Cambios sicológicos en la pubescencia

La etapa de la pubescencia supone un conjunto de cambios que tienen sitio durante la segunda década de la vida, convirtiendo el cuerpo infantil en un cuerpo adulto capacitado para la reproducción. Ahora bien, debemos distinguir entre pubescencia y adolescencia, en tanto que esta última hace referencia exactamente a un periodo sicológico en el que se sitúa esta pubescencia,  y sus consecuencias a nivel sicológico. El día de hoy charlamos de los Cambios sicológicos en la pubescencia.


La pubescencia

La pubescencia tiende a presentarse en los varones entre los doce y trece años y se alarga hasta los dieciseis-dieciocho años. Se manifiesta con cambios en la estatura, en los genitales, en la voz, y en el vello anatómico. En las pequeñas la pubescencia empieza desde los once-doce años, y el signo más perceptible de la entrada en la pubescencia es el comienzo de los periodos menstruales (menarquía), que va acompañado por otras manifestaciones físicas como cambios en la estatura, ensanchamiento de las caderas, desarrollo de las mamas,  y del vello anatómico.

Todos estos cambios biológicos, físicos, morfológicos, fisiológicos-hormonales y psicosexuales que se generan a lo largo de la pubescencia traen aparejados una serie de cambios a nivel sicológico, psicosocial,  y psíquico que son propios de la adolescencia. Aunque cada adolescente es único, sus procesos y circunstancias  asimismo lo van a ser, cabe destacar ciertos cambios sicológicos que son generales y que experimentan la enorme mayoría de ellos.


Cambios sicológicos en la pubescencia

  • Se vuelven más retraídos y poco sociables, sobre todo con los adultos. Ellos tienen una necesidad de amedrentad para poder interiorizar y hacer un reajuste psicobiológico producido por todos y cada uno de los cambios anatómicos que experimentan. Además de esto que se trata de una etapa en la que existen enfrentamientos respecto de ciertas reglas y también imágenes sociales establecidas con relación al aspecto físico, y las propias tendencias adolescentes.
  • La conformación de su personalidad es esencial, con lo que, experimentan la necesidad de edificar su identidad personal, y esto se traduce en la elección de su proyecto de vida, tanto social con la elección de sus amigos y conformación de conjunto de pares, como profesional sobre la base de sus gustos, preferencias, y motivaciones vocacionales.
  • Deben aceptar poco a poco valores, papeles y reglas sociales para poder entrar en la vida adulta y la vida en sociedad. Esto puede representar a veces,  enfrentamientos y contradicciones a nivel ética y social que van a deber superar.  Estos enfrentamientos acostumbran a manifestarse en comportamientos rebeldes, y en riñas con los progenitores producto de una necesidad de mayor libertad y autonomía, que a veces pueden derivarse en conductas de peligro, asociadas con el consumo de alcohol y drogas, o bien conducción imprudente, entre otras muchas.
  • La determinación, elección y necesidad sexual es un progresivo en esta etapa. Los adolescentes pueden probar o bien estimar una enorme pluralidad de comportamientos y orientaciones sexuales, hasta poder definirse y sentirse bien con su identidad sexual. Con lo que,  es esencial la comunicación y el dialogo entre hijos y progenitores respecto de la sexualidad,  la libertad para poder charlar de todo, y que ningún tema sea un tabú, va a ayudar a fin de que desarrollen comportamientos sexuales seguros.

En suma, los cambios sicológicos que se experimentan y que son propios de la etapa adolescente,  producto de los cambios que caracterizan a la pubescencia, no dejan a absolutamente nadie indiferente. De todos va a depender en determinada medida el género de persona adulta que uno sea.

Con lo que, es esencial que todos estos cambios estén siempre y en toda circunstancia acompañados de una contención institucional, como la familia y el sistema educativo.  Tanto progenitores como profesores,  o bien otros profesionales deben asegurar una intervención consciente y controlada que asista a que todos y cada uno de los cambios  nivel sicológico que experimentan los adolescentes a lo largo de la pubescencia,  signifiquen cimientos sólidos para la conformación de sus personalidades y comportamientos adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *