De qué forma arreglar tu lavadora simple pasito a pasito

Si existe algún electrodoméstico en los hogares que todo el planeta echaría de menos en el caso de no existir, creo que no me confundo al aseverar que se trataría de la lavadora. Desde su llegada a nuestras vidas, mucho ha alterado la labor de lavar nuestra ropa. Lo que ya antes eran horas y horas de frotar contra una tabla o bien con cualquier otra cosa, el día de hoy se ha transformado en un fácil acto de meter toda la ropa sucia en la lavadora, programarla y dejar que actúa. Debido a esto, no extraña que cuando no marcha, corremos velozmente a un técnico a fin de que resuelva el inconveniente a la mayor brevedad posible posible, si bien no siempre y en toda circunstancia es preciso contratar el servicio de un especialista sino mismos podemos darle solución. En caso de que se os avería, el día de hoy explicaremos ciertos inconvenientes y los pasos para reparar lavadoras.

Arreglar lavadora si se para entre ciclos

Hay veces en las que la lavadora se para, sin motivo alguno, entre los diferentes ciclos del lavado. Uno de los motivos a fin de que eso ocurra, puede ser la carencia de nutrición eléctrica. Si vemos que el frontal de mandos tiene nutrición, vamos a poder descartar este inconveniente. Caso de que no sea de este modo, podemos realizar múltiples comprobaciones:

  1. Si la lavadora semeja fallecida, examina el disyuntor o bien el fusible que usa, no vaya a ser que haya saltado por alguna sobrecarga puntual.
  2. Examina el cable de nutrición. Desenchúfalo y examina que no se haya roto por algún punto que impida que la corriente circule satisfactoriamente.

Si este no es el caso, y sí que hay nutrición, el motivo puede venir del protector de sobrecarga que trae el electrodoméstico, que puede haber saltado. En un caso así, para solventarlo, vas a deber parar la lavadora, eliminar toda el agua que pueda haber en su interior y retirar ciertas prendas para reducir el peso. Ahora, reiniciaríamos el programa de lavado.

Reparar lavadora que no centrifuga

El centrifugado es la una parte del programa de cualquier lavado por el que la lavadora suprime el máximo de agua posible usada para el proceso de lavado. A veces, nos podemos hallar con el inconveniente de que no centrifuga y cuando abrimos la puerta del tambor, el agua, o bien parte de ella prosigue allá. Acá nos podemos localizar múltiples casos.

El primero, y el más fácil, es que hayamos llenado mucho el tambor con ropa y la lavadora no haya podido suprimir toda esa agua si bien el centrifugado lo haya hecho bien. Es como que le ha faltado tiempo para hacerlo adecuadamente. Si esto ocurre, lo que se ha de hacer es regresar a efectuar un centrifugado. Si el inconveniente persiste, entonces deberíamos comprobar otras cosas que pasamos a explicar.

  • Examina la manguera que se conecta al desagüe para contrastar que no se halla obstruida ni tiene luxaciones que pueda impedir que no drene el agua. En los dos casos, se aconseja mudar esta manguera por una nueva.
  • Si la lavadora se detiene mientras que el tambor está lleno, el motivo más probable es que la bomba de agua se haya deteriorado. En un caso así te va a tocar desarmar la máquina y poner una nueva.
  • Otro de los motivos es que el motor se haya quemado. Esto lo vas a poder saber por el fragancia a chamusquina y por el hecho de que lo más probable es que salte el automático. En un caso así, lo único que se puede hacer es mudar el motor.
  • Para finalizar, si se completa todo el ciclo mas no centrifuga, haz la prueba sin ropa. Si así sí que centrifuga, el inconveniente va a estar en el condensador.

Demasiado movimiento y mucho estruendos

El estruendos y el movimiento son algo propio de las lavadoras, mas a veces es de semejante extensión que semeja que saldrá andando. Si esto te ocurre, puede ser debido a múltiples motivos.

Por una parte tenemos la carga, que no sea la conveniente. Si llenamos demasiado o bien demasiado poco la lavadora, se podría provocar un desequilibrio en el tambor, ocasionando más estruendos de lo normal.

Otro motivo lo podríamos hallar en un suelo irregular. Siempre y en toda circunstancia es conveniente asegurarnos de que el suelo está de forma perfecta nivelado para eludir estos inconvenientes.

Para finalizar, puede darse el en el caso de que el tambor esté suelto. Si esto es de este modo, vas a deber comprobar su anclaje a fin de que deje de hacer ese estruendos, aparte de eludir que finalice por romperse.

La lavadora no coge agua

Veamos ahora ciertas soluciones para arreglar tu lavadora caso de que no tome agua para el lavado. Si esto ocurre, podría deberse a múltiples casos:

  • Es posible que no se haya escogido el programa conveniente, con la carga de agua precisa. Pare la lavadora, escoja nuevamente el programa y reinicie el lavado.
  • Asimismo debes comprobar que la manguera de toma de agua está apropiadamente conectada. Examina asimismo que la manguera no esté doblada que impida la circulación del agua.
  • Examina que haya agua en esa una parte de la casa. Prueba a abrir algún grifo que tengas en exactamente la misma zona de la casa para cerciorarte de que el agua llega hasta allá.

Arreglar una lavadora si padece pérdidas de agua

Se trata de una de las averías más habituales con las que nos podemos localizar, mas tiene el beneficio de que no resulta muy difícil su reparación. Eso sí, es esencial actuar veloz para eludir que se forme una laguna en casa. Antes de seguir, lo que se ha de hacer es asegurarnos de que se trata de una fuga y no de agua atascada procedente de algún cilindro. Para dar solución a este inconveniente, vamos a deber proseguir los próximos pasos.

  1. Comprobaremos todos y cada uno de los accesorios donde se conectan las mangueras a los grifos, como en la parte trasera de la propia lavadora. Aprieta todas y cada una de las abrazaderas que se usen para sostener el cilindro, como buscar si la manguera está gastadas. De ser de esta forma, cámbiala por completo, asegurándote de poner todo bien para eludir posibles escapes.
  2. Examina que la lavadora no tenga exceso de espuma que pueda provocar que se desborde. Si es de esta forma, lo que puedes hacer es verter media taza de vinagre blanco en 1 litro de agua. Entonces, para el lavado, emplea alguno que forme menos espuma o agrega menos limpiador.
  3. La máquina podría tener gastada la junta de goma de la tapa o bien el cojinete que ha de ser sustituido.

Conque ya sabéis, en el caso de que os pase ciertos casos que hemos visto en nuestra entrada de el día de hoy, ya antes de llamar a un técnico, prueba con estas soluciones. Quién sabe, quizá te ahorres mucho dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *