Como crear un espacio de trabajo ideal en cualquier lugar

El espacio de trabajo no tiene por qué estar localizado necesariamente en un entorno laboral, sino que puede ubicarse en cualquier lugar que cumpla ciertas características. En este sentido, lo principal es sentirse cómodo en el propio ambiente, de forma que las ideas y el trabajo fluyan sin obstáculos. 

Por este motivo, a continuación podrás encontrar una serie de consejos que te resultarán de gran utilidad para crear un espacio de trabajo ideal. Con todo, antes de empezar a acondicionar tu propio lugar de trabajo deberás ser consciente de que necesitarás, por lo menos, una silla de oficina, una mesa de ordenador y puede que también una bancada para habilitar una pequeña sala de espera. Todos estos artículos podrás encontrarlos en el amplio catálogo de muebles de oficina de Ofisillas

Decora el espacio

Como ya se ha mencionado anteriormente, uno de los principales factores que determinan el aumento de la productividad en el trabajo tiene que ver con el hecho de sentirse cómodo con el espacio. Por esta razón, decorar nuestra «oficina» puede ser una buena forma de hacer que el espacio sea un poco más nuestro. Así, aunque cada persona se apropiará del lugar en función de sus gustos, colocar plantas, pósters o fotografías puede ser una buena manera de empezar

Escoge una buena iluminación 

La iluminación de los espacios tiene efectos en nuestro estado psicológico, por lo que es fundamental prestar mucha atención a este aspecto. De este modo, si contamos con ventanas en el espacio de trabajo, será muy importante orientar adecuadamente nuestra mesa para aprovechar al máximo los rayos de luz solar. No obstante, si por el contrario el espacio no cuenta con iluminación natural, siempre será posible combinar diferentes tipos de iluminación con el objetivo de crear un ambiente que se aproxime al máximo a la luz solar. 

No falles con el mobiliario

En primer lugar, es necesario tener en cuenta que el mobiliario ha de ser funcional a nuestras necesidades, lo que no quiere decir que debamos obviar otros aspectos. En este sentido, es aconsejable elegir muebles que resulten cómodos para el tipo de trabajo que se realiza, pero escogiendo siempre aquellos que mejor se adapten a nuestro estilo o a nuestra personalidad individual o como marca. Además, los expertos recomiendan optar por muebles de puntas redondeadas, ya que ayudan a crear espacios más acogedores. 

Dale importancia al color

Al igual que la iluminación, la selección de las tonalidades del color de las paredes es una dimensión a tener en cuenta a la hora de acondicionar nuestro lugar de trabajo. De esta forma, es interesante conocer el efecto que los distintos colores tienen en nuestro estado mental y en nuestras emociones. Por ejemplo, está demostrado que el azul y el verde son colores que influyen en la generación de nuevas ideas, mientras que el rojo ayuda a fijarse en los detalles. Por este motivo, antes de lanzarse a pintar, habrá que tener en cuenta el color más efectivo para nuestro proceso de trabajo. 

Ubica un espacio de ocio

Para conseguir los máximos niveles de productividad, también es necesario guardar momentos para el ocio y el descanso. Por ello, será fundamental reservar un pequeño espacio para romper con el trabajo y tomarse un respiro. Con todo, para crear un espacio de estas características, solo hará falta colocar un mobiliario un poco distinto que nos ayude a situarnos mentalmente en un lugar diferente, al que tener asociado una serie de actividades de relajación y entretenimiento. 

No te obsesiones con el orden

Al contrario de lo que pueda parecer, está demostrado que un escritorio desordenado puede ser más efectivo que uno completamente ordenado a la hora de pensar nuevas ideas. De esta manera, los espacios minimalistas y exageradamente arreglados no estimulan la creatividad sino que promueven un pensamiento lineal, poco favorable a la innovación y a la originalidad.  

Cambia de vez en cuando

Justamente con la intención de mejorar la productividad en sintonía con la innovación, es recomendable dar un cambio de aires a nuestra «oficina» de vez en cuando. Así, de esta forma, cambiar la decoración, la distribución de los muebles o incluso el color de las paredes puede inspirarnos en el proceso de trabajo, promoviendo mayores niveles de concentración y el surgimiento de nuevas ideas. Por este motivo, cuando te sientas aburrido de tu espacio de trabajo, lo mejor será provocar cambios que lo conviertan, en parte, en un lugar diferente al que era antes. 

Ten todo a mano

Para generar un entorno adecuado de trabajo, será necesario tener todo a mano. Por esta razón, puede ser conveniente optar por muebles que cuenten con espacios para distribuir nuestras «herramientas», ya que tener que levantarse cada cierto tiempo por algo, puede romper nuestra concentración y nuestro interés por la actividad que estemos realizando. 

No te olvides de colocar un equipo de música

Muchos expertos reconocen que la música puede ayudar a concentrarse. Por esta razón, es muy aconsejable instalar en nuestra «oficina» un equipo de música en el que poder escuchar los estilos musicales o las canciones que mejor nos estimulen a desarrollar nuestro trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *