[email protected] a la zona de confort – Agustín Grau

Este artículo va dedicado a todos y cada uno de los que se amargan la existencia pensando que deben salir ya, de una vez por siempre, de su zona de confort.

Comienzo.

Algunas veces entro en Google y busco cosas.

Y el día de hoy me he encontrado con la zona de confort.

Y como me acostumbra a acontecer en muchas ocasiones, resulto bastante sorprendido (a veces asimismo desvariado).

¡Virgen Santa…!

Resulta que todo cuanto me encuentro es (cito textual):

  • De qué forma salir de tu zona de confort…
  • Sal de tu zona de confort…
  • Atrévete a salir de tu zona de confort…
  • Salir de la zona de confort es de las mejores resoluciones que puedes tomar…

Y etcétera etcétera más de lo mismo, el eterno soniquete, todo muy insistente.

Semeja que salir de la zona de confort es una resolución imperiosa que hay que tomar sí o bien sí por que va a mudar tu vida a mejor, trayéndote incontables beneficios.

Y es posible que sí.

O bien es posible que no.

De ahí que te recomiendo meditar conmigo.

(Ya antes, 2 incisos –siempre estoy interrumpiendo, lo sé, perdón-):

  • No pretendo persuadirte de nada, solo aportar ideas a fin de que puedas sacar tus conclusiones. Tú eres tu mejor profesor.
  • A la mayor parte de coaches, sicólogos, profesionales del desarrollo personal, del desarrollo personal, etcétera lo que digo acá les va a parecer una aberración o bien, cuanto menos, un intento de dar el cante. Si me prosigues y me lees, por lo tanto si me conoces un tanto, vas a saber que solamente pretendo es compartir lo que sé y lo que siento con la esperanza de que a quien esté en mi misma vibración le aporte, tal vez, algo de valor. Me pagarán lo mismo, esto es nada, y a lo único que no renuncio es a mi libertad –en general- y de expresión –en particular-).

Yo soy el primero que podría salir de mi zona de confort, mas es que no me apetece…

A nivel profesional, por poner un ejemplo, (me suena que esto ya lo he hablado en alguna ocasión, mas no recuerdo dónde), podría salir de manera perfecta de mi zona de confort y hacer considerablemente más cosas y ganar considerablemente más dinero.

Con perfección.

Mas es que eso me forzaría a realizar una serie de acciones que no me apetecen en lo más mínimo, pues me conllevarían una minoración de tiempo libre y nivel de energía y un incremento quizás de preocupaciones, nervios y sin sabores. A cambio podría percibir más dinero, es posible, si bien tampoco seguro. Y asimismo más satisfacción personal, profesional, etcétera (si bien de esto no creo, ya estoy satisfecho como estoy).

Ciertos podrían meditar que esta postura implica un conformismo notable, y puede ser, quizás lo implique, mas es que considero que la aceptación de las cosas tal como son es una de las bases de la dicha (y un síntoma de sabiduría por el hecho de que implica conocer que todo es como es por algo).

Salir de la zona de confort puede ser esencial si te compensa lo que hay del otro lado

Salir de la zona de confort implica un viaje, si bien este pueda efectuarse sin moverse del sofá.

Implica ir de un lugar (donde estás) a otro lugar (por definición) más difícil, con más desafíos, más contrariedades, etcétera Se supone que ahí está el aprendizaje y el desarrollo. Y me semeja realmente bien, toda vez que el aprendizaje y el desarrollo te lleven a un sitio en el que prefieras estar preferentemente al precedente. Y siempre y cuando el aprendizaje y desarrollo en esa línea (repito: en esa línea) vaya acorde a tu propósito de vida, pues pudiese ser que tu propósito fuera otro y medrar en un determinado sentido no te aporte a nivel profundo, a nivel de ánima, nada.

Generalmente, lo que no acepto, por lo menos en mi vida, es que salir de la zona de confort sea un imperativo del desarrollo personal que hay que acatar sí o bien si.

– Tarde o bien temprano hay que salir de la zona de confort, afirmó el coach…

– Puesto que no sé porqué, afirmé .

En la aceptación, en la conformidad, en el bienestar… hay mucho de positivo. Hay mucha paz, hay mucha alegría y hay poco agobio y tensión. De ahí que continuar en la zona de confort y no salir de ella no tiene por qué razón implicar en sí nada malo.

Y en consonancia, salir de la zona de confort no tiene porqué acarrear maravillas, sonrisas y satisfacciones acompañadas de fuegos de artificio.

Lo esencial es proponerte, cuestionarte, decidir en conciencia si deseas salir o bien no de tu zona de confort, y no sencillamente hacerlo continuamente y a cada instante pues sea un mantra que todo el planeta repite. Recuerda que la gente es muy borrica: cuando uno afirma algo ya van todos los otros repitiendo.

Sal de tu zona de confort, sal de tu zona de confort...
Sal de tu zona de confort, sal de tu zona de confort…

Por el hecho de que ahora viene lo más esencial, en el momento en que me pongo espiritual y filosófico.

Tu zona de confort eres

Creo que de las peores cosas que le puede pasar al humano es pretender ser alguien diferente de quien es.

Y es algo muy habitual en [email protected]: siempre y en toda circunstancia deseamos ser otros, constantemente: más de este modo, más de la otra, mudando esto, mudando lo otro… Es un progresivo sinvivir, siempre y en todo momento deseando ser otro.

Uno es lo que es, y lo que es está formado por lo que hace, lo que siente, sus pensamientos, sus opiniones, sus aspiraciones, sus deSeos, sus lastres del pasado, su propósito de vida (lo conozca o bien no)… Uno, en suma, y acá es a donde voy, es su zona de confort, por ende estimar salir de la zona de confort puede implicar apreciar parar de ser uno, lo que por otro lado es imposible.

De ahí que me agradaría insistir en esta idea (si aún estás acá y no has escapado horrorizado). Lo esencial no es salir de la zona de confort, lo esencial es ser uno mismo, ser la pieza única que eres, si bien sea imperfecta, pues el planeta precisa piezas imperfectas. Salir de la zona de confort puede tener interés si deseas llegar a una mejor versión de ti (y eso te apetece y te compensa y vibra contigo y lo sientes en ti). Salir por salir, pues se supone que debes salir, por el hecho de que todo el planeta lo afirma, no tiene ningún sentido, lo afirme quien lo afirme.

Recuerda: lo esencial es ser uno mismo, y admitirse tal como y estar encantado de haberse conocido. Ahí ya hay un enorme logro, por el hecho de que no es nada simple. Si deseas llegar a otro sitio pues no te agrada lo que ves ahora en ti tal vez sea un fallo, pues lo que eres ahora es el resultado de una enorme evolución (con sus imperfecciones), debe ver con tu propósito de vida, y eso merece un respeto y una consideración. Apreciar mudarlo sin más ni más, estimar salir de esa zona de confort que es tu conocido y asimilado, puede ser contraproducente y un sin ningún sentido.

No confundas apreciar salir de tu zona de confort con huir de ti, escapar de ti, no admitir lo que hay en ti y apreciar ser otro. Pues , tal como eres, ya eres perfecto.

No sé si he podido explicar bien lo que deseaba decir, mas por lo menos aspiro a que alguna reflexión te haya llegado y pueda contribuir a tu camino.

Puedes leer más de este estilo aquí:

Contra el ahínco.

Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos?

De qué manera lograr un estado de conciencia excelente.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *