Declarando ofrece recomendaciones a los autónomos para deducirse apropiadamente los gastos de movilidad y no tener inconvenientes con Hacienda

Conforme la consultoría fiscal en línea, para eludir inconvenientes con Hacienda y que no haya duda sobre cuáles son los gastos deducibles lícitos, es esencial tener presentes estos tres consejos. id:setenta y mil noventa y cuatro

Declarando, la plataforma en línea de asesoramiento fiscal a autónomos ha elaborado una guía con consejos a fin de que los miembros de este colectivo no tengan inconvenientes con Hacienda a la hora deducirse los gastos relacionados con dietas y movilidad, que acostumbran a ser fuente de enfrentamiento y sanciones para los empleados por cuenta propia.

En verdad, la asociación profesional UPTA denunciaba hace algunos días en los medios que Hacienda, por la deducción incorrecta de este género de gastos, se “queda” con mil doscientos millones de euros en devoluciones de IRPF que deberían percibir los autónomos, mas que se retienen en las arcas de la Hacienda debido a una interpretación exageradamente recia de la ley actual. Además de esto, la asociación asegura que en esta situación se hallan cerca de un millón de trabajadores del colectivo.

“Los gastos de un autónomo en término de dietas incluyen las consumiciones efectuadas en hoteles, bares, restaurants y estaciones de servicio. Son gastos muy frecuentes, mas con los que Hacienda puede ser muy puntillosa, puesto que resulta bastante difícil distinguirlos de un gasto personal. Por servirnos de un ejemplo, una cena de trabajo podría confundirse de manera fácil con una cena entre amigos”, explica Marta Zaragoza, CEO de Declarando.

Conforme la consultoría fiscal on-line, para eludir inconvenientes con Hacienda y que no haya duda sobre cuáles son los gastos deducibles lícitos, es esencial tener presentes estos tres consejos:

  1. Abonar con tarjeta de crédito. De ser posible, que esté asociada a una cuenta en la que el autónomo solo registre sus gastos profesionales.
  2. Solicitar siempre y en toda circunstancia la factura a nombre del autónomo. En establecimientos de hostelería y restauración es frecuente percibir facturas simplificadas y esto en ocasiones es un inconveniente puesto que Hacienda no acostumbra a aceptar las de este género. Además de esto, siempre y en toda circunstancia debe incluirse en la factura el nombre del autónomo como requisito imprescindible. Si fuera imposible conseguir factura, es esencial preservar el tique.
  3. Supervisar el importe diario en término de dietas. Este no debe exceder los veintiseis con sesenta y siete €/día en territorio de España, y los cuarenta y ocho con ocho €/día en el extranjero. En el caso de tener que dormir fuera de casa, las cantidades se amplían a cincuenta y cuatro con treinta y cuatro €/día si es un desplazamiento nacional y noventa y uno con treinta y cinco €/día si es internacional.

Declarando recuerda que Hacienda no establece un límite para los gastos de alojamiento en hoteles y pisos turísticos, mas para eludir inconvenientes “es recomendable buscar siempre y en toda circunstancia la congruencia entre tus ingresos y gastos. Por poner un ejemplo, si ingresas una media de mil €/mes, no tendría mucho sentido presentar unos gastos en hoteles de mil quinientos €/mes, incluso cuando puedas probar que son derivados del desarrollo de tu actividad”, comenta Marta Zaragozá.

Otros de los gastos que acostumbran a producir polémica para Hacienda son los relacionados con desplazamientos y viajes, y la utilización de automóviles y comburente.

Desplazamientos y viajes

En el momento en que un autónomo se desplaza en taxi o bien transporte público para asistir a una asamblea o bien efectuar visitas de trabajo, puede desgravarse estos gastos. Ahora bien, es esencial preservar siempre y en toda circunstancia el tique o bien la factura.

En el caso de gastos de viaje a otras urbes, así sea en vehículo, tren, autobús o bien aeroplano, asimismo son deducibles, tanto del Impuesto sobre el Valor Añadido como del IRPF.

Automóviles y comburente

Los gastos derivados de la adquisición o bien el empleo de un vehículo se consideran deducibles, tanto en Impuesto sobre el Valor Añadido como en IRPF desde el instante en el que el vehículo se utiliza únicamente para la actividad profesional (por servirnos de un ejemplo, para dar o bien repartir mercaderías). No obstante, lo más frecuente es que el autónomo emplee su turismo o bien motocicleta por motivos de índole personal y profesionales.

En estos casos, los gastos no son deducibles en IRPF, mas sí el Impuesto sobre el Valor Añadido. Así, es posible deducirse el cincuenta por ciento en cualquier gasto relacionado con el vehículo, ya se trate de reparaciones, aparcamientos, peajes, o bien comburente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *