Economía colaborativa – Agustín Grau

La humanidad ha avanzado mucho desde sus inicios… ¿Te has preguntado alguna vez por qué razón? La economía colaborativa tiene algo que decir…

(Este es un blog post convidado de Alexis González – Ver Bio al final del blog post -)

Desde aquellos primeros homínidos que comenzaron a fabricar sus aparejos para apresar y demás, hasta la tecnología de actualmente, ¿han sido los grandes inventos lo que nos han tolerado avanzar como especie?

Sin ningún género de dudas exactamente los mismos han tenido una contribución relevante, mas más esencial ha sido un segundo factor: la cooperación.

El reparto de labores y la organización colaborativa entre individuos es lo que indudablemente ha sido determinante en nuestro avance y éxito como especie.

Probado está que actuar en conjunto siempre y en todo momento tiene un mayor beneficio y seguridad que hacerlo por libre. Hoy día, merced al apogeo de internet y las redes sociales, esto se hace más patente que jamás. La capacidad de comunicación y cooperación se ha multiplicado exponencialmente y ha dado paso al nacimiento de un nuevo modelo de economía.

¿Conoces, puesto que, la economía colaborativa?

Si no la conoces, deberías, por el hecho de que ha llegado para quedarse y sus beneficios son múltiples.

¿Qué es la economía colaborativa?

La economía colaborativa es un nuevo modelo de economía basado en la capacidad que tienen las nuevas tecnologías de poner en contacto a individuos de todo el planeta con ciertas necesidades en común.

De esa manera, estas personas pueden organizarse y sacar mayor provecho de sus recursos -y los de otros- para conseguir un beneficio que puede ser económico, cognitivo, experiencial, personal

Todo eso implica más ahorro, mejor educación, menos polución, mayor productividad, más posibilidades y más comunicación.

Examinando los inconvenientes y ventajas

Como todo en esta vida, la economía colaborativa no es la panacea.

A mi modo de ver, las bondades vencen a los defectos, mas merece la pena examinar los dos lados para poder sacar conclusiones.

Entre los pros de la economía colaborativa destacan:

  • El ahorro: Al eliminarse los intercesores y compartir los recursos, la eficacia aumenta y por lo tanto el costo para el usuario reduce.
  • El medioambiente: El mejor aprovechamiento de los recursos favorece a un menor desgaste ecológico y en consecuencia a una minoración de la polución.
  • La pluralidad: El abanico de opciones de elección aumenta sensiblemente debido al acceso a opciones que hasta el momento eran impensables.
  • La comunicación: Está claro que para cooperar hay que relacionarse. La economía colaborativa favorece enormemente la comunicación entre individuos. A pesares que en ocasiones pueda parecer que las nuevas tecnologías nos aíslan, en un caso así nos aproximan a más gente, favorecen la solidaridad, la confianza y la cohesión social.
  • El emprendimiento: Como ya te contó Agustín en este artículo, el crowdlending,, por poner un ejemplo, abre un planeta de posibilidades y comodidades a todo aquel que desee localizar financiación para emprender.

En el lado de los contras tenemos:

  • La regulación/legislación: Siendo algo nuevo, la economía colaborativa padece un vacío regulativo que lleva a enfrentamientos como el que vivimos entre los taxistas y Uber estos últimos años.
  • La concentración de poder: Si bien parezca contradictorio, muchas organizaciones que han comenzado siendo colaborativas -pese a continuar siéndolo con respecto a funcionamiento- han pasado a ser grandes multinacionales que controlan completamente el ámbito.
  • La desprotección: Los usuarios están expuestos a veces a inconvenientes debidos a la desregulación que te comentaba en el primer punto.
  • Los contratos laborales: Muchos de los trabajadores de plataformas colaborativas terminan padeciendo precariedad laboral a consecuencia de no estar asegurados, tener que cubrir costos de operación y la necesidad de inmediatez del servicio.

Ciertos ejemplos de plataformas basadas en la economía colaborativa

Ahora, te muestro ciertos ejemplos de economía colaborativa.

Todos marchan mediante la descarga de una aplicación móvil o bien mediante registro web si lo haces desde un pc.

Ciertos de estos casos seguro que te suenan, otros quizás te sorprendan. En todo caso, no son todos y probablemente, lo mejor está todavía por venir ?

Campo transportes

Tenemos un abanico amplísimo y reconocido en el planeta de los transportes:

  • Uber: Fue la primera en medrar velozmente y la que más ha puesto que charlar. Nació debido a la necesidad de sus creadores de hallar transporte en una fría tarde de invierno. Frente a la imposibilidad de localizar transporte público ni privado, pensaron en ello.
    Uber consiste en descargar una aplicación en el móvil a través de la que -anterior introducción de tus datos de pago- se muestran los automóviles libres a tu alrededor.
    Al escoger el vehículo deseado, este ve tu ubicación y asiste a recogerte. Al llegar, el móvil advierte el vehículo y el pago se hace de forma automática. Como es lógico, puedes elegir compartir el vehículo con otras personas y abaratar el costo del viaje.

Las otras alternativas que te muestro ahora marchan de forma afín como operativa en el móvil, mas tienen variaciones en el género de servicio que ofrecen:

  • Blablacar: En un caso así se pone en contacto a conductores y viajantes que deseen hacer un mismo recorrido y compartir gastos.
  • Cabify: Marcha como el modelo de taxi tradicional, mas con licencias VTC. Lo que escoges acá es el género de vehículo y recorrido. El aspecto colaborativo está en el lado del que ofrece el servicio, pudiendo taxistas ofrecerlo asimismo.
  • Amovens: Esta se fundamenta en arrendar tu turismo o bien compartir algún recorrido que vayas a efectuar con tu vehículo o bien en el de otros.

Campo alojamiento

El tema del alojamiento no iba a ser menos.

Entre las más conocidas tenemos:

  • Airbnb: Puedes registrarte y ofrecer tu residencia o bien habitaciones de exactamente la misma para arrendar. Tienes un fabuloso mapa que te enseña los alojamientos libres para la zona deseada en las datas establecidas. Todo ello al lado del costo por noche, el mínimo de noches a reservar y todos y cada uno de los servicios de que dispone el alojamiento (wi-fi, lavadora, cocina, etcétera).
  • Homeaway: Marcha de una forma afín a Airbnb mas está más enfocado a casas. Podría decirse que Airbnb es más de habitaciones y pisos en urbe, y Homeaway es más de casas y chalés apartados.
  • Intercambiodecasas: Como ya te habrás imaginado por su nombre, acá lo que se hace es un intercambio de residencia puro y duro. Pagas una cuota anual y estás en tu derecho a buscar entre la red de personas que desean intercambiar su casa durante determinado tiempo. Si no te importa que otros vayan a tu casa sin tú estar en ella, esta es una alternativa bien interesante.

Campo financiero

La economía colaborativa ha revolucionado el campo de las finanzas. Lo ha democratizado.

Con la aparición de las “Fintech” tenemos acceso a opciones de financiación, inversión y administración de nuestro dinero, que ya antes eran impensables, ya fuera por costo o bien disponibilidad.

Abaratar y progresar la manera en que administramos nuestra economía, y comenzar a edificar los cimientos para poder vivir de rentas se antoja más fácil hoy merced a estas plataformas de economía colaborativa.

Veamos algunas:

  • Paypal: Desde entonces Paypal nuevamente tiene poco, mas entra con perfección en este planeta. Esta conocida plataforma deja expedir dinero entre particulares y enviar/recibir pagos a nivel de empresa, todo ello virtualmente. Es suficiente con asociar tu cuenta de Paypal a una cuenta física si en algún instante quieres retirar ese dinero.
  • Crowdcube: En esta espléndida plataforma puedes hallar proyectos dónde invertir pequeñas (o bien no tan pequeñas) cantidades o bien solicitar financiación para arrancar tu proyecto.
  • Verkami: Si lo tuyo es más el arte, esta plataforma marcha de una manera afín a la precedente, mas en ella hallarás proyectos relacionados con la música, el arte y la inventiva. Puedes financiar o bien solicitar financiación para esta clase de proyectos artísticos.
  • Zank: Presta dinero a particulares y obtén una buena rentabilidad por esta razón. Se encuentra regulada por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), lo que siempre y en todo momento da un plus en confianza. Hay otras plataformas que ofrecen más rentabilidad debido a menores comisiones, mas cada una tiene sus inconvenientes y ventajas, por servirnos de un ejemplo Bondora, Mintos, October.

Conclusión

Podría estar escribiendo per saecula saeculorum puesto que la oferta de plataformas de economía colaborativa es infinita.

Me he dejado tradicionales como Wallapop, Chicfy, Vibbo, etcétera Lo sé.

Todo ello no es más que la demostración de que la economía colaborativa es poderosa y ya es parte integrante de nuestras vidas de una forma incontrovertible.

Como hemos visto, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, mas lo que está claro es que no deja a absolutamente nadie indiferente; es más, día tras día tiene más adeptos.

A mi modo de ver representan el futuro, ya en el presente.

Comprendo el motivo de las críticas de sus opositores. Hay cosas que progresar, ya las hemos visto, mas ese campo que la critica solamente por el rechazo a dejar atrás un viejo modelo que le convenía, debería desamparar el temor y la autocomplacencia para ponerse en acción.

Amoldarse, abrazar el cambio, emplear el pensamiento divergente…

Pues la vida es cambio y como afirmó aquel: “renovarse o bien morir”.

Este es un blog post convidado de Alexis González, Graduado en Contabilidad y Finanzas, Master en Business Intelligence y especialista en planificación y reducción de costos.

En su proyecto, www.ingresoalfuturo.com, trata temas de organización de las finanzas personales y también inversiones desde una perspectiva fácil mas muy eficiente.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *