Autoconocimiento: el sitio donde todo comienza

Y cuando digo todo, me refiero a todo. El autoconocimiento es el punto de inicio para cualquier aspecto de tu vida que desees abordar: el desarrollo personal, el profesional, el económico, el espiritual…

¿Por qué razón? Por el hecho de que hagas cuanto hagas siempre y en todo momento eres . Desees llegar a donde desees llegar, siempre y en toda circunstancia vas a llegar , siempre y en todo momento vas a estar ahí cuando llegues. Estés donde estés, vas a estar , vas a estar contigo.

No hay forma de huir de ti, no hay forma de escapar de ti, no puedes pelear contra ti y no puedes parar de ser , por consiguiente lo antes posible y mejor te conozcas, mejor. No hay nada como ser práctico 😃.[piopialo vcboxed=»1″]¿Qué es el autoconocimiento? Formas de llegar a él.[/piopialo]

¿Qué es el autoconocimiento?

El autoconocimiento es el conocimiento de uno mismo, el conocimiento de tu ser, el conocimiento de tu persona, tanto de los aspectos más superficiales (el ego, la personalidad externa), como de los aspectos más profundos (tu ser interior, tu ánima, tu historia evolutiva a lo largo del tiempo –no necesariamente lineal-, etcétera)

Conocerte implica conocer tus valores, tus fortalezas, tus debilidades, tus talentos, tus preferencias, tus ciclos de vida, tus opiniones … Implica, por lo tanto, conocer, si eres bueno para algo o bien no, si rindes mejor por el día o bien de noche y cuestiones prácticas de ese tipo.

Yo, por servirnos de un ejemplo, que me conozco, sé que se me da bien la escritura y que puedo impactar a determinados conjuntos de personas con ella; en cambio sé que estoy bastante incapacitado para el asesoramiento individual y adaptado, de ahí que no lo hago. ¿Podría hacerlo? Sí, si saliese de mi zona de confort y adquiriese habilidades podría, mas como ya he comentado en alguna ocasión salir de la zona de confort no me semeja obligatorio ni recomendable siempre y en toda circunstancia y en cualquier caso, sino depende de muchos otros factores.

¿De qué forma llegar a autoconocerte?

Hay 2 formas primordiales de autoconocimiento que deben ver con los 2 movimientos esenciales que se dan en la vida: cara dentro y cara fuera.

El cosmos se contrae y se expande de manera continua en un incesante movimiento cara dentro y cara fuera.

El corazón bombea basándonos en sus 2 movimientos de sístole y diástole: cara dentro y cara fuera.

Hay personas retraídas y personas extravertidas.

El día tienes sus horas de expansión (sol) y sus horas de introversión (luna).

Y de esta manera podríamos continuar.

En lo relativo al humano, cada uno de ellos tiene una mayor predisposición cara una de las 2 formas de enfrentar la vida y relacionarse con el planeta que toda persona tiene.

Por una parte, hay personas que cuando precisan conocer algo, meditar o bien acceder a contestaciones, se encierran en sí, se pliegan sobre sí, entran en estado meditativo, solitario, reflexivo y de reposo, y dejan que el saber aflore. Es mi caso.

Otras, por contra, precisan volcarse en el planeta exterior, acceder a lo que hay fuera de ellas para, de esa forma, recabar datos y también información y acceder a lo que desean, sacando sus conclusiones.

En lo relativo al autoconocimiento, y en consecuencia, para conocerte a ti, puedes adoptar uno de los 2 enfoques precedentes, o bien los dos simultáneamente conforme los instantes. Ninguno es ni bueno, ni malo, ni mejor ni peor. No existen esas calificaciones en el universo: son sencillamente diferentes formas de acceder al mismo lugar.

Si deseas llegar a ti y conocerte, y eres un género de persona como , precisarás el silencio, la soledad y la introspección. A mí, por poner un ejemplo, en el momento en que me ocurre algo significativo necesito encerrarme en mí y dejar que eso se pose y repose en mí. Y también sin variación, día tras día, suceda lo que suceda, necesito ir a mi interior y quedarme en silencio.

Escucharé en silencio para hallar el camino – Marc Anthony – .

Por contra, puedes ser del otro género de personas. En el momento en que te ocurre algo precisas contarlo, cuando precisas contestaciones preguntas fuera, lees, buscas… Y con todo cuanto recibes del planeta exterior conformas ti y llegas al conocimiento de quién eres.

Repito, de nuevo, que las dos formas son de forma perfecta válidas. Es más, cualquier forma que se te ocurra es válida. Lo que importa, como siempre y en todo momento, es que vibre contigo, que retumbe contigo, que percibas su beneficio y utilidad a un nivel si bien sea sutil.

¿Es suficiente con el autoconocimiento?

Auto conocerse es esencial, mas para un viaje triunfante (interior y exterior) hacen falta más cosas.

Dicho de otra forma: auto conocerte te trate información, mas solo con la información no haces mucho. Eso sí, es el comienzo del viaje.

¿Qué debe acompañar al autoconocimiento?

⇒ Primeramente, fortaleza para reconocer aquello de ti que no te guste. Para observar tu sombra y admitirla sobre todas las cosas, puesto que eres tanto lo bueno como lo malo, y tras cada uno de ellos de esos aspectos hay una larga historia personal. Eres quien eres por algo, y eso hay que reconocerlo y honrarlo. Honrar es una palabra que me agrada mucho.

⇒ Seguidamente, conciencia para decidir qué es aquello que deseas transmutar y mudar, mas por propia resolución, pues estimes que es lo adecuado para tu evolución personal, no pues se suponga que deba hacerse conforme algún criterio de alguien o bien manual de autoayuda.

    • Debemos trascender los miedos…
    • Bueno, por el momento mi temor es mío y deseo conocerlo, deseo ver lo que debe decirme… Sin prisas, por favor.

⇒ En tercer lugar, deseo para llegar en el fondo de la cuestión. Esto no es una cosa que se adquiera o bien se aprenda, es una cosa que se tiene o bien no se tiene, y depende del estado evolutivo de cada uno de ellos. Cada persona experimenta en todos y cada instante lo que debe probar, y probar aproximadamente no es ni bueno ni malo ni regular, sencillamente es. De ahí que, la enorme clave para mí siempre y en toda circunstancia es la ACEPTACIÓN. Un profundo deseo por conocer y descubrir (la verdad, en último término) es prácticamente indispensable, mas asimismo algo que no se puede forzar. Como digo, o bien te llega o bien no te llega.

Y fíjate, ahora que me doy cuenta, qué palabras más bonitas hay en los parágrafos anteriores: fortaleza, conciencia, deseo, aceptación…

Por último, y solo para muy avanzados, la eterna pregunta: ¿Quién soy?

El autoconocimiento te lleva a un estado de conocimiento: el del ser que eres.

Mas en la eterna busca espiritual el interrogante clave es quién es ese ser, dicho de otra forma: ¿quién eres ?

Podrías contestar que eres tu nombre: Soy Antonio Pérez… O bien tu profesión: Soy fontanero

Mas si cambias de profesión prosigues siendo exactamente el mismo, entonces no eres tu profesión. Y si fuera legal mudarse el nombre y te lo cambiaras, no dejarías de ser , proseguirías siendo , entonces tampoco eres tu nombre.

Hay algo considerablemente más profundo que es lo que eres y que es inalterable a las contingencias externas, a la personalidad, a la máscara del planeta exterior, al papel que desempeñas en el teatro.

Realmente, más que “¿Quién eres?” el interrogante es “¿Qué eres?”.

Pues, ¿por qué razón tienes que suponer que eres alguien? Tal vez seas algo. No tienes porqué ser un ser, una persona, una entidad, alguien. Podrías ser otra cosa: energía, conciencia, flujo…

Hay quien afirma, y estoy bastante conforme, que el único y auténtico propósito de toda vida humana es descubrir lo que eres. Descubrir la verdad, rasgar el velo, rememorar la auténtica historia.

Mas mejor lo dejamos aquí…

¿Deseas aprender más sobre esta temática?

Acá tienes dos artículos relacionados para en el caso de que desees ahondar más.

De qué forma lograr un estado de conciencia excelente.

Autosuperación: cinco claves para desarrollar lo mejor que hay en ti.

Y si te agradó el artículo, ¿me lo compartes en las redes?

The following two tabs change content below.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *