Dejar el trabajo, solicitar una excedencia o bien reducción de jornada, opciones alternativas de los progenitores para una mejor desescalada

Llevamos una semana desde el momento en que comenzamos la desescalada, un proceso divido en fases y en el que las tiendas, oficinas y empresas reabrirán de forma gradual para regresar a ofrecer sus servicios, si bien los institutos se sostendrán cerrados hasta el próximo curso. Mas todavía más inquietante, es el anuncio efectuado por la ministra Celáa sobre una vuelta al cole al cincuenta por ciento de las salas, algo que se puede transformar en un enorme inconveniente para los progenitores.

Se calcula que más de cuatro millones y medio de hogares españoles cuentan con un pequeño menor de catorce años. En las últimas semanas, muchas de estas familias han debido hacer malabarismos para compatibilizar el trabajo con su cuidado, mas ¿qué va a pasar el curso que viene? Conforme una investigación efectuado por Sitly, un cincuenta y tres por ciento de los progenitores reconoce no haber encontrado una solución para el cuidado de sus hijos.

A esto hay que sumarle la vuelta al trabajo fuera de casa, lo que complica todavía más la situación. Por esta razón, no extraña que tres de cada diez hayan considerado que uno de los miembros de la familia deje de trabajar, solicite un excedencia o bien pida una reducción de jornada.

El impacto sobre la conciliación: las familias procuran soluciones

Un catorce por ciento de los progenitores van a dejar a los pequeños con los abuelos pese a ser un conjunto de peligro por no contar con otras opciones alternativas. El veintiocho por ciento contempla contratar a una niñera a jornada completa, todo ello sumado al  pago de las cuotas del instituto, lo que dispara la economía familiar.

La medida anunciada por el Gobierno de abrir las salas para el ciclo de infantil, solo para pequeños cuyos progenitores puedan justificar que no pueden proseguir teletrabajando, tampoco está exenta de polémica. Un cuarenta y siete por ciento de los progenitores con hijos menores de seis años reconoce albergar dudas desde el punto de vista sanitario y más de la mitad de los encuestados asegura que procurará otra opción alternativa.

Doble trabajo para los progenitores

Asimismo está el caso de aquellos progenitores que van a tener la opción de trabajar desde casa, si bien su panorama no va a ser mucho mejor. Al cuidado de los pequeños, y su labor profesional, hay que sumarle el tiempo que deberán invertir en labores escolares de los pequeños. Un sesenta y cuatro por ciento de los progenitores reconoce que teletrabajar con sus hijos en casa es una fuente incesante de agobio.

Muchos son los progenitores que se sienten como ella: un treinta y dos por ciento habla de serias contrariedades en el desempeño de su trabajo y un doce por ciento llega a acotar la experiencia de teletrabajar con hijos en casa como imposible.

El papel de las compañías

El diecinueve por ciento de los encuestados estima que su compañía no le ha ayudado en lo más mínimo a conciliar, un trece por ciento piensa que el apoyo ha sido deficiente en el momento de ofrecer planes de trabajo flexibles, amoldados a la actual situación.

Las familias demanda la escasez de protocolos de desescalada en las compañías,  que contemplen la problemática actual de los progenitores con hijos. Un cuarenta y dos por ciento de los progenitores asegura que a lo largo de la etapa de confinamiento, la mayor complejidad ha sido hallar tiempo para su trabajo y prestar suficiente atención a sus hijos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *