El hurto de la campana. Fábula china popular

Existen muchas fábulas chinas que nos relatan historias y dejan grandes moralejas. Este es el caso de la fábula el hurto de la campana, que nos cuenta qué no podemos escapar, ni escondernos de las consecuencias de nuestros actos.


Fábula china “El hurto de la campana”

En un pequeño pueblo de China, vivía un hombre que todos conocían como Juan.

Los habitantes del pueblo donde vivía Juan, no estaban habituados a ostentar grandes lujos, viviendo con sencillez, armonía y lo mejor era que todos confiaban en el resto.

Él Juan jamás había si desee pensado en tener lujos y se sentía realmente bien con lo imprescindible para vivir.

Un día, juan se enteró que su amigo Horacio quien era el herrero del pueblo, recibió un encargo fundamental y decidió ir a visitarlo para saber más de esta nueva.

Juan busca a Horacio el herrero

Juan llego a la herrería donde Horacio forjaba cosas realmente útiles para la gente del pueblo y le preguntó por ese encargo que le habían hecho.

Horacio le respondió: — Los gobernantes de la urbe hicieron una enorme donación para la capilla de nuestro pueblo y me solicitaron que hiciese una enorme campana de oro sólido para ponerla en el campanario. — Como vas a poder ver, todos en el pueblo están contentísimos.

Mas justo en ese instante, Horacio estaba forjando la bella campana de oro y Juan se dejó cegar por el brillo de ese hermoso metal por lo bonita que quedaba.

Juan quedó caviloso y afirmó para sí mismo: — Si tuviese todo ese oro me iría de este pueblo, adquiriría una enorme casa al lado del río y jamás más debería trabajar.

— Además de esto, ¿Para qué exactamente pondrán una campana nueva en la capilla, si la que tiene de hierro está en estupendas condiciones? Mejor prefiero que ese oro sea para mí, ¡Me hace más falta!

Y de este modo, Juan empezó a trazar un plan para hurtar la nueva campana de oro, que pertenecía a todos y cada uno de los habitantes del pueblo.

El plan de Juan para hurtar la campana

Fueron pasando los días y cuando la campana estuvo lista, hicieron una enorme celebración en el pueblo para festejar que la pondrían en lo alto de la torre de la capilla.

Todos y cada uno de los habitantes del pueblo, festejaban el precioso trabajo que había hecho Horacio con la nueva campana.

Mas Juan era envidioso y no deseaba gozar de la celebración, que tenía baile, comida y mucha diversión.

Cuando llegó la noche, todos estaban cansadísimos y se fueron a sus casas a dormir.

Juan aprovechando la obscuridad, salió cara la capilla muy silenciosamente y comprobando que absolutamente nadie estuviese afuera, entró y subió al campanario.

Al llegar hasta la campana de oro, se percató de que era demasiado grande, pesada y que era imposible llevársela solo.

Exactamente  Juan no era un hombre muy inteligente y pensó: —Si le doy un golpe con el martillo, probablemente se va a romper y voy a poder llevármela en pedazos

De este modo, Juan le dio un martillazo mas no la quebró y en cambio, hizo teñir la campana con un enorme estrépito que hizo que todas y cada una de las personas del pueblo se despertasen y saliesen asustados.

Todos corrieron cara la capilla pensando que algo malo sucedía.

Juan se sintió atrapado y al no tener tiempo de escapar, atemorizado se escondió bajo la campana, mas el estruendos era realmente fuerte y le dolían los oídos.

Allá lo hallaron, pálido y tembloroso y al caer en la cuenta de lo que planeaba hacer, la gente del pueblo se puso colérica y lo desterraron por siempre.

Juan aprendió de la peor forma, que la ansía no es buen sentimiento y ahora por culpa de su avaricia se había quedado sin hogar, sin amigos y ya absolutamente nadie confiaría en él.


El hurto de la campana, una fábula china sobre las consecuencias de nuestros actos

Esta fábula China nos deja una moralizante moraleja y es que jamás vas a poder esconder las consecuencias de tus actos.

Podemos usar esta fábula china del Latrocinio de la campana para trabajar los próximos aspectos:

  • La confianza.
  • La sinceridad.
  • Que cada uno de ellos de nuestros actos tienen consecuencias.

Preguntas de entendimiento lectora sobre la fábula de la campana robada

Por último os dejamos unas preguntas sobre la fábula para trabajar la entendimiento lectora en pequeños.

  1. .¿A qué no estaban habituados los habitantes del pueblo?
  2. ¿Cuál era el oficio de Horacio?
  3. ¿Cuál fue el encargo que le hicieron a Horacio?
  4. ¿Qué fue lo que hizo Juan?
  5. ¿Qué consecuencias tuvo la resolución de Juan?

Asimismo te puede interesar: Estrategias para prosperar la entendimiento lectora en los pequeños

El hurto de la campana. Fábula china que nos enseña las consecuencias de sus actos Click para twittear


© dos mil veintiuno ▷ Educapeques ➡➤ [ El robo de la campana. Fábula china popular ] Fábulas para pequeños @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *