Cómo emprender con una lavandería autoservicio

Llegó el tan esperado fin de semana y se añora el descanso en la tranquilidad del hogar, pero de pronto salta a la vista la cesta de ropa sucia que recuerda que hay que hacer la colada, una tarea de la casa que agota y puede llegar a estresar a algunos.

Esta sencilla pero recurrente situación, ha hecho que cada vez más personas vayan a un autoservicio de lavandería, ya que facilita la vida de muchos. 

Si se quiere emprender en un negocio como este, lo primordial es rodearse de expertos reconocidos en este tipo de negocios.

Iniciar en el mejor lugar

Las lavanderías no son una innovación en el mundo, pero en los últimos tiempos se ha popularizado el servicio de atención propia, es decir, cada cliente puede ir y lavar su ropa sin la ayuda de una tercera persona, ya que el sistema es automatizado.  

De este tipo de negocios hay muchos en España, como en el resto de Europa, pero abrir una lavandería autoservicio es pensar en cómo hacerlo y qué ofrecer para marcar la diferencia con otros negocios similares.

También será importante establecer la zona en la que funcionará el negocio, un punto que los expertos en el área consideran fundamental para el éxito de este tipo de emprendimientos.

Estudiar el punto más rentable para establecerse es solo el primer paso, ya que lo siguiente debe estar enfocado en la competencia; por ejemplo, indagar acerca de cómo es el servicio de lavanderías existentes en la zona. Esta es una información que ayudará a pensar en el valor agregado que deberá tener el nuevo negocio.

Hay comercios que solo ofrecen la oportunidad de lavar y secar, pero pocos piensan en la comodidad del cliente mientras esperan, así que no sería mala idea invertir más y, ofrecer wifi gratuito y máquinas dispensadoras de bebidas o dulces.  

¿Cuánto invertir para ganar?

Es habitual escuchar en los jóvenes emprendedores: “Tengo la idea, pero no el dinero para iniciar”. Este aspecto no será problema para quien esté bien asesorado. El capital de una lavandería de autoservicio está calculado entre 50.000 y 70.000 euros, pero todo dependerá del espacio, la cantidad de máquinas a disposición de los clientes, así como de las funciones que ofrecerán; sin excluir otras facilidades que se pondrán en la lista de atención.

Como toda empresa, es necesario cumplir con una serie de requisitos legales para establecer el negocio, lo que un profesional cualificado en estos asuntos podrá resolver sin problemas. Algo que sí hay que tener presente es que puede llevar un poco de tiempo, debido a los permisos necesarios.  

Las ganancias de una lavandería dependerán del tamaño y la periodicidad de su servicio, aunque en términos generales se podría hablar de ingresos que superan los 100.000 euros anuales. Lo importante es tener en cuenta que para ganar hay que invertir y estar al día con todos los pagos.  

Existen modelos de facturación especiales para las lavanderías de autoservicio que aceleran el retorno de la inversión (ROI), algo que muchos emprendedores pueden empezar a percibir un tiempo después de iniciar en este proyecto.

Claves para emprender con paso firme

  • Conocer el lugar. Es necesario establecerse en una zona cercana a complejos urbanos o pueblos, en los que este tipo de empresas sea un sector no explotado. Saber dónde está enclavado el negocio ayuda a establecer horarios y amplificar las opciones que se ofrecen a los clientes.
  • Saber a quiénes le sirve. Tener presente las características del público meta o de los potenciales clientes, permitirá hacer paquetes de ofertas y disponer de lo que la mayoría busca.
  • Ampliar las opciones. Hay que aumentar la calidad de los servicios, conocer la competencia y dar lo que otros no tienen. Así que una lavandería de autoservicio se puede convertir en algo más que un lugar para lavar ropa. Incluso puede ofrecer servicios a domicilio, una opción que muchos sabrán agradecer.
  • Apostar al mantenimiento. Nada mejor que pagar por lo que realmente merece, así que las tarifas que se establezcan, no dependerán exactamente de lo que otros cobren, sino del confort y calidad de servicio que se ofrezca.
  • Estimular la fidelidad. Los analistas aseguran que no hay mejor publicidad que la que va de boca en boca, por lo que si una persona se siente bien atendida en un lugar, siempre volverá y recomendará a otros. El buen trato y la dedicación a cada uno, se traducirá en ganancias y mayor compromiso entre prestador de servicio y cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *