De qué forma adquirir una casa

Si deseas saber de qué forma adquirir una casa, bien sea para invertir o bien para vivir en ella, acá tienes los mejores consejos, por el hecho de que adquirir casa es algo a lo que todos, en algún instante de nuestras vidas, nos vemos abocados.

Normalmente para vivir en ella, mas asimismo puede ser como estrategia de inversión. Si tienes por ahí algún dinero y deseas sacarle desempeño, bien sabes, ¿por qué razón no? En verdad, es una de mis inversiones preferidas.

(Inciso: como ya comenté en otro blog post, una de las actividades que desempeño es la adquisición, reforma y venta de residencias. Las fotografías de este artículo están extraídas de la última residencia que he vendido. A ver si te agradan! ?

Para empezar: ¿es mejor arrendar o bien adquirir?

Charlamos en el caso de que desees la residencia para vivir.

Y entonces tienes una de las eternas cuestiones.

Cuando empezamos a producir ingresos y queremos independizarnos de nuestras familias, por servirnos de un ejemplo, brota el interrogante del millón: ¿me marcho de alquiler o bien adquiero una residencia?

Una visión muy extendida es que abonar un alquiler es tirar el dinero. No obstante, en la mayor parte de países civilizados europeos, por servirnos de un ejemplo, la mayor parte de personas arriendan.

La solución, como siempre y en toda circunstancia, depende de cada caso en particular. No hay una sola contestación, ni nada adecuado o bien incorrecto por sí.

Entonces, ¿en qué momento sería una buena resolución adquirir una residencia y no arrendar?

Cuando los alquileres estén costosos (como ocurre ahora en España);

Cuando tienes estabilidad laboral;

Cuando disfrutas de ahorros que te dejen aceptar el pago de las cuotas si las cosas se ponen feas (o bien familiares que te ayuden…);

Cuando no tienes pensamiento de mudarte de urbe por el arraigo que tienes en ella (si tienes hijos escolarizados, por poner un ejemplo).

En suma, cuando todo lo tienes claro, puedes adquirir sin inconveniente.

En cambio imagina que estás recién llegado al planeta laboral, eres joven, no sabes lo que harás mañana, o bien dónde estarás, o bien si se te irá un tanto la cabeza ? …, pues arrienda. Siempre y en toda circunstancia vas a poder cambiar de parecer y no ocasionar desastres en tu vida.

Claves a tener en consideración al adquirir una casa

Estos consejos te van a venir realmente bien.

Portales inmobiliarios

Creo que absolutamente nadie va por la calle teléfono en mano llamando a los carteles de “Se vende” que cuelgan de los balcones?.

Mas por si las moscas, mi opinión es que la mejor manera de hallar y filtrar residencias es por medio de los portales de Internet.

Hay multitud de ellos. Puedes estar en cualquier país y emplear el que más te guste. Imagina que estás en Perú y entras a Olx, por servirnos de un ejemplo ¿Qué te hallas? Infinidad de criterios de busca a fin de que filtres conforme lo que para ti sea relevante:

  • Superficie de la residencia
  • Estado de conservación
  • Distrito
  • Disponibilidad de elevador, garaje, trastero…
  • Fotografías de la residencia
  • Etcétera

Cada uno de ellos sabe lo que considera esencial. De ahí que, busca conforme tus criterios y escoge entre lo que halles. Después asiste a la visita y entonces ya vas a ver la calle y la zona.

Mi opinión es que ya antes de adquirir hay que visitar un mínimo de prácticamente diez residencias. Las veces que no he seguido ese criterio me he equivocado en un alto porcentaje. ¿Y por el hecho de que me confundo si sé lo que pasa? Por algo que sucede en muchas ocasiones en los negocios: cuanto más habituado estás a hacer algo, más te relajas y entonces es cuando se generan los fallos.

El visitar tal número de residencias lo que hace es limitar la repercusión que el cerebro reptil y el límbico tienen en nosotros. Así eludimos adquirir por emociones o bien por impulso y ejercitamos un tanto más la inteligencia.

Especialista profesional

Muchos tienen la tendencia de ahorrar en gastos a fin de que les salga todo más baratito. O bien la tendencia de hacerlo todo solos.

Frecuentemente lo económico resulta costoso. Si te quieres ahorrar un dinerito y prescindir de algún trámite o bien algún consejo especialista, con el tiempo puede dañarte, por el hecho de que no tienes presente cosas que ignorabas mas que son relevantes.

Si deseas adquirir una casa en condiciones debes examinar documentación legal y tal vez financiera (si vas a endeudarte). Si no eres especialista en la materia alguien te lo debe ver, por el hecho de que si no las consecuencias pueden ser catastróficas.

Urbe

Alguien puede pensar: si trabajo acá, ¿dónde compraré la residencia? Puesto que acá.

O bien asimismo puede pensar: si vivo acá, ¿dónde voy a invertir? Puesto que acá.

Bueno… no tiene porqué ser de esta manera.

Puedes trabajar en una urbe determinada, por servirnos de un ejemplo, mas si los costos allá son costosos y, además de esto, en localidades lindantes tienes residencias más grandes, con espacio de jardín, quizás, más zonas verdes, más calma, y encima más asequibles, ¿por qué razón no vivir allá?

O bien para el en el caso de que adquieras residencia para arrendar, como inversión, en general te compensa más adquirir 2 residencias de cien euros que una de doscientos €. Las 2 rentas de las primeras sumaran más que la renta de la segunda.

Asimismo debo decir, en honor de la verdad, que para cuando llegan las crisis inmobiliarias (la del veintinueve, la del dos mil ocho, las medias, las futuras…), las residencias más asequibles se resienten más que las caras. Mas eso afecta si deseas vender; si vas a continuar arrendando, se va a ver mermado el costo del alquiler, mas proseguirás teniendo inquilinos, pues la gente no deja de vivir en residencias por mucha crisis que haya.

Localización

La residencia está en un lugar, y ese lugar es esencial.

Hay distritos muy elegantes, distritos problemáticos, distritos residenciales, distritos de mucho lujo, distritos de extrarradio…

Desearás lo mejor, claro, mas hay que ver lo que puedes abonar ? .

Personalmente no me agrada el centro para nada, ni para vivir ni para arrendar. Para vivir necesito calma, y para arrendar, como he dicho ya antes, prefiero 2 económicas a una cara, y las económicas acostumbran a no estar exageradamente bien ubicadas.

Al charlar de localización hay que examinar asimismo otros detalles. ¿Hay cafeterías, discos, factorías o bien otros lugares estruendosos? ¿Son zonas singularmente problemáticas por cierto motivo? ¿Precisas reformar mas no se puede pues la zona está incluida en algún plan urbanístico singular? Etcétera

Edificio

La edificación del mismo modo tiene sus cosas.

Para mí, si no dispone de elevador no adquiero. Soy consciente, sin embargo, de que en grandes urbes (la capital de España, Barna, N. York) la ausencia de este elemento no es tan definitiva como en mi zona.

¿Tiene la edificación vicios ocultos que hagan precisas derramas actuales o bien futuras?

¿Tiene demasiada antigüedad?

¿Qué género de vecindario vive allá? Si vivirás en la residencia y la edificación es propio de estudiantes, quizás no te apetezca compartir sus fiestas nocturnas… ?.

Residencia en sí

De la residencia hay que tener en cuenta:

  • Superficie útil (no confundir con construida). ¿Basta para ti?
  • Orientación. No se le acostumbra a dar relevancia, mas es esencial. Si te agrada el sol, mas después descubres que la residencia mira al norte, mal hecho.
  • ¿Es obscura o bien tiene ventanales y entra la luz? Para mí, la luz y la orientación son esenciales.
  • Número de habitaciones. ¿Son suficientes para ti? Si te falta alguna, ¿puedes sacarla de otro sitio, por servirnos de un ejemplo del salón?
  • Estado de conservación. ¿Supera el coste de la reforma y la adquisición tus posibilidades totales?

Costo

Siempre y en toda circunstancia, siempre y en todo momento, hay siempre y en toda circunstancia que negociar. Si bien el costo sea de risa. Es una de las claves del éxito de la operación.

He vendido residencias al mismo costo que solicitaba cuando estaba presto a negociarlo. ¿Por qué razón? Por el hecho de que absolutamente nadie me afirmó de bajar nada.

Y recuerda: quien primero habla, pierde. En una ocasión vendí una casa con un descuento de tres mil euros cuando estaba presto a negociar hasta seis mil.

El comprador me dijo: si me quita tres mil euros me la quedo.

Yo le respondí: bueno… no sé… venga… vale…? .

Le hubiese quitado hasta seis mil.

Y un último consejo: si no lo tienes claro, no adquieras. Es tu intuición diciéndote que no.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *