dos mil veintiuno Año Internacional para la Exterminación del Trabajo Infantil

Es preciso trabajar en conjunto ciudadanos y países para la exterminación del trabajo infantil. Este es uno de los grandes retos de nuestro tiempo, distanciar a los pequeños del riesgo que exactamente el mismo supone. Si bien muchos lo ignoren, la lacra del trabajo infantil afecta a millones de pequeños de todo el planeta. Conforme los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), alrededor del planeta, ciento cincuenta y dos los millones de pequeños trabajan aun ya antes de aprender a leer o bien redactar.

Las causas del trabajo infantil


Miles y miles de pequeños son los que día tras día están lejos de gozar de la niñez, por el hecho de que son víctimas del trabajo infantil. Las condiciones económicas en numerosos países del planeta devastados por la pobreza o bien la guerra, son causa de  que los menores sean destinados al trabajo. Pequeños que sirven como soldados, sirvientes, mineros, y mil ocupaciones más peligrosas y no riesgos mas trabajo infantil que no deben efectuar. Y que hace precisa su exterminación.

La Organización Internacional del Trabajo estima que el trabajo infantil es la actividad o bien trabajo que efectúen los pequeños. Y que por exactamente el mismo no asisten a la escuela y no gozan de las actividades propias de su edad. Como resultado padece su desarrollo físico y sicológico. Y a esto hay que añadir que aparte de ser obligados a trabajar, efectúan actividades que ponen en riesgo su vida.

El trabajo infantil condena a los pequeños a vivir en un círculo de pobreza y marginación. Por el hecho de que les niega la ocasión que supone la educación. Los pequeños que se ven forzados a trabajar no asisten a la escuela. Si bien en ciertos casos se les deje estudiar, esto les resulta complicado. Se transforman de esta manera los pequeños en sostén económico de sus familias.

La pobreza que se hace apreciar en muchas zonas del planeta sacrifica la niñez. Los pequeños medran sin gozar de las comodidades que resultan rutinarias en otras zonas. No gozan de residencias convenientes. Su nutrición no es saludable o bien carecen de exactamente la misma. No tienen acceso por lo tanto a la sanidad o bien a la educación, y por este motivo se ven forzados a no acudir o bien dejar la escuela.

Podemos contar muchas formas de explotación infantil a través del trabajo infantil en todas y cada una de las zonas del planeta. En muchas urbes sudamericanas los pequeños trabajan en las calles, pidiendo dádiva, limpiando calzado, al tiempo que en otros países en África son mandados a efectuar el duro trabajo de las minas. Son millones de pequeñas vidas que padecen y que demandan la exterminación del trabajo infantil.

Pues aparte de padecer en su salud física y mental por tener que trabajar a una edad que no es conveniente, padecen de abusos de todo género. Primordialmente de abusos sexuales debido a que al sumarse al trabajo infantil deben sortear una existencia de soledad sin adultos que los resguarden o bien cuiden de ellos. Las guerras y enfrentamientos asimismo han obligado a no una, sino más bien múltiples generaciones de asilados. Pequeños que pierden a sus progenitores, que se pierden y viajan solos y por este motivo acostumbran a ser víctimas de abusos sexuales, esclavitud y trabajo forzado.

Todos sabemos que la educación es la herramienta esencial a fin de que los pueblos y ciudadanos del planeta puedan progresar. Mas la necesidad ribera a las familias a mandar a trabajar a los pequeños de corta edad. Lo que ha dado origen al atroz tráfico de pequeños. Donde se acostumbra a destinar a menores al trabajo en minerías y agricultura, factorías y también industrias.

Donde no acostumbran a ser retribuidos ni tratados justamente. La carencia de educación de generaciones de hombres y mujeres transformados en progenitores, ha tolerado que familias vendan a sus hijos. Y que exista un mercado de esclavos moderno para la venta de pequeños para los peores trabajos. Y por esta razón es imperativo trabajar activamente para la exterminación del trabajo infantil.

Exterminación del trabajo de millones de pequeños en todas y cada una de las zonas del planeta

No debemos meditar que en los países más desarrollados no se padece del trabajo infantil. En estos países existen asimismo índices de pobreza, falta de ocasiones, marginación y millones de asilados. Y es donde asimismo existen grandes cantidades de pequeños menores que trabajan.

Lo mismo ocurre en otras zonas del planeta como América Latina. Y en todos esos países las pequeñas y pequeños asimismo están destinados a ejercer trabajos de clase sexual. Al abuso de hacer que un pequeño trabaje, hay que añadir el sufrimiento que la explotación sexual supone para cualquiera.

Año de la Exterminación del trabajo infantil

La meta de todos es la exterminación del trabajo infantil. Resguardar a los pequeños y asegurar su porvenir. Por esta razón, la Reunión General de las Naciones Unidas declaró el próximo dos mil veintiuno como el Año Internacional para la Supresión del Trabajo Infantil. Año que va a ser dirigido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Con esta resolución los Estados Miembros de las Naciones Unidas enfrentan el reto de lograr las medidas más eficientes que supriman el trabajo forzoso.

Así procurarán poner punto y final a las formas contemporáneas de esclavitud como la trata de personas. Y suprimir las peores formas de trabajo infantil entre aquéllas que se halla, emplear a los pequeños como soldados. La meta es que para el año dos mil veintiuno se haya conseguido terminar con el trabajo infantil en sus formas. Y asimismo en todo sitio.

Indudablemente que la Reunión General al declarar dos mil veintiuno el Año Internacional para la Exterminación del Trabajo Infantil ha visionado, como consta en su declaración, la enorme utilidad que representa centrar toda la atención en los millones de pequeñas y pequeños que todavía trabajan en el campo, las minas y las factorías.

Como ciudadanos y ciudadanas debemos implicarnos en la exterminación del trabajo infantil del planeta. Vamos a estar de este modo liberando a millones de pequeños del abuso, la opresión y la infelicidad. El dos mil veintiuno va a ser indudablemente un año fundamental en ese sentido. Mas la lucha por eliminar el trabajo infantil no toma trescientos sesenta y cinco días, son muchos años y nuestra mirada vigilante para denunciar a aquellos que explotan a la niñez.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *