Cuentos infantiles para los más pequeños de la casa

Los cuentos infantiles son esenciales para los más pequeños de la casa. Leer cuentos a los pequeños hace que estos se puedan aprovechar de sus beneficios y considerablemente más. Ahora dejo un pequeño cuento infantil.

Cuentos infantiles: Estrellita de Oro

Fuente: thehappyhollisters

Estupendo cuento que habla sobre la humildad de las personas. La Estrellita de Oro no tenía grandes lujos, mas no envidiaba a aquellos que si los tenían. Mas su madre y su hermana si envidian lo que el resto tienen.

Estrellita de Oro

Había una vez un rey viudo que tenía una hija muy hermosa. Unos años tras haber perdido a su esposa conoció a una mujer que asimismo tenía una hija y decidió regresar a casarse nuevamente.

patrocinador

Tras su matrimonio, la mujer se volvió atroz con la hija del rey. Le tenía mucha envidia por el hecho de que era considerablemente más hermosa que su hija y como castigo la mandaba todos y cada uno de los días a lavar al río. La joven se resignaba y cumplía con las órdenes de su madrastra puesto que sabía que pese a todo, su padre era feliz junto a ella.

Un día, estando la chica en el río una mujer que lavaba a su lado perdió un anillo.

– ¡Se me ha caído! ¡Se me ha caído mi anillo! ¡Ayúdame a recobrarlo hija mía, que tengo malísima vista y no lo veo por ninguna parte!
– No se preocupe señora – afirmó la chavala sumergiendo su brazo en el agua sucia y helada.

Mas el anillo no aparecía y tanto debió inclinarse la chavala para intentar recobrarlo que terminó dándose con algo en la frente.

A Dios gracias el golpe mereció la pena en tanto que gracias a él pudo recobrar el anillo. Si bien sucedió algo extraño… en el sitio donde la joven se había golpeado, la frente, empezó a salirle una estrella.

Al llegar a casa la madrastra de la chica le afirmó cuando la vio:

– ¿Qué es eso que llevas ahí?

La chica le contó abochornada lo ocurrido y afirmó no comprender de qué manera le había salido aquella estrella.

– ¡Mañana vas a ser quien vaya a lavar! – le afirmó a su otra hija
– ¿Yo? ¡Ni charlar!¡Que vaya !
– Ella ya tiene su estrella con lo que vas a ir y punto ¿O bien es que dejarás que tu hermana tenga algo que tu no?

La chica fue al río y como no había forma de que se resolviera a tocar el agua por el hecho de que estaba muy sucia, la madre terminó metiéndole la cabeza por fuerza en el río. Mas lo peor no fue que la metiese, sino la sacara…

– ¿¿Mas qué es eso?? – afirmó la madre estupefacta mientras que señalaba atemorizada frente de su hija

La hija, que se imaginó algo horrible cuando vio la cara de susto de la madre, se llevó las manos a la frente y chilló con sus fuerzas al percatarse de que lo que tenía en la frente no era una estrella sino más bien un rabo de burro.

– ¡Veloz, al médico! ¡Debemos quitarte eso de la frente!- afirmó la madre mientras que la hija lloraba.

El médico decidió que lo mejor era cortárselo a ras y para disimularlo le pusieron un velo.

Al llegar a casa se hallaron con la carroza real en exactamente la misma puerta de su casa. En ese instante la madre recordó que hacía un tiempo que el príncipe se hallaba llamando puerta por puerta para escoger a su esposa de entre todas y cada una de las mujeres del reino. Y exactamente había llegado a su casa ese día.

–  Ayúdame a encerrar a tu hermana en el desván. No podemos dejar que el príncipe vea que es quien tiene la estrella de oro.
– ¡Sí madre!

La madre le afirmó al príncipe que era su hija, la que portaba el velo, quien había tenido la gracia de percibir la estrella de oro con lo que el príncipe la subió en su carroza pensando que era la chavala a quien buscaba para transformarla en su esposa.

Mas de pronto, los caballos de la carroza dieron un tropezón y a la chica se le cayó el velo de la frente de la sacudida.

– ¿Qué es eso? ¡Eso no es una estrella, es una cola de burro! – afirmó el príncipe airado cuando se percató de que habían tratado de engañarlo.

De forma rápida volvió a la casa de la chica y allá halló encerrada en el desván a la chica que realmente procuraba, su estrella de oro.

Volvieron a palacio, se casaron, fueron felices y comieron perdices.

¿Por qué razón es tan esencial leer cuentos infantiles a los pequeños?

Cuentos infantiles
fuente: raisingchildren
  • Los cuentos asisten al desarrollo de las habilidades de lenguajy también, esto es, la capacidad de oír y prestar atención.
  • Los cuentos asisten a promover el desarrollo creativo.
  • Deja a los pequeños expresar emociones y sentimientos.
  • Los cuentos son un buen recurso para inculcar el amor por la lectura desde los primeros años.

Recomendaciones en el momento de leer cuentos infantiles a los pequeños

  1. En el momento de leer cuentos a los más pequeños es esencial ir nombrando las cosas que se ven en las páginas, si bien no se lean. Los dibujos y demás que vayamos viendo, asimismo se lo contamos.
  2. Es esencial saber que un cuento es un juguete más para un pequeño.
  3. Cuando vayamos a contarles el cuento, salvo que sea ya antes de dormir y estén en su cama, podemos sentarles en las rodillas y dejar que miren el cuento, vean las letras grandes y los dibujos atractivos. Deja que toquen las páginas.
  4. Establezca un horario fijo para leer y mantén este como rutina.
  5. Puedes leer el libro ya antes de leerlo al pequeño. De este modo lo vas a conocer y de esta forma vas a poder contarlo con tonos diferentes y también interpretaciones. Conoce el libro.
  6. Es esencial leer con mucho amor y paciencia.
  7. Presta atención a los temas que más interesen a tu hijo, a fin de que de esta manera disfrute con la actividad.

¿Te ha sido útil este artículo sobre cuentos infantiles? ¿Buscas juegos educativos para la tablet de los pequeños? ¿Precisas aplicación de edición de vídeos dos mil veintiuno? ¿Buscas aplicaciones sobre la naturaleza para gozar en verano?

patrocinador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *