cinco ejercicios para ponerte en forma en el agua

Ponerte en forma en el agua puede ser realmente ameno. (iStock).

Cuando se asocia agua y deporte la primera cosa que viene a la cabeza es nadar. Es totalmente normal, es el deporte más frecuente y, asimismo, el más completo y saludable. Mas no el único. Se pueden hacer muchos ejercicios para ponerte en forma en el agua.

Además de esto, el medio acuático ofrece una serie de beneficios alternativos, alén de prosperar el aspecto y la condición física, que deben tenerse muy en cuenta: mejora la circulación sanguínea, hace en frente de la osteoporosis y, tal vez lo más esencial hoy en día, y de la misma manera que otros deportes –pero es posible que en mayor medida- combate el agobio.

1. Nadar

Por el hecho de que sea lo común no se debe suprimir. La natación es uno de los deportes más completos. Con él se activan un elevado número de conjuntos musculares. Mas no es solo tirarse al agua y ponerse a dar brazadas, hay que hacer un calentamiento anterior, dedicar los primeros doscientos o bien trescientos metros a nadar muy despacio y con diferentes estilos y, al terminar, regresar a la calma otra vez de forma progresiva y efectuar una tanda de estiramientos.

dos. Zancadas

Otra rutina genial para ponerte en forma en el agua es dar zancadas. O sea, caminar en el agua. Se puede hacer con mayor o bien menor intensidad –por ejemplo, corriendo-.

tres. Equilibrio

Se trata de soportar apoyado solo sobre una pierna, mientras que se sube la otra a la altura de la cadera. Otra opción alternativa es respaldar la pierna sobre la que te sostienes en una tabla –las habituales para adiestrar la patada de crol-.

cuatro. Bici

Para este ejercicio, idóneo para ponerte en forma en el agua, debes coger un churro –de los de piscina eh, que se trata de adelgazar-, descansas los brazos sobre él y, con las piernas, simulas dar pedaladas.

cinco. Burpees

Ni en el agua te libras de los Burpees. En un caso así el ejercicio consiste en intentar saltar fuera de la piscina. O sea, de pie, manos apoyadas en el bordillo y, de un salto, fuera del agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *