Claves para sostener el consumo energético bajo control en verano

Para sostener una actitud responsable respecto al consumo energético en nuestro hogar y supervisar que no se dispare, es preciso adoptar ciertas medidas. Trabajar para conseguir un buen aislamiento de nuestros interiores y mudar ciertos de nuestros hábitos familiares son 2 de las más esenciales.

Fuente: Pixabay

Ahora que estamos en pleno verano y las temperaturas en el termómetro semejan no tener techo, es fundamental que nuestra casa esté lista para aguantar de la mejor forma posible las olas de calor propias de la estación. De esta forma conseguiremos gozar de un entorno agradable en el interior sin que el consumo energético se dispare hasta la estratosfera.

El aislamiento, clave en el control del consumo energético

consumo energético
Fuente: Rockwool

Una de las claves más esenciales para eludir el despilfarro de energía eléctrica en el hogar radica en la relevancia de conseguir interiores bien apartados. Y esta medida no es eficaz únicamente en verano, sino más bien asimismo en invierno.

Si a lo largo de la época de verano el buen aislamiento de la casa impide que entre el calor del exterior, en invierno evita las pérdidas de calor. En los dos casos, el resultado es una temperatura interior considerablemente más agradable y un menor consumo energético, puesto que tanto el aire acondicionado en verano como la calefacción en invierno trabajan menos para conseguir la temperatura de confort.

Para conseguir el aislamiento inmejorable, aparte de emplear materiales singulares en la testera y la cubierta de las construcciones, tenemos que intentar que nuestras ventanas y puertas cierren adecuadamente. Conseguir que nuestra casa sea lo más hermética posible nos ayuda a impedir que las condiciones del exterior alteren nuestra temperatura interior. Prácticamente el treinta por ciento del nuestro consumo eléctrico se marcha en intentar conseguir esta temperatura agradable tanto en verano como en invierno.

De qué forma acorazar tu casa al calor del exterior

consumo energético
Fuente: Lumon

Poner puertas y ventanas nuevas en nuestra casa, caso de que sea preciso, es el paso inicial (y uno de los más esenciales) que tenemos que dar en el camino de conseguir el aislamiento total. No obstante, esta medida no es asequible y es posible que no sea este el instante más conveniente para realizarla.

En un caso así, siempre y en toda circunstancia hay cosas que podemos hacer para prosperar la situación y el consumo energético de nuestra casa, como poner burletes o bien tiras de goma singulares en las ventanas a fin de que sean más herméticas. Es posible que te parezca una medida precaria, mas resulta eficaz.

Fuente: Pixabay

Bajar las persianas y desplegar los toldos en las horas más calurosas del día, o bien cuando el sol directo incide en tus ventanas es una medida que no debemos pasar por alto. Ayuda a sostener el interior más fresco y a gastar menos en aire acondicionado.

Si tus ventanas están en un punto de no retorno y precisas mudarlas sí o bien sí, infórmate de todas y cada una de las novedades que existen. Es preferible invertir un tanto más y lograr unos cerramientos verdaderamente eficaces, capaces de aislar tu casa de forma total. Puedes instalar, por servirnos de un ejemplo, cristales de baja emisividad, que “repelen” el calor del exterior eludiendo que entre en casa, con lo que puedes llegar a reducir el consumo energético hasta en un cuarenta y cinco por ciento .

Y intenta terminar con los puentes térmicos que pueden echar a perder tu aislamiento. Son esos puntos de la testera, cerramientos o bien tejado por los que se fuga el calor en invierno y por donde entra en verano. No les des tregua.

Cambia tus hábitos en verano, si son poco “eficientes”

Fuente: Pixabay

No vale de nada que bajes las persianas hasta abajo para eludir el calor, si después debes encender las lámparas si bien sea de día. Es preciso aprovechar la luz natural el máximo tiempo posible, en especial ahora que los días son considerablemente más largos y gozamos de más horas de sol. Prescinde de la energía eléctrica todo cuanto puedas y reducirás la factura.

Además de esto, haz un buen empleo de los electrodomésticos, si bien esta recomendación es válida para cualquier instante y temporada del año. Puedes, por poner un ejemplo, no caer en el llamado consumo energético fantasma; que, a propósito, no es otra cosa que dejarse los electrodomésticos conectados, si bien estén apagados (bien sabes que prosiguen consumiendo energía). Para combatir contra el conocido stand by lo mejor es instalar regletas con interruptor, que te facilitan desconectar completamente de un plumazo todos y cada uno de los electrodomésticos conectados en ellas.

Fuente: Pinterest

Y otra medida que podemos tomar en verano, es desconectar la nevera ya antes de marcharnos de vacaciones, de forma especial si estarás fuera de casa una semana o bien más. Afirman los especialistas que es uno de los electrodomésticos que más consumen en el hogar, puesto que siempre y en todo momento está conectado y marchando. Conque, en verano vacíala de productos que puedan estropearse y activa la función vacaciones.

Si prosigues estos consejos (ciertos o bien todos) seguro que lograrás reducir significativamente el consumo energético de tu casa. ¡Ya lo vas a ver!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *