas, si bien esta ayuda externa pueda ocasionar pavor a simple vista, la verdad es que numerosas entidades han facilitado sus servicios y trámites con los años. Por poner un ejemplo, Qonto deja delegar las gestiones de creación de empresa a fin de que te olvides de este complicado paso intermedio. Además de esto, si prefieres continuar siendo autónomo, puede decantarse por la creación de una cuenta orientada cien por ciento a pequeñas y medianas empresas y autónomos, merced a la que controlarás todos tus gastos.

tres. Capital para la constitución

En contraste al alta como autónomo, la capacitación de una compañía implica unos gastos para su constitución. En el caso de la sociedad limitada, se precisa un capital inicial de tres.000 €. Las sociedades anónimas, por su lado, son algo más costosas, puesto que es obligatorio contar con una cantidad de sesenta €. Sin embargo, cada una de estas formas mercantiles presenta distintas ventajas.

cuatro. Responsabilidad jurídica

Por responsabilidad jurídica se comprende la contestación del autónomo o bien empresario ante determinadas pérdidas o bien deudas. Una vez entendido este término, es esencial tener muy presente que la responsabilidad jurídica es una de las primordiales razones por las que abundantes autónomos se deciden por formar una sociedad.

De esta manera, al tiempo que un autónomo responde de forma ilimitada ante determinados inconvenientes fiscales, esto es, con su patrimonio personal, en la sociedad limitada las pérdidas empresariales son asumidas con el capital de la propia empresa, sin entrar en la situación personal de sus constituyentes.

Como ves, cada una de estas formas jurídicas tiene ventajas y desventajas. Sin embargo, si piensas en dar el paso a empresa, no te atemorices. Como hemos comentado, hoy día numerosas entidades han unificado los pasos y hacen todas y cada una de las gestiones para facilitar el trabajo a los empresarios.

Asimismo puede interesarte

The following two tabs change content below.

Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, desarrollo personal, talento y conocimiento. Me encantaría asistirte a llegar a ese sitio en el que eres verdaderamente y puedes producir riqueza. Mi lema: somos autores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no deseas perderte nada, te recomiendo ser parte de la comunidad acá).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *