cinco estiramientos que deberías hacer todas y cada una de las mañanas

No hay que hacer los estiramientos solamente despertarnos (iStock)

Hagamos, o bien no, deporte frecuentemente, es bueno que prosigamos una tabla de estiramientos. ¿Por qué razón? Os vais a preguntar. Si bien no efectuemos ninguna actividad deportiva la rutina diaria nos forzará a efectuar distintos sacrificios, movimientos, que afectan a los músculos y que, si estos no están preparados, pueden llegar a provocar lesiones.

Por este motivo, es muy aconsejable que, cada mañana, hagamos una serie de estiramientos. No nos van a llevar más de 5 minutos y vamos a preparar nuestros músculos para un nuevo día. Mas hemos de ser prudentes y no efectuarlos solamente despertarnos. Todos sabemos que, recién abierto el ojo, nuestro cuerpo no está en totalidad de condiciones; cualquier estiramiento que hagamos en ese instante probará que nos falta flexibilidad; en suma, que el cuerpo asimismo se despierta. Planteamos levantarnos, caminar un poco por casa, lavarnos la cara, preparar la ropa para salir a la calle, por poner un ejemplo, y después empezar.

1. Cuello

Vamos a comenzar por arriba, por el cuello. De rodillas en el suelo (o bien en cama) apoyamos las manos sobre los muslos y, de forma lenta, bajamos la quijada, sostenemos 5 segundos y subimos, asimismo con sutileza, hasta el momento en que nuestra mirada apunte al techo. Va a bastar con efectuar unas 5 reiteraciones. Esencial sostener la situación, nada de estirar con movimiento: bajamos quijada y sostenemos, no damos tirones.

dos. Cuello con manos a la cabeza

Otro ejercicio interesante para el cuello, y en el que activamos otros conjuntos, consiste en entrelazar los dedos de nuestras manos tras la cabeza, sacamos pecho y echamos la cabeza cara atrás, sostenemos 5 segundos y, sin desenlazar los dedos, bajamos la quijada nuevamente cara el pecho y tratamos de unir los brazos.

tres. Estiramientos laterales

Sentados con las piernas cruzadas, volvemos a entrelazar los dedos, mas esta vez sobre la cabeza con los brazos estirados y las palmas mirando cara arriba. Y en esa situación nos balanceamos sutilmente cara la derecha, soportamos 5 segundos, y nos marchamos cara el otro lado.

cuatro. Cadera

Bajamos un poco y llegamos a la cadera. Otra vez sentados y piernas cruzadas. Manos apoyadas tras nuestro cuerpo. Dejamos caer el peso del mismo cara atrás y elevamos pecho, cadera y trasero.

Hay muchos géneros de estiramientos para las piernas (iStock)

cinco. Piernas

Y acabamos esta fácil tabla de estiramientos matinales con las piernas. Son infinidad los estiramientos que podemos hacer para esta extremidad. Mas nos quedaremos con el clásico: sentados, piernas estiradas y, de forma lenta, dejamos bajar el cuerpo con los brazos estirados y también procuramos tocar los dedos de los pies. Solo procuramos, si no se llega, no se fuerza. Ya vamos a ir ganando flexibilidad con el paso de las horas y, sobre todo, de los días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *