El acoso escolar influye de manera negativa en el desempeño académico

El acoso escolar es una de las grandes problemáticas de nuestros días. Se considera al mismo como una violencia escolar extrema. Se le conoce con otros nombres como hostigamiento escolar, maltrato escolar, matonaje escolar y asimismo como acoso escolar escolar. En esta definición se concentran las manifestaciones de maltrato sicológico, verbal o bien físico entre estudiantes. Este es un maltrato de forma reiterada sobre un cierto período temporal que se da en el sala y fuera de ella.

El acoso tiene efectos en el desempeño académico de víctima y atacante


El acoso acostumbra a darse básicamente entre los pequeños y pequeñas que se dirigen a la adolescencia. Lo que no excluye que pueda acontecer entre pequeños de menor edad. Acostumbran a ser las pequeñas las víctimas más usuales de acoso escolar, si bien asimismo los pequeños sobre este por la parte de otros pequeños. Contra lo que muchos pudiesen meditar, a pesar de las políticas para combatirlo. El acoso prosigue siendo un inconveniente que está lejos de desaparecer.

El acoso tiene un efecto en el desempeño académico tanto del atacante como de la víctima. Y la educación pierde cuando se dan estos casos. Aparte de la violencia que todos los años cobra vidas por esta problemática, asimismo muchos estudiantes abandonan la educación.
Recordemos que las víctimas del acoso escolar padecen alén de las salas o bien los patios de juegos. Padecen la pérdida de confianza y autoestima, aparte del daño físico.

Está comprobado que las víctimas de acoso escolar van perdiendo su seguridad y se sienten indefensos en el ambiente escolar. Así, desarrollan estados de ansiedad y depresión que en ciertos casos, les lleva a pensamientos suicidas. Y que puede, como lo hemos observado, llevarles al mismo suicidio. Su desempeño escolar baja, a resultas de la carencia de concentración, pérdida de memoria, y falta de atención. Esto le complica el aprendizaje y con el tiempo le lleva al abandono escolar.

Los pequeños o bien jóvenes que agreden y se transforman en hostigadores asimismo abandonan la escuela. Para los especialistas, los chicos y chicas que cometen acoso escolar son personas con baja autoestima y carentes de motivación escolar. Actúan por impulso, tienen contrariedades para concentrarse y alto déficit de atención. Esto tiene efecto en el aprendizaje que se les complica. Y esa situación que les frustra les ribera habitualmente a hostigar a otros.

Abandonan el aprendizaje en la escuela con frustración. Y habitualmente pueden aceptar una actitud delictiva. Con lo que la educación se ve enormemente perjudicada por el acoso escolar. Entre atacantes y víctimas, de año en año más pequeños y jóvenes abandonan la escuela. Lo que todos sabemos tiene un resultado deplorable en el desarrollo. La educación es imperativa para el progreso.

No son los hostigadores y acosados los únicos que encaran una situación negativa. Esta asimismo afecta a todo el ambiente que los rodea. El resto pequeños se ven orillados a una situación que no saben supervisar. Y en la que no conocen de qué forma encarar ya el acoso o bien la injusticia del mismo. Esto provoca cambios en su desempeño escolar. Y con el tiempo asimismo en su comportamiento. Pueden tornarse ególatras y pueden tener enfrentamientos entre sus valores y lo que les toca vivir.

Conque el resto de jóvenes o bien pequeños en la mitad de una situación de acoso escolar asimismo son perjudicados. No rinden académicamente, se repliegan para eludir ser acosados perdiendo su autoestima. Y asimismo pueden tornarse hostigadores si optan por admitir esta actitud como algo normal.

El acoso está de manera estrecha ligado a secuelas tanto sensibles como físicas. Esto causa que los pequeños y jóvenes que padecen del mismo sean más frágiles a sufrir inconvenientes mentales en su vida presente y futura. Es común diagnosticar agobio postraumático y depresión en aquellos que han sufrido violencia o bien acoso.

El acoso escolar conforme la UNESCO

acoso escolar
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) es un organismo especializado de las Naciones Unidas. La corporación se dedica desde hace bastante tiempo a trabajar en la busca de soluciones al inconveniente del acoso escolar. El pasado dos mil diecinueve, en el Foro de discusión Mundial de la Educación festejado en la ciudad de Londres, reunió a los ministros de educación de todo el planeta. La ocasión fue aprovechada para presentar su informe “Detrás de los números: Poner punto y final a la violencia y el acoso escolares”.

La UNESCO ha insistido a lo largo de un buen tiempo en la gravedad que supone esta problemática estudiantil. Y si bien numerosos países trabajan para combatir exactamente la misma, falta todavía mucho por hacer. En el informe de la UNESCO se dieron a conocer datos sobre la violencia y acoso escolar con datos mundiales y regionales. Basados en encuestas efectuadas en más de cuarenta y cuatro países del planeta.

Se sabe conque uno de cada 3 estudiantes ha sido intimidado por sus compañeros. Y que el acoso ya no se restringe al acoso escolar en el entorno de la escuela, asimismo hay acoso online y el acoso telefónico.

De qué forma eludir el acoso escolar

La labor de suprimir esta problemática no se restringe a las autoridades estudiantiles y profesores. Los progenitores y ciudadanos deben participar en la busca de un planeta inclusivo sin acoso escolar. La mejor forma de batallar contra la violencia escolar es implicarnos en la educación de los pequeños. Desde casa deben conocer qué es el acoso escolar y por qué razón no deben ejercer exactamente el mismo.

Como adelantarles que si son víctimas deben informar en casa de manera inmediata. Asimismo han de ser informados por sus progenitores de que el respeto a el resto debe primar siempre y en todo momento. Establecer una relación de confianza que deje a nuestros pequeños y jóvenes a expresarse con sus progenitores. Esto aumenta su autoestima por el hecho de que saben que van a ser escuchados cuando precisen.

Hay que estimular a los pequeños a fin de que desarrollen su carácter y sus aficiones. Los progenitores y resto de la familia deben sostenerse informado sobre las actividades de los pequeños, sus amigos y lo que sucede en la escuela. Así van a poder advertir una situación si llega a provocarse.

Las premisas son enseñarles el respeto cara el resto por medio de nuestras acciones. Sostener siempre y en todo momento abiertos los canales de comunicación. Informarse siempre y en toda circunstancia sobre el desempeño y experiencias escolares. Enseñarles lo que es adecuado y lo que no. Qué es el acoso y qué deben hacer frente a una situación de violencia y acoso escolar.

Los progenitores asimismo padecen con el acoso

Frente a una situación de acoso escolar, los progenitores de la víctima asimismo padecen. Son sometidos a un estado de dolor por la situación que atraviesa su hijo o bien hija. Y asimismo padecen de una carga de agobio. Lo primordial para los progenitores. es estar claros sobre lo que es esta problemática. Examinar cualquier accidente que pueda suceder en el sala o bien en otro ambiente con pequeños y jóvenes. Observar con regularidad a sus hijos. Si manifiesta ansiedad, si un día aparece con cardenales, si no desea ir a la escuela, si se aísla o bien no tiene amigos.

Si solicita dinero más del preciso, si se le pierden sus objetos, si semeja preocupado. Asimismo si se presentan capítulos recurrentes de pesadillas, si padece de ira o bien retraimiento. Y si manifiesta enfermedades físicas infrecuentes y descartadas por un médico. Son signos de que hay que hacer un alto, consultar, charlar con él, con los profesores y tomar medidas de protección. El apoyo y la comunicación como ya se afirmó ya antes, son esenciales en esta situación.

Y no debemos olvidar que los progenitores de un pequeño o bien joven hostigador se encaran a un inconveniente no simple de solventar. En esos casos, pueden sentirse agobiados por la culpa o bien el sentimiento de fallar en la educación del hijo. Los progenitores deben buscar ayuda profesional para el hijo que hostiga. Y deben desde entonces, trabajar en el sentido de que supere la actitud que le lleva a hostigar. Como en todos y cada uno de los casos, los progenitores asimismo precisan terapia para enfrentar la situación y darle solución.

El respeto es la base de las relaciones humanas. Y en el ambiente escolar como en el laboral y el social este debe predominar. Lucharemos con eficiencia contra el acoso con la educación en el respeto de las jóvenes generaciones. Si bien asimismo es preciso que se formen los educadores y que se legisle para resguardar a las víctimas. En ese camino vamos a poder conseguir un planeta en que la lacra del acoso escolar y toda forma de acoso desaparezca un día.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *